Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/12/1998 12:00:00 AM

EL TENAZ SURAMERICANO

Por fin el más aplicado candidato a la Alcaldía de Bogotá logró el sueño de salir elegido.

EL TENAZ SURAMERICANO EL TENAZ SURAMERICANO
El día en que Enrique Peñalosa ganó las elecciones para alcalde de Bogotá era la tercera vez que lo intentaba. Y en eso radicó parte del motivo de su triunfo: en que los bogotanos, normalmente un electorado inconmovible, anárquico e inconquistable, le reconoció a Peñalosa la perseverancia con la que trabajó tantos meses, tantos años, recorriendo las principales capitales suramericanas y buscando en ellas fórmulas para su propio experimento: llegar a ser el alcalde de Bogotá, 'la tenaz suramericana'. Pero la explicación de su triunfo también hay que buscarla en el contraste de su personalidad con la de quien fue su principal rival. La recta final de la contienda se dirimió entre este economista e historiador de la Universidad de Duke, de maneras cordiales y sonrisa pepsodent, con un ingeniero industrial de la Universidad de la Florida, Carlos Moreno de Caro, de personalidad agresiva y habilidosamente incendiaria. A pesar del estilo populista de este último, que por momentos parecía que ganaba en el favoritismo de las encuestas, Peñalosa no cedió ni un solo día a la tentación de hacer propuestas populares pero impracticables, para contrarrestar la campaña efectivista de su contendor, aunque con ellas inevitablemente pisara cayos en sectores tan significativos en una lucha electoral como los transportadores o los sindicatos. De esta manera siempre estuvo claro que la Alcaldía de Bogotá se la estaban disputando un político tradicional fabricante de buenas promesas electorales y un duro planeador urbano de resultados a largo plazo. Si no es gracia que bajo esta modalidad de campaña Enrique Peñalosa le hubiera ganado a Moreno de Caro, en el escrutinio más concurrido de los últimos 50 años, entonces nada en adelante podrá ser considerado hazaña en Bogotá.Aunque también hay que reconocer que Peñalosa no obtuvo el triunfo solo. Era tanto el pavor que ocasionaba el populismo de Moreno de Caro que surgió, impulsado por destacados columnistas de prensa, la teoría del llamado voto útil, para reforzar a Peñalosa y debilitar a Moreno. Según algunos analistas, Peñalosa logró así en las elecciones locales lo que todavía no se sabe quién logrará hacer en las elecciones presidenciales: canalizar el antialguien para derrotar al candidato más fuerte, uniendo bajo un solo nombre a todos sus adversarios. En la perseverancia de Peñalosa también se valoró algo extraño en un aspirante a un cargo que, como la Alcaldía de Bogotá, tiende a ser utilizado como trampolín hacia la Presidencia: siempre fue claro que por lo pronto Enrique Peñalosa no quiere ser sino alcalde de Bogotá.Pero su escogencia como personaje de 1997 se debe, ante todo, a la respuesta que pueda darle a la pregunta que todos quieren hacerle: y ahora, ¿cómo saldrá de semejante lío?

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com