Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/22/1996 12:00:00 AM

HOYO EN UNO

OTRO CAMPO DE GOLF, UN HOTEL CON 29 SUITES Y UN CENTRO DE CONVENCIONES HACEN PARTE DE LA AMPLIACION QUE TENDRA EL SAN ANDRES GOLF CLUB, UNO DE LOS DE MAYOR TRADICION EN EL PAIS

HOYO EN UNO, Sección Especiales, edición 725, Apr 22 1996 HOYO EN UNO
A mediados de los años 40, en la calle 13 con carrera séptima, se aglomeraban sombreros de copa, bastones y trajes oscuros. Y aunque el lugar nunca hizo parte de los cafés de bohemios que por esa época eran cada vez más famosos, el tinto, las tertulias literarias y el golf siempre estaban presentes. Era la época en que William McCarthy, un inglés apasionado por el golf, soñaba con un campo verde, amplio, alejado de la ciudad, para disfrutar de su deporte preferido. No era el único de sombrero de copa y traje oscuro que perseguía el mismo sueño, y por ello se decidió a conseguir socios para su club, los cuales, más adelante, fueron en un 80 por ciento compañías extranjeras como la Texas, Shell, National City Bank, entre otras.El terreno tampoco fue problema para McCarthy. Más de 250 fanegadas localizadas en las inmediaciones de la población de Funza, en la sabana de Bogotá, fueron las elegidas para empezar a construir lo que más adelante se conoció como San Andrés Golf Club, un lugar que, por la nostalgia que tenían sus socios de Inglaterra, se convirtió en una réplica de sus hogares, en un club con un auténtico estilo inglés.Si bien la idea original del club fue practicar exclusivamente el golf y los socios eran jugadores empedernidos, se instalaron también canchas para otros deportes, como tenis, badmington, béisbol y tiro al arco. Más adelante, a principios de la década de los 60 y bajo la presidencia de Ernesto Carrizosa, se cambió la orientación del club con el fin de proporcionar oportunidades de recreación a los familiares. De hecho, en 1961, se permitió por primera vez el ingreso a la mujer, y pensando en ella se inició la construcción de piscinas, tabernas, más canchas de tenis y campos de equitación.Hoy en día, 50 años después de la fundación, el club inicia otra nueva etapa. El ambicioso proyecto, que tuvo una inversión de 15.000 millones de pesos, incluye un segundo campo de golf, cabañas para alojar a los socios que deseen escapar de la ciudad, un hotel con 29 suites, un centro de convenciones y un parqueadero con capacidad para 500 vehículos. Además, pensando también en el tiempo de los socios, se trabaja en una vía alterna que evite el paso por Funza para agilizar el ingreso a las instalaciones del club.Una vez dentro, un lago cristalino absorbe por completo el paisaje. Los árboles, el verde intenso del campo, los caminos empedrados y las casas al mejor estilo inglés son el resultado de un proyecto que empezó a gestarse a mediados de los años 40, cuando un hombre de sombrero de copa, bastón y traje oscuro perseguía un sueño en las calles bogotanas.

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com