Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/27/1999 12:00:00 AM

IMPOTENTE, ¿YO?

A pesar de que uno de cada dos hombres mayores de 40 años sufre de algún tipo de disfunción <BR>eréctil menos del 10 por ciento consulta a un médico.

IMPOTENTE, ¿YO? IMPOTENTE, ¿YO?

LA IMPOTENCIA =O DISfunción eréctil= es el trauma masculino por excelencia. Nada suele producir más
angustia y frustración en un hombre como sentirse derrotado en la cama. Este problema, según los expertos,
es mucho más común de lo que se cree y, en ocasiones, es preciso que se presente una sola vez para que
dicho episodio se convierta en un tormentoso fantasma que amenaza con reaparecer en el momento menos
esperado. Según un estudio sobre disfunción eréctil que adelantó la Universidad Javeriana, esta enfermedad se
presenta en Colombia en el 52.6 por ciento de los hombres mayores de 40 años. Sin embargo son muy pocos
los que se atreven a hablar del asunto debido a los prejuicios, tabúes y mitos que gravitan en torno de nuestra
arraigada cultura machista. Por eso se ha impuesto una especie de ley del silencio entre quienes llegan a
sufrir esta disfunción, así sea de manera muy leve.
El problema es tan dramático que, según lo afirma el doctor Mauricio Delgado, director de la unidad de
impotencia de la clínica de Marly de Bogotá, "muchos pacientes se sienten tan mal que prefieren consentir
que su mujer tenga un amante para que las satisfaga". Una medida sin duda extrema que se podría evitar si
muchos hombres se convencen de que se trata de una anomalía que es producida en el 70 por ciento de los
casos por enfermedades comunes y no sólo por la edad. A pesar de que en la actualidad hay un completo
arsenal terapéutico para tratar este problema menos de un 10 por ciento de los hombres consulta a un médico.
El menú que existe es bastante variado: terapias sexuales, supositorios intrauretrales, inyecciones
intrapeneanas, dispositivos de vacío y hasta prótesis. Sin embargo, a pesar de todos estos avances, el que
más éxito ha tenido es, sin duda, la pastilla del Viagra que, a diferencia de las demás, ofrece una alternativa sin
dolor.
De esta forma, así como la píldora anticonceptiva cambió la mentalidad de la mujer en los años 60 frente a
sus derechos sexuales y reproductivos, el Viagra está provocando un cambio en la actitud masculina frente al
tabú de la impotencia. ¿Llegó la hora de la revolución sexual masculina?
viagromanía
DESDE HACE un año -momento en que fue lanzada- esta pastilla ha vendido más de 1.000 millones de
dólares, algo nunca registrado por ningún otro fármaco. Y en cuanto a su efecto médico, los resultados son
bastante alentadores: ocho de cada 10 pacientes se han visto beneficiados.
Colombia no ha sido ajena a la tendencia. En el último año se han vendido más de un millón de pastillas que
han sido adquiridas por cerca de 30.000 compradores con un consumo promedio de tres al mes. Hoy el
Viagra ocupa el cuarto lugar en ventas entre los productos de prescripción.
Aunque su uso ha sido avalado por la Sociedad Colombiana de Cardiologia los especialistas recomiendan
administrar el Viagra con precaución en pacientes con hipertensión y problemas cardiovasculares que estén
tomando medicamentos a base de nitratos.
Los productores del Viagra están adelantando una serie de investigaciones para probar sus efectos en las
mujeres ya que la erección del clítoris tiene la misma reacción fisiológica que la del hombre.

EDICIÓN 1906

PORTADA

“La gran bandera del gobierno es la equidad”

El presidente explica sus prioridades, qué problemas encontró, cómo quiere cambiar la política y cómo va a manejar su gobernabilidad.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1907

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.