Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/29/1986 12:00:00 AM

INDUSTRIA EDITORIAL Y ARTES GRAFICAS

INDUSTRIA EDITORIAL Y ARTES GRAFICAS, 8132 INDUSTRIA EDITORIAL Y ARTES GRAFICAS
LA MODERNIZACION
Pantallas que remplazan al símbolo de toda una época del periodismo colombiano, las máquinas de escribir. Enormes complejos de computación que almacenan millones y millones de caracteres que más tarde se convertirán en revistas, libros, periódicos y otras publicaciones. Utilización de sistemas sofisticados como el láser con el fin de mejorar la impresión, reduciendo los costos y tecnificando más la mano de obra utilizada. Maquinas más pequeñas que acaban con esos monstruos que aunque se siguen empleando en ciudades menores, tienden a desaparecer. Enormes exportaciones de materiales impresos. Trabajos realizados para varios países latinoamericanos. Premios en certámenes internacionales a libros y revistas y otros medios impresos en Colombia... Estas imágenes no corresponden a un país altamente desarrollado en el campo de la técnica, sino a una nación que en el campo de las artes gráficas ha alcanzado en los últimos años, gracias a un esfuerzo combinado de gobierno y sector privado, uno de los niveles de eficacia, técnica, perfección y producción más ejemplares de Latinoamérica. Y ya no se trata de una sola empresa convertida en símbolo de la industria, sino de varias firmas que, ubicadas en distintas ciudades, siguen trabajando y mejorando su producción.
El desarrollo de la industria editorial es incontenible.
Un solo ejemplo basta para tener una idea de cómo este sector ha avanzado. Hasta hace algunos años, los libros extranjeros en castellano eran importados al país, con un aumento acelerado en los costos. Ahora algunas editoriales simplemente reciben las películas que corresponden a las páginas, imprimen aquí los volúmenes y estos, en cantidades apreciables, son exportados a naciones vecinas como Ecuador, Perú, Venezuela y el Caribe. Los libros que antes eran mirados como elementos de lujo, que venían de Europa, ahora se imprimen aquí con materiales y técnicas nacionales. Lo mismo ocurre con otro sector de la industria, los libros infantiles, esos que tienen animación, los que permiten a grandes y chicos soñar con las historias de dragones y hadas y princesas; que contienen, con movimiento, con técnicas que facilitan todos los recursos físicos y visuales posibles, libros animados que ganaron varios primeros en recientes certámenes. Es el mismo desarrollo técnico de una industria que permite a las revistas nacionales aparecer con más prontitud, mejor impresas, con noticias y comentarios más frescos porque el cierre de sus páginas ya no tiene que ser tan adelantado. Es el mismo desarrollo técnico que permitirá dentro de poco a varios diarios nacionales tener ediciones regionales publicadas en ciudades distintas a Bogotá, utilizando los métodos que en otros países como Alemania, Estados Unidos y España, han revolucionado el concepto de la información oportuna.
Con la utilización de métodos cada vez más veloces, más revolucionarios, con el empleo de personal más capacitado, con una clase dirigente más visionaria y con el respaldo de medidas oficiales oportunas, la industria editorial colombiana se encuentra actualmente a la cabeza en Latinoamérica.
No es simple casualidad que en Cali, por citar un solo ejemplo, una firma como Carvajal atienda pedidos de trabajos de muchos países latinoamericanos y no es fruto del azar que en Colombia se impriman los millones y millones de volúmenes que componen la aparición de cada nuevo libro de García Márquez, libros que son enviados en pocas horas a sitios distantes de Latinoamérica.
La computación, los rayos láser, las memorias digitales, la transmisión de informaciones por máquinas que se conectan a las lineas telefónicas, la imagen de un novelista con sus disquetes colgando del cuello, los libros animados, las revistas a todo color que aparecen en todos los periódicos nacionales, la impresión de millones de ejemplares de libros nacionales y extranjeros en pocos días, el hecho de que una noticia ocurrida en la madrugada del domingo aparezca en SEMANA en la mañana del lunes, todos estos elementos de la vida cotidiana dan una prueba de cómo la industria editorial se ha convertido no sólo en enorme fuente de riqueza y trabajo sino también en la prueba de cómo la tecnología bien aprendida hace de Colombia un país cada día menos atrasado respecto de otros y en este terreno de las artes gráficas, una de las naciones con mayores posibilidades técnicas, artisticas y humanas.

EDICIÓN 1894

PORTADA

Los secretos de la red de espionaje

SEMANA revela detalles y conversaciones desconocidas de la organización de chuzadas ilegales más grande descubierta en el país. Las víctimas eran empresas, funcionarios públicos, miembros de las Fuerzas Militares y particulares.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1894

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.