Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/27/1995 12:00:00 AM

¡JUEGUELE A LAS ACCIONES!

Los especialistas sostienen que las verdaderas ganancias de 1995 van a estar en el mercado de valores.

¡JUEGUELE A LAS ACCIONES! ¡JUEGUELE A LAS ACCIONES!

EL COMPORTAmiento del mercado accionario colombiano el año pasado fue tal que se podría parodiar la frase de un conocido ex dirizente gremial al afirmar que "a las empresas les fue bien pero al mercado de acciones le fue mal". Y es que en realidad las acciones parecían ser una de las mejores alternativas de inversión a principios de 1994 a la luz del comportamiento que habían presentado en los dos años anteriores. Sin embargo dos factores afectaron ese escenario fúndamentalmente: el alza desproporcionada de las tasas de interés y la disminución en el flujo de capitales a Colombia a través de los llamados fondos internacionales de inversión. La actividad de estos últimos -que en 1993 fue considerada como uno de los factores que estimularon el rendimiento promedio de cerca del 50 por ciento- se vio disminuida no sólo por un menor ingreso sino por la liquidación, aun a pérdida, de algunas de las inversiones realizadas en el pasado.
Esos dos fenómenos condujeron a que el comportamiento de los precios de las acciones -que presentaron un rápido repunte en el primer trimestre- se vieran particularmente afectados en el segundo semestre del año pasado. Finalmente las acciones rentaron en promedio sólo 25 por ciento anual, según la variación del índice selectivo 30300 de Ibomed, que pasó de 13,640.30 en diciembre de 1993 a 16,932.77 a finales del año anterior.
En el segundo semestre del año 1994 se presentó, por consiguiente, una clara tendencia a la baja en los precios, a pesar del buen desempeño de la mayoría de las empresas de los distintos sectores económicos, cuyas acciones se encuentran inscritas en bolsa. De todas maneras no se puede hablar del comportamiento accionario de 1994 sin mencionar el éxito de toda una serie de empresas colombianas, como Cementos Diamante, Carulla y Cementos Paz del Rio, que colocaron sus acciones en los mercados internacionales a través de emisiones de ADR's (American Depositary Receipts). Estos son certificados representativos de acciones, en estos casos preferenciales sin derecho a voto, que se emiten especialmente hacia el mercado de valores internacional, donde tienen acogida porque el banco que los emite los mantiene en depósito y los coloca en la moneda de ese país.
Lamentablemente las dificultades económicas de México y otros países latinoamericanos han creado una crisis de confianza en los mercados de valores emergentes, y aunque Colombia no se encuentra en la misma situación, la dinámica de las colocaciones de ADR's y GDR's de empresas colombianas en el exterior tendrá que esperar hasta que se despeje el panorama. Emisiones que estaban programadas para principios del año, como las del Banco Industrial Colombiano, Distral e Icollantas, tendrán que esperar por lo menos hasta el segundo trimestre. Paradójicamente, una vez se decante el panorama de América Latina, Colombia se podría ver beneficiada por esa situación. En la medida en que los inversionistas institucionales tengan que seguir canalizando parte de sus recursos hacia los mercados emergentes habrán de establecer cuáles son las economías con menos problemas. Y en ese momento, tendrá que surgir Colombia como una alternativa de mucho interés.
No es un misterio para los analistas que siguen de cerca el mercado de acciones del país que los precios de acciones en la actualidad no están altos. No obstante, lo que sucede es que en Colombia ese mercado se mueve mediante lo que podría llamarse el síndrome del rebaño. Los inversionistas hacen lo mismo que todos los demás: sólo se animan a comprar cuando las expectativas inmediatas de los precios de las acciones están al alza y se desestimulan cuando las cotizaciones muestran las primeras tendencias hacia la baja. Y la verdad es que ese es un mercado que hay que mirar a plazos más largos.
Incluso son precisamente aquellos que logran identificar el momento en que una acción está cerca de su piso los que logran obtener los mayores rendimientos por valorización. La estrategia correcta de compra está ahí: en lograr identificar con anterioridad qué empresas presentan buenos resultados y tener claro que la economía colombiana no está afectada por las dificultades cambiarias que presentan otros países de América Latina. Desde luego que no siempre es fácil determinar cuándo una acción está cerca de su piso. Pero una forma fácil de salir del problema es comparar con lo que sucede en otras partes.
Un informe de la Corporación Financiera Internacional -IFC- establece que los precios en Colombia se encontraban en diciembre de 1994 aun por debajo de los de países donde se han presentado recientemente problemas cambiarios, como México y Venezuela. En uno de los índices, conocido como el IFC Investable Index, se encuentra que, a diciembre de 1994, la relación promedio sobre valor intrínseco de las acciones (PriseBook Value Ratio) para las empresas inscritas en el mercado de valores colombiano es de 1.40 veces. Esta cifra está por debajo del promedio mundial, que es de 1.92 veces, y de la que presentan países de similar desarrollo económico y estructura estable como Chile. donde el indicador es de 2.62 veces. La Relación Precio-Ganancias (RPG o PriveEarning Ratio) de las empresas colombianas -que es de 21.2 veces- también se encontraba por debajo del promedio mundial -23.17 veces- y del índice de Chile, que es de 21.57.
Las cifras anteriores indican claramente que los precios de las acciones en Colombia no están altos y que las perspectivas de esa inversión para 1995 son muy buenas, pues se pueden obtener importantes ganancias por valorización. El incremento de los precios, ya presentado en los primeros días de este mismo año, obligará a es coger cuidadosamente el portafolio. Es importante señalar que la inversión en acciones conlleva, por su naturaleza misma, un elemento de riesgo que explica las bajas de precios que se presentan de manera periódica. Pero lo que sí es un hecho es que en Colombia esta inversión, mirada con una perspectiva de largo plazo, ha tenido rendimientos muy superiores a los de las inversiones en renta fija.
Existe toda una serie de factores que permiten augurar que 1995 va a ser un buen año para el mercado accionario. De una parte, el incremento en los precios de las acciones en las primeras semanas del año ya acusa de manera positiva el efecto de la baja en las tasas de interés. De otra parte, en los próximos dos meses se comenzarán a divulgar los estados financieros de 1994 que, en general, presentan unos buenos resultados, los cuales habrán de traducirse en un incremento de los dividendos. Los inversionistas extranjeros tendrán que darse cuenta rápidamente de que la economía colombiana tiene excelentes perspectivas macroeconómicas y poca o ninguna dificultad cambiaria. Además, el crecimiento estimado del Producto Interno Bruto de cerca del 6 por ciento, la reducción en la tasa de desempleo -que es una de las más bajas en los últimos años- y la privatización de algunas de las actividades que el Estado se había reservado para sí en el pasado deberán estimular la demanda por acciones.
La consolidación de los fondos de pensiones es otro hecho que habrá de impactar el mercado accionario en 1995. Al cierre de 1994 los recursos administrados por estos inversionistas institucionales superaba ya los 100.000 millones de pesos y el actual puede ser el primer año en que se sienta de verdad su ingreso al mercado de capitales. Las captaciones de recursos del público para este año se estiman en 400.000 millones de pesos, y buena parte de estos tendrán que ser canalizados hacía el mercado accionario, puesto que la experiencia del exterior demuestra que los fondos de pensiones que han invertido un mayor porcentaje de sus recursos en acciones bien seleccionadas han obtenido mejores rendimientos que aquellos que lo han hecho masivamente en títulos de renta fija.
Pero no sólo los fondos de pensiones tendrán importancia en el manejo de portafolios de inversión. Las compañías de seguros de vida y los fondos fiduciarios especializados en el manejo de pensiones voluntarias también trasladarán muy pronto importantes recursos hacia la inversión de largo plazo, especialmente a las acciones y los bonos ordinarios.
La escogencia de las acciones será un factor clave del rendimiento. No se trata de comprar acciones de cualquier tipo de compañía. Las empresas más recomendadas por algunos de los expertos consultados por SEMANA son las del sector financiero (léase bancos y corporaciones financieras), las de las cementeras (ver cuadros de la construcción), las del sector comercio y las de algunas holding (empresas que invierten en otras empresas), las cuales sirven para cubrir varios sectores de la economía con una sola inversión.
El año pasado la rentabilidad promedio de las acciones de los bancos, tanto por dividendos como por valorizaciones, fue de 13.93 por ciento, la de las sociedades cementeras de 59.56 por ciento y la de la empresas del sector de comercio y servicios de 12.84 por ciento. Las rentabilidades de las acciones de las aseguradoras fueron de 34.51 por ciento, pero para 1995 no se prevén buenos resultados para las compañías de seguros generales por la alta siniestralidad que han venido reportando. Curiosamente, la tasa de retorno de siderúrgicas fue relativamente buena -22.15 por ciento-, pero para este año no se considera atractivo colocar en las compañías de este sector por las devaluaciones de países vecinos, que harán atractivo importar productos siderúrgicos y sus derivados, afectando los resultados de los productores colombianos del sector.
Una perspectiva similar se espera para las acciones de las textileras, y en menor grado para las empresas de alimentos y bebidas, que en 1994 sólo rentaron 7.39 por ciento. Se exceptúan de esa apreciación aquellas que derivan porcentajes importantes ] de sus ingresos de sus portafolios de inversión en acciones de otras compañías, como puede ser el caso de Bavaria, Coltabaco, Compañía Nacional de Chocolates e Industrias Alimenticias Noel, entre otras.
En la medida en que el mercado de acciones de Colombia se ha venido recuperando y desarrollando en los últimos años, el análisis de inversión en acciones debe ser más técnico. Ahí también debe llegar la apertura económica. Antes predominaban aquellos que por el olfato -o por lo que en otros países se conoce como información privilegiada o insider trading- anticipaban las alzas o las bajas en las acciones.
Aunque la técnica no es nueva, en Colombia se empieza a utilizar el índice Beta como factor de análisis. Este permite conocer el riesgo del mercado de cada acción, es decir, la posibilidad de que baje o suba el precio de una acción como consecuencia de un factor que afecte todos los negocios.
Si el índive Beta de una acción particular es mayor que uno, indica que un aumento de los precios de esa acción es más que proporcional que el aumento promedio de los precios del mercado de acciones. Si es menor que uno pero mayor que cero, quiere decir que un aumento de los precios del mercado no se refleja en la misma proporción en el precio de la acción de la compañía. Y si el índice Beta es negativo, quiere decir que cuando el mercado sube la acción baja, y viceversa.
De acuerdo con ese índice, que en Colombia todavía está afectado por la falta de información, consolidación y transparencia, las acciones de las que se puede esperar una mayor valorización si se presenta una tendencia general al alza en el mercado de acciones en 1995 son la Compañía de Cementos Argos, cuyo Beta es de 2.52, Cementos Diamante (4.27), Cementos Caribe (1.89), Banco de Bogotá (1.31), Compañía Nacional de Chocolates (1.51 ) y Suramericana de Seguros (1.77). En otras palabras, por cada peso que suba el mercado estas acciones subirán ese número de veces.
Una mayor correspondencia con el mercado tienen las acciones del Banco Industrial y del Banco Ganadero, que presentan un índice Beta similar (0.89), Cadenalco (O.82) y Bavaria (0.69). Las acciones de Bancoquia, con un Beta de 0.37, Coltabaco con 0.20, la Siderúrgica de Medellín con 0.47 y Mineros de Antioquia con 0.42, no presentarían un aumento proporcional al promedio del mercado de acciones, pero tampoco bajarían en la misma proporción si la tendencia del mercado es a la baja.
Las acciones con Beta negativo, como las de las compañías textileras, Paz de Río y el Banco de Colombia, podrían estar expuestas, en la teoría estadística, a que sus precios bajen cuando las cotizaciones del mercado de acciones suban. Sin embargo es importante aclarar que esos índices deben mirarse apenas como un elemento adicional de análisis.
En síntesis, la inversión en acciones tiene buenas perspectivas para el año 95. No hay que asustarse con la baja en los precios que se presentó en el segundo semestre del año anterior, pues es eso precisamente lo que haría atractivo invertir en acciones este año. Muchos de los precios accionarios se han quedado rezagados frente a las expectativas y las diferentes variables que se esperan para 1995 permitirían pensar que este puede ser el año del incremento esperado.

MAURICIO BOTERO RODRIGUEZ
CORREDORES ASOCIADOS S.A.
CREO QUE ESTE va a ser un año muy bueno para las acciones por varias razones. En primer lugar, los resultados de las empresas inscritas en bolsa, en general, van a ser muy satisfactorios y es muy probable que haya aumento de dividendos significativo.
Es muy posible que las tasas de interés internas se mantengan bajas durante el presente año. Si esto es cierto, los precios de las acciones deben tender a subir.
el gobierno se ha comprometido a lograr que en el primer semestre del año, las empresas inscritas en bolsas tengan la obligación de presentar estados financieros consolidados para la matriz y sus diferentes filiales, hecho que creo redundará en una mejoría de los precios de las acciones.
Y no sólo eso. Las tasas reales de interés en dólares siguen siendo muy bajas comparadas con las mismas en Colombia, lo que incentivará a repatriar capitales, que en una gran proporción se orientarán hacia el mercado de acciones.
Por esa razón creemos que la inversión de portafolio de fondos extranjeros se va a incrementar, puesto que muchos de los mercados emergentes que nos compiten han sufrido descalabros económicos, como es bien conocido.
Dentro de las acciones que recomiendo se encuentran: Cementos Argos, Banco Industrial Colombiano, Cementos Caribe, Banco de Bogotá y Cementos Diamante.


CAMILO DURAN CASAS
DURAN CASAS S.A.
LAS PERSPECTIVAS para el mercado accionario durante el año 1995 son favorables. Si las metas de inflación logran cumplirse, como lo indica lo que va corrido del mes de enero, y las tasas de interés continúan en su tendencia hacia la baja, es probable que el mercado sostenga el repunte en precios que ha mostrado durante los primeros días del año.
Un factor importante, del cual dependerá el futuro dinamismo, será la opinión que los inversionistas extranjeros se formen sobre los efectos que genere en las economías latinoamericanas lo ocurrido en México. Sin embargo las perspectivas colombianas en torno de la devaluación, y el reconocimiento internacional sobre la estabilidad y seriedad de nuestra economía muy seguramente contribuirán a que los capitales extranjeros sigan invirtiendo en nuestro país.
Por otra parte, el inversionista colombiano ha venido tomando conciencia, gradualmente, de que la inversión en acciones, al estar exenta de impuestos, es una alternativa cada vez más atractiva y rentable.
Todos estos factores -unidos a los buenos resultados que mostraron varias compañías durante 1994, podrán contribuir a que este tipo de acciones aumenten su demanda y, por consiguiente, sus precios.
Mis cinco acciones sugeridas son: Cementos Argos, Banco de Bogotá, Carulla, Cementos Caribe y Banco Industrial Colombiano.


JUAN GUILLERMO RAMIREZ
CONSORCIO BURSATIL S.A.
EL AÑO 1995 tiene excelentes perspectivas para el mercado accionario colombiano. La caída de la tasa de interés local y la expectativa de que continúe bajando más todavía han despertado la atención de los inversionistas locales y extranjeros hacia este mercado; en segundo término, la economía nacional tiene grandes posibilidades en 1995. Sumado todo ello a la buena recuperación de la tasa representativa del mercado, es posible esperar repercusiones favorables sobre algunos sectores industriales que resultaron golpeados el año pasado.
Otro aspecto que ha generado gran tranquilidad entre los inversionistas es que nuestro mercado de valores no ha sufrido bajas sustanciales cuando los otros mercados latinoamericanos, y especialmente el mexicano, han reflejado caídas abrumadoras.
Durante los últimos años los inversionistas nacionales han adquirido un alto grado de profesionalismo, aprovechando las oportunidades de mercado que han acompañado la entrada de los fondos internacionales. Vale la pena recordar que la inversión extranjera en este rubro ha tenido un importante crecimiento: mientras que a diciembre 31 de 1993 ésta no superaba los 240 millones de dólares, en la misma fecha de 1994 ya sobrepasaba los 700 millones de dólares. Este factor ha sido definitivo para mejorar la llamada liquidez del mercado.
Dentro de las recomendaciones que hemos venido haciendo están las siguientes acciones: Cementos Argos, Cementos Diamante, Cadenalco, Carulla y Banco de Bogotá.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com