Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/14/1992 12:00:00 AM

La cita anual en La Heroica

Entre desfiles, desmayos, sonrisas y el meneíto, 28 candidatas vivieron este año la maraton de la belleza colombiana.

La cita anual en La Heroica La cita anual en La Heroica
NI SIQUIERA EL PEGAJOSO y sensual ritmo del "meneíto", esa mezcla de reggae y merengue que esta causando furor fue suficiente ingrediente para calentar una de las versiones mas frías del Reinado Nacional de la Belleza que hoy va por sus 39 años de existencia. Los 14 días en los que se desarrolló un evento que moviliza hacia La Heroica un enjambre de comitivas, peluqueros, patrocinadores, periodistas, estilistas y, por supuesto, candidatas -esta vez 28, el mayor número de participantes en la historia del concurso-, fue suficiente para sacarlo de su letargo.
Desde el mismo día en que llegaron las participantes al aeropuerto Rafael Núñez, de Cartagena, el termómetro de la rumba en el "Corralito de Piedra" se mantuvo muy por debajo de lo que todo el mundo esperaba. Las papayeras, los buscapiés y el ron no alcanzaron para disimular lo que se avecinó en los días posteriores. Pero no sólo la poca participación del pueblo cartagenero en el reinado nacional de sus fiestas novembrinas fue la causante de ese bajonazo en el que transcurrió la fiesta más larga del país. Y eso que este año fueron acreditados 650 periodistas, entre comentaristas especializados, ex miss universos y hasta hijas de cantantes famosos. A esa desazón se sumó el poco carisma que mostraron las 28 participantes departamentales. Durante los desfiles privados en los clubes las candidatas apenas cumplieron con su papel de sonreir y desfilar. En uno de los primeros eventos públicos en el Hotel Hilton las candidatas nunca prendieron la mecha que le diera rienda suelta al jolgorio. Por el contrario, se quejaron una y otra vez del cansancio acumulado por los extenuantes ensayos a que son sometidas para preparar la velada de la noche de coronación, de los pies hinchados a consecuencia de los enormes tacones que lucieron para aumentar su estatura y que en muchas de ellas llegaron a medir 10 centímetros de altura. Las candidatas que llegaron a Cartagena invitando al país a participar en las fiestas, al día siguiente se quejaban de todo. Y mientras tanto el tedio seguía como un fantasma recorriendo los pasillos y los cuartos del piso real que este año pasó del tercero al sexto.
Pero si la rumba no se prendió en los clubes donde se desarrolló la mayor parte del reinado, en las calles de Bocagrande, Manga y el mercado Bazurto, se vivió la otra cara de las fiestas novembrinas. Esa que sólo terminó dos o tres días después. Cuando los cuerpos se cansaron de tanto ron y baile. Porque en La Heroica cada año las fiestas de noviembre son para eso, para botar la casa por la ventana, que fue exactamente lo que hicieron los cartageneros este año. Los bacanales en los barrios, el reinado popular, las casetas con agrupaciones de salsa y reggae fue suficiente disculpa para celebrar con todo timbal un año más de festividades.
LA OTRA CARA
Mientras eso ocurría en las calles del "Corralito de Piedra", otra historia se vivía en el Reinado Nacional de la Belleza. Los primeros días transcurrieron entre el Hotel Hilton y el Centro de Convenciones Cartagena de Indias. Allí un equipo de productores al mando de Julio Cesar Luna montó el espectáculo para la noche de coronación. Todo giró en torno a la celebración de los 500 años del descubrimiento de América. Y sobre ese tema se desarrolló la versión 39 del reinado nacional. El desfile de carrozas, el de disfraces y el mismo de fantasía tuvieron como motivo de inspiración el descubrimiento. Los mismos confeccionistas se dieron a la tarea de trabajar sus diseños haciendo alusión a dicha celebración. No se dejó nada al azar para celebrar con bombo y platillos los 500 años del descubrimiento y qué mejor escenario que la propia Cartagena con 28 candidatas departamentales que grabaron una y otra vez especiales para televisión que se emitieron durante los 14 días en que se desarrolló la fiesta.
A eso hay que sumarle que en esta oportunidad el reinado tuvo en sus candidatas a la corona a un grupo de jóvenes que en su gran mayoría están a la puerta de salir de una universidad y convertirse en profesionales en diferentes áreas tales como la ingeniería, las comunicaciones, el derecho y el diseño textil. La mayoría, también, están entre los 20 y 23 años. Y eso les permitió enfrentar con mayor madurez a la prensa y al jurado calificador, quien dio la última palabra el lunes 16 de noviembre pasado a la media noche.
DE TROTE EN TROTE
Este año no sólo hubo mayor número de participantes sino también se alargó en tres días la programación del concurso. Por eso el trote de las candidatas fue mayor y se aceleró mucho más en la recta final. En los últimos tres días cumplieron un promedio de seis compromisos diarios y el cansancio hizo de las suyas entre un grupo de mujeres que ya desde meses antes andaban en los trajines de prepararse para su llegada a Cartagena. No fueron pocas las que venían de realizar estrictas dietas para rebajar esos kilos de más que para nada las favorecían a la hora de las decisiones. Los bajaron pero a costa de sus energías.
Por eso los desmayos fueron la nota predominante. La primera en caer semiinconsciente fue la representante de Huila, Solvey Milena Salazar. Apenas transcurría el segundo día del concurso cuando cayó sobre su cama al sufrir un trastorno por falta de alimento. Después el turno fue para Sucre, Angélica María Vallejo, quien en pleno ensayo del baile princinal de coronación en el Centro de Convenciones se le acabaron las fuerzas y tuvo que ser atendida por sus compañeras. Y por ahí pasaron la mayoría de las candidatas que, después de unos minutos de reposo, tomaban un segundo aire para recuperarse y continuar en esa maratónica jornada que se cumple cada año para la elección de una nueva soberana. Ni siquera Paola Turbay se salvó de esos inconvenientes. La ex Senorita Colombia que participó en todos los eventos cerrando los desfiles, tambien desfalleció en su momento. Pero hay que reconocer que ella fue la más alegre, entusiasta y una de las pocas que se dispuso a disfrutar el reinado.
Pero todo eso hace parte de esa empresa que se mueve a mil revoluciones por segundo y que no da espera a nada. En las primeras de cambio, las 28 candidatas desfilaron por las pasarelas del Hotel Hilton, luego en la del Club de Profesionales, posteriormente en la Escuela Naval de Cadetes, también en las del Club Unión, los jardines del Centro de Convenciones hasta en la cubierta del buque Gloria, donde filmaron uno de los espectáculos que transmitió RCN en sus especiales de televisión. Fueron jornadas duras y agotadoras. Pero que al final dejaron recompensa a cinco de ellas. Porque este año se dio paso a una nueva modalidad. Elegir apenas cinco finalistas y no 10 como había ocurrido en años anteriores.
ESTRENANDO LOOK
En busca de crear mayores expectativas y con el fin de que cada año no sea un rosario de repeticiones, los patrocinadores del reinado tambien se lanzaron a la aventura de darle un giro a la organización de sus eventos.
Por ejemplo Catalina, uno de los principales patrocinadores del reinado, decidió sacar su desfile privado en traje de baño de los salones del Hilton para llevarlo al aire libre. Igual lo hizo Jolie de Vogue, cuyos representantes prefirieron realizar su evento en el marco de las noches de luna y de estrellas al aire acondicionado del Centro de Convenciones. También su fiesta de gala se realizó en un escenario natural. Silueta, por su parte, decidió este año que para la elección del mejor cabello todas las participantes debían asistir en trusa y con el cabello suelto, con el fin de darle mayor realce a un evento donde ninguna de las opcionadas al título quiere ganar por aquello de las cábalas, pues desde hace unos años para acá se tiene la versión de que quien gane este concurso no logra la corona. Para acabar con el fucú, Silueta decidió meterse la mano al bolsillo e invitó a 200 personalidades del país, entre altos funcionarios del gobierno y hombres de negocio, y realizar una de las mejores fiestas que se celebró en el concurso. Y asi cada uno de los patrocinadores decidió este año hacer de su evento el más original de todos. En últimas, los beneficiados de ellos fueron los invitados y las mismas reinas que recibieron jugosos premios.
La misma organización del reinado no se quedó atrás a la hora de contratar estrellas. En reemplazo del eterno maestro de ceremonias, Jairo Alonso, decidieron buscar los servicios del actor Fernando Allende. El galán de la telenovela "Sangre de lobos" no sólo estuvo al lado de Pilar Castaño, sino que fue artista principal en uno de los eventos de los clubes privados. Asi transcurrieron 14 días de un reinado que tuvo sus altas y sus bajas, pero que definitivamente cada año paraliza al país. Cada noviembre y durante dos semanas en Colombia sólo se habla de reinas y de las estrellas que hoy pisan el suelo cartagenero para entregarse durante dos semanas a una fiesta que parece nunca tener fin.

EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1889

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.