Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/21/1986 12:00:00 AM

LAS 100 EMPRESAS MAS GRANDES DE COLOMBIA

SEMANA presenta, analiza y clasifica las cien empresas líderes del país en 1985.

LAS 100 EMPRESAS MAS GRANDES DE COLOMBIA, Sección Especiales, edición 216, Jul 21 1986 LAS 100 EMPRESAS MAS GRANDES DE COLOMBIA
Lo más probable es que a los hinchas del fútbol les importe un comino, pero lo cierto es que este año un equipo va a terminar con ínfulas de triunfador: el de los empresarios colombianos. En lo que se puede considerar como "su mejor partido hasta la fecha", 1986 promete ser el año de olvidar las pérdidas y las amarguras gerenciales de otras épocas. Después de que la década, comenzara con un panorama definitivamente sombrío para cualquier actividad productiva en Colombia, el segundo lustro de los ochenta se inicia con pie derecho.
Semejante impresión está respaldada por las cifras. La recopilación hecha por SEMANA de los datos contables de las cien empresas más grandes del país, indica que las buenas perspectivas del 86 se consolidaron con los resultados del año pasado. A pesar de la presencia del programa de ajuste concertado entre el gobierno y el Fondo Monetario Internacional, el cual implicó sacrificios a todos los niveles, la economía logró un crecimiento del 2% y en el frente empresarial, 1985 marcó el fin de la aguda recesión vivida durante 1982 y 1983. En el caso de las cien primeras compañías, los activos consolidados se incrementaron con respecto a 1984 en un 58%, el patrimonio en un 28%, las ventas en 32% y las utilidades en 65%, frente a un índice de inflación anual del 23%.

LOS LIDERES
En esta oportunidad, el lugar de privilegio le correspondió a Ecopetrol, empresa estatal dedicada a la exploración, explotación y refinación de petróleo. Después de haber perdido el primer lugar frente a Interconexión Eléctrica, ISA, en 1984, Ecopetrol recuperó la posición de líder al duplicar sus activos, los cuales pasaron de 175 mil a 350 mil millones de pesos como consecuencia directa del boom petrolero que ha experimentado Colombia. La puesta a punto de las explotaciones de Cravo Norte, en Arauca, le implicaron a la compañía nacional cuantiosas inversiones que incluyeron la construcción de un oleoducto de más de 600 kilómetros de longitud y obras civiles en el puerto de Coveñas. Adicionalmente, la actividad exploratoria en otros frentes y la adecuación de varias instalaciones llevaron a Ecopetrol a que se consolidara como la primera empresa del país. No obstante, los problemas en el manejo del precio interno de la gasolina, así como cargas de vieja data, llevaron a que la entidad tuviera también el dudoso honor de ser la de mayores pérdidas, con más de 25 mil millones de saldo en rojo en 1984.
Según todo parece indicarlo, el puesto que hoy ocupa Ecopetrol le pertenecerá por mucho tiempo. La continuación de las explotaciones de petróleo, las nuevas exploraciones y las primeras ventas de crudo al exterior, hacen pensar que falta todavía tiempo para que otra empresa le dispute el primer lugar.
Lo ocurrido con Ecopetrol, es tan sólo la confirmación del peso del sector minero dentro de la economía colombiana: las siete empresas que se clasifican en esta área poseen el 39% de los activos totales de las cien. La presencia de compañías tales como Intercor, Carbocol, Occidental de Colombia y Cerromatoso, representa a los proyectos mineros más grandes del país, con una inversión global cercana a los 5 mil millones de dólares: el Cerrejón Norte, Caño Limón y el niquel de Montelíbano.
Lamentablemente, la suerte de esos grandes proyectos no ha sido la mejor. En lo que tiene que ver con el carbón, los precios internacionales del mineral están entre 35 y 36 dólares la tonelada, cifra bastante lejana de los 70 dólares por tonelada, con la cual se hicieran los estudios de factibilidad inicial. En 1986 el Cerrejón Norte deberá quedar prácticamente listo en sus obras de inversión, con lo cual se podrá llegar a la meta de producción de 15 millones de toneladas de carbón al año, para 1989. Por el lado del petróleo, el desplome en los precios internacionales del crudo, ocurrido desde comienzos del año, ha comprometido seriamente la rentabilidad de las explotaciones en Arauca. Sin embargo, para diciembre los yacimientos de Cravo Norte deberán estar produciendo unos 180 mil barriles diarios, de los cuales 48 mil serán exportados por Ecopetrol.
Por último, en lo que tiene que ver con el niquel todo ha salido mal. La planta ha tenido innumerables problemas y los daños en el horno principal han sido frecuentes. Como si lo anterior fuera poco,los precios mundiales del ferroniquel también están por los suelos y no hay expectativas de mejoría. Es por esas razones que el sector de la minería junto con el primer lugar en activos y ventas y el segundo en patrimonio tiene, dentro del grupo de las cien, el último en utilidades al alcanzar pérdidas por casi 33 mil millones de pesos en 1985.

SERVICIOS CUANTIOSOS
El segundo lugar dentro del grupo de las cien empresas le corresponde al área de los servicios, representada por ISA y el Fondo Nacional del Café. Interconexión Eléctrica había ocupado en 1984 el sitio de privilegio, pero los problemas conocidos en las empresas de generación de energía tuvieron su impacto en ISA, cuyo crecimiento en activos fue menos espectacular que en años anteriores y cuya utilidad pasó de 4.704 a 2.409 millones de pesos.
Por su parte, el Fondo Nacional del Café tuvo, en aparente anticipación a la bonanza, uno de sus mejores años al alcanzar la cifra de 76.909 millones de pesos en utilidades. Ese logro podria verse trastornado si en lo que queda de 1986 el mercado internacional del café continúa tan errático como en las semanas más recientes, pero según los expertos todavía es muy temprano para emitir un pronóstico.

RECUPERACION ANTICIPADA
Quizás el grupo de desempeño más sobresaliente en 1985 fue el de la industria de alimentos, bebidas y tabaco. Con los resultados más homogéneos de toda la muestra, las 20 empresas que componen el sector tuvieron uno de sus mejores años al presentar, 19 de ellas, saldo en negro en sus balances. Como es ya tradicional, Bavaria encabeza la lista en esta oportunidad, al alcanzar activos por más de 47 mil millones de pesos y utilidades por más de 3 mil millones de pesos. Las cifras de la compañía cervecera se encuentran entre las mejores, a pesar de que en 1985 las ventas aumentaron en 26.9%, un promedio menor que el de las cien empresas como un todo.
Dentro del área, es también necesario destacar a compañías como Coltabaco, Nestlé, Ingenio Providencia y Cicolac, cuya mejoría con respecto a 1984 fue notable. En opinión de los técnicos del gobierno los resultados de 1985 son apenas un abrebocas de lo que se puede observar este año, cuando con una mejor posición de la economía las ventas del grupo deben aumentar más todavía.

TROPIEZOS MILLONARIOS
Si en el sector de alimentos el panorama se ve despejado, en el de productos metálicos, maquinaria y equipo de transporte, la cosa se ve más difícil. Una vez más, el área tuvo un saldo en rojo de 4 mil millones de pesos y todo parece indicar que la postración sigue.
Por una parte, hay dudas sobre Paz del Río. En 1985 la empresa logró disminuir sus pérdidas en más de 1.300 millones de pesos, pero existe un factor que amenaza el plan de recuperación. En los últimos meses el grupo Holguín Hurtado, el cual controla el Ingenio Mayaguez, adquirió el control de Sidelpa, Sideboyacá y la Siderúrgica del Muña y cuatro de las sociedades del grupo (Sideboyacá, Inversiones Holguín Hurtado, Central Doña Ana y Mayaguez) parecen haber completado ya el control del 20% de Simesa. Si esa integración se pone en práctica, Paz del Río se va a ver en problemas para competir con plantas locales, desprovistas de los innumerables lastres financieros y administrativos que tiene la principal acería del país, en momentos en que esta tampoco ha podido resolver el problema de exceso de capacidad de su planta cementera.
A su vez, el subsector de transporte tuvo una caída del 21% dentro del conjunto de la industria manufacturera, a pesar de que las ventas de las tres ensambladoras alcanzaron un nivel cercano a los 60 mil millones de pesos. Sofasa registró las mayores utilidades netas de su historia (377 millones), pero Colmotores y la CCA acumularon pérdidas millonarias.
El ramo de maquinaria y equipo mantuvo, mientras tanto, resultados igualmente satisfactorios a los de 1984. Una vez más, IBM y Distral se mantuvieron como líderes en su negocio.

TRANSPORTE EN ROJO
Para el sector de transporte y almacenamiento, 1985 fue un año de transición. Las cargueras como la Flota Mercante y Agromar superaron notoriamente sus resultados, mientras que las aerolíneas colocaron las bases de su mejoría. Aces logró salir del rojo y SAM aumentó sus ventas.
El caso de Avianca merece una mención especial. Las pérdidas de la aerolínea llegaron a 4.336 millones de pesos, a pesar de un notorio aumento en las ventas. Sin embargo, se espera que para este año se consolide la recuperación de la empresa. El control administrativo asumido por el Grupo Santodomingo, la reestructuración de la deuda externa y la revisión periódica de las tarifas, son tres factores que deben conjugarse para que Avianca vuelva a volar por donde debe.
Un saldo igualmente mezclado es el que arrojan las empresas del sector de productos minerales no metálicos y materiales de construcción. Las cementeras, encabezadas por Argos, superaron el desempeño de 1984. No obstante, Samper sigue siendo el mayor interrogante de la industria. A pesar de haber logrado un acuerdo para el pago de su deuda externa, hay gente que afirma que este es irrealizable y que la cementera puede entrar en estado de insolvencia, llevándose de paso una buena parte del sector financiero nacional.
Un panorama definitivamente opuesto es el que presentan Peldar, Eternit, Pavco y Pizano, las cuales conforman el resto del grupo. Cada una de éstas aumentó sus ventas de manera significativa y sus utilidades conjuntas ascendieron a 2.750 millones de pesos.

Las cifras muestran tendencias positivas de recuperación para las empresas del sector textil, uno de los más golpeados por la recesión de comienzos de la década. Coltejer redujo sus pérdidas y Fabricato y Tejicóndor vieron elevar significativamente sus utilidades. Las exportaciones de confecciones lograron en 1985 un aumento de aproximadamente el 25% y gracias al ritmo de devaluación se aumentó la competitividad interna y externa. A pesar de que los problemas cambiarios en Venezuela y Ecuador pueden poner en entredicho la estabilidad de esos mercados, se cree que la reactivación en Colombia será suficiente para compensar ese efecto.
Para el sector del papel, imprentas y editoriales, 1985 fue un año favorable: cuatro de las seis empresas que componen el grupo alcanzaron utilidades récord por más de 5 mil millones de pesos. Una de las excepciones fue El Tiempo, el cual vio reducidas sus utilidades de 742 a 273 millones de pesos, como consecuencia directa de la elevación en los costos causados por la sobretasa del 8% a las importaciones de papel y del ritmo de devaluación, el cual elevó aún más el precio de los insumos importados.
La otra excepción fue la de Papelcol, la controvertida planta de Caloto, Cauca. Las demoras y el encarecimiento de los equipos elevaron sus costos de instalación en cerca de un 22% y redujeron la rentabilidad futura del proyecto. Con todo, el Estado dio luz verde a su continuación y, mediando una refinanciación de su deuda externa, se espera que el 15 de abril de 1987 produzca la primera hoja de papel blanco bond de 0.65 gramos. La vinculación de Distral, anunciada la semana pasada, elevó a siete el numero de socios de Papelcol y amplio la base del capital privado en un proyecto que debc generar 700 empleos directos.

VENTAS MILLONARIAS
Nadie niega que de todas las áreas de actividad económica, la más golpeada ha sido la de comercio. Es por esa razón que 1985 le trajo alivio al sector cuyas ventas aumentaron en un 58.6% y sus utilidades en un 205%. Grandes emporios como Cadenalco y Sears volvieron a dar resultados favorables, al cabo de un buen tiempo sin repuntar.
Un incremento menos llamativo, aunque no menos satisfactorio, fue el del sector de distribución y venta de combustibles. Dominado casi en su totalidad por las empresas multinacionales, las ventas aumentaron en 37%, a pesar del supuesto clima de recesión que era de esperar en el país en 1985. Curiosamente, las empresas del área, a pesar de ocupar el puesto numero 11 en activos, mantienen el tercer lugar en ventas, tan sólo por debajo del sector minero y el de servicios .
Los buenos resultados del ramo de combustibles no fueron suficientes, sin embargo, para desplazar al sector de sustancias y productos químicos. Este último es el más numeroso (15 empresas), después del de alimentos y bebidas y, al igual que aquel, también quebró marcas en 1985. La única nota discordante fue la de Alcalis de Colombia, empresa del IFI, cuyos problemas laborales y financieros, son ampliamente conocidos. De resto, a un aumento en activos del orden del 33% y a uno en ventas del 30%, correspondió uno en utilidades del 65% .
Finalmente, el "farolito" le correspondió a las empresas de construcción, cuyo desempeño dista de ser el ideal. Los problemas de recuperación de cartera y el bajo nivel relativo de la inversión pública se conjugaron para que los constructores salieran especialmente golpeados en 1985.

LO QUE VIENE
Esa nota amarga debería cambiar si para 1986 los resultados del año corresponden a las expectativas. La presencia de la bonanza cafetera y un mayor nivel de gasto público permiten intuir que por el lado de la demanda se va a presentar la recuperación tantas veces aplazada. Al mismo tiempo, existen factores que han estimulado el desempeño de la producción: la menor tasa de devaluación ha incidido favorablemente sobre los costos y la rebaja en las tasas de interés ha limitado las erogaciones financieras. A lo anterior se agrega un elemento que no había sido considerado inicialmente. Contra todas las expectativas, la evolución en los precios de los alimentos ha sido mejor que la prevista, con lo cual la inflación esperada es ahora sustancialmente menor que hace unos meses. Varios expertos coinciden en señalar que esos factores pueden incidir muy favorablemente en el desempeño futuro de las cien empresas y, obviamente, en el de la economía en general. Entidades como Fedesarrollo estiman que la tasa de crecimiento de la industria podría llegar a ser del 6% en 1986 y la del Producto Interno del 5%. si eso sucede, nada de raro tendría que los sorpresivos aumentos en los resultados de las cien empresas observados en 1985, sean fácilmente superados por la dinámica y la consolidación del sector empresarial colombiano en 1986.

¿TODOS LOS QUE SON?
Siempre que se hace una selección sobre las empresas más grandes de Colombia, es necesario trazar la línea que separa al sector oficial del privado. La injerencia del Estado en prácticamente cada aspecto de la actividad económica cotidiana hace que esa labor sea particularmente difícil en ciertos casos y que, para ciertos analistas, en la lista aquí presentada se destaquen no sólo las que están, sino las que faltan. Como es tradicional en la selección hecha por SEMANA, en esta oportunidad se excluyeron deliberadamente las empresas de servicios públicos. De hacerse, la inclusión de las electrificadoras, las empresas de acueducto y alcantarillado y las de teléfonos y telecomunicaciones, habría presentado problemas para el análisis debido a que las políticas contables y los criterios de rentabilidad son sustancialmente diferentes a los que existen en el grupo escogido. Por lo tanto, dentro de las empresas del sector público tan sólo se incluyen aquellas dedicadas al transporte o transformación de bienes. Adicionalmente, están ISA y el Fondo Nacional del Café. La primera como ejecutora de los planes del sector eléctrico y el segundo como el encargado de la compra y comercialización de la cosecha cafetera.
Finalmente, se quiere destacar el hecho de que, como de costumbre, la clasificación se hace tomando como base el total de activos, incluyendo las valorizaciones. Las experiencias en este y otros países sugieren que esa clasificación es la más fidedigna posible para medir cuáles son las empresas que tienen un mayor impacto dentro del sistema.

UBICACION GASEOSA
Una de las mayores curiosidades que tiene el listado de las cien empresas es la ausencia de uno de los conglomerados más conocidos en el mundo industrial del país: el de las gaseosas Postobón. Aunque otras empresas del mismo grupo aparecen en la lista, las bebidas permanecen por fuera, pese a la presencia del archirrival de Postobón: Coca-Cola de Colombia.
La razón de ese hecho se basa en que la producción de las gaseosas se realiza a través de cinco empresas básicas: Gaseosas Posada Tobón, Gaseosas Colombianas, Gaseosas Lux, Servicios e Inversiones, e Inversiones Carbe, de las cuales ninguna cuenta con el volumen de activos suficiente para entrar en la lista de las cien empresas. De hecho si se pasa por alto el error técnico que ello implica y se suman los activos de cada empresa se ve que el grupo Postobón se ubicaría entre las 25 primeras empresas del país. No obstante, esa labor es injustificable porque se incurriría en la falta de la doble contabilización y se estaría asumiendo que las cinco empresas citadas intervienen exclusivamente en el ramo de las gaseosas sin tener en cuenta que, desde el punto de vista jurídico, son diferentes y pueden tener objetos sociales disímiles.

EDICIÓN 1893

PORTADA

Gobierno de Duque: un despegue con ventarrón

El llamado de Duque por la unidad del país fue empañado por el beligerante discurso del presidente del Senado. ¿Puede esto afectar la gobernabilidad del nuevo mandatario? Análisis de SEMANA.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1893

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.