Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/10/2004 12:00:00 AM

Los hijos pródigos

Con la repatriación de familias jóvenes, la comunidad judía de Barranquilla busca traer de nuevo a casa a los que se fueron del país.

Los hijos pródigos Nicole Yanovich, Fanny Rechter y David Liftmann son algunos de los que han recibido los beneficios del proyecto Hatikva. Los hijos de los repatriados estudian en el Colegio Hebreo Unión.
La comunidad judía de Barranquilla, una de las más numerosas y emprendedoras de la Costa Atlántica junto con la de los siriolibaneses, le está apostando al retorno de sus familias.

Desde hace un tiempo algunos cientos de familias de la comunidad judía en Colombia comenzaron a recibir unos plegables que decían: "Barranquilla, una nueva tierra prometida". La frase y el texto que lo acompañaba buscaba recuperar el ideal que miles de inmigrantes sintieron al llegar a la Puerta de Oro de Colombia a finales del siglo XIX y comienzos del XX: la primera y definitiva estación para rehacer sus vidas en Colombia.

"Nuestros abuelos llegaron, nuestros padres construyeron, ¿y nosotros, qué?". La pregunta surgió de varios miembros de la comunidad en Barranquilla, entre ellos Jaime Eisemband, presidente del Centro Israelita Filantrópico, que veía cómo sus hijos se iban del país forzados por la crisis económica y de seguridad. Muchos se fueron para otros países o para Israel a buscar fortuna, a desandar el camino que sus ancestros habían hecho muchas décadas atrás.

Entre otras consecuencias se estaban quedando sin niños, por lo que llamaron al proyecto Hatikva: esperanza, con el que buscan no sólo traer de vuelta a casa a los que se fueron sino tambien mostrarles que en Barranquilla pueden encontrar una segunda oportunidad.

Fanny Rechter se enteró del programa cuando estaba en Israel, junto a su esposo y dos hijos. Ellos habían decidido irse de Colombia cuando todos sus amigos lo hicieron por simple temor, pero cuando llegaron a Medio Oriente se vieron en medio de la segunda Intifada palestina que había comenzado en 2000.

El buen comienzo que tuvo su esposo con la cafetería que montó en Jerusalén en 2001 terminó en la soledad que trajo la paranoia de los impredecibles ataques terroristas. Todo se fue a pique, la situación económica de su familia empeoró a tal punto que los vecinos les regalaban mercados. Un amigo que los encontró les comentó acerca del programa.

"Empezamos a llamar, hicimos todo el proceso, que era como esperar pegados a la radio el resultado de la lotería", comenta Fanny. Lo cierto es que Hatikva no opera con la suerte de una lotería. Es un programa hecho para atraer hacia Barranquilla familias jóvenes, de casados, de entre 25 y 35 años, con al menos un hijo y que quieran rehacer sus vidas en la ciudad, en especial aquellas que pasan por un mal momento económico.

"El soltero es una veleta, por este motivo la idea es que las familias vengan y siembren raíces", explica Eisemband, quien es el primer filtro de las solicitudes, que después pasan a un comité encargado de darle su visto bueno. Luego llaman al padre para una entrevista en Barranquilla y si deciden quedarse en la ciudad, le hacen contactos con empresas. En cierta manera los apoyan laboral, económica, social y afectivamente durante dos años.

Otro de los repatriados es David Liftmann, quien un día se quedó sin trabajo y miró la posibilidad de reubicarse en Barranquilla. "Sentía pena -cuenta-, estaba incómodo por la simple idea de que nos mantuvieran, pero fue fácil acoplarse a la ciudad, y por la forma como nos acogió la comunidad, lo único que espero es tener la oportunidad de retribuir toda esta ayuda".

Así, esta comunidad ha traído a 10 familias y tiene proyectado para 2020 traer a 110 más, como un ejemplo de la fe que le tienen al país, con el espejo de volver a ver a Barranquilla como la ciudad que fue el epicentro del acoplamiento de culturas, de puertas abiertas y tolerancia.

Eisemband explica que si se pudiera repatriar al menos 60.000 colombianos pensantes de los cuatro millones que están por fuera del país, se podrían generar más empleos y empresas productivas.

EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1889

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.