Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/3/2005 12:00:00 AM

Lucila Rubio de Laverde

Una luchadora por el voto femenino, criticó a la Iglesia por no atender los derechos de las mujeres, y enfrentó la cultura patriarcal de su época.

Era mi primer viaje en avión. Tendría 12 ó 13 años y la mañana brumosa en el aeropuerto de Cali se presentó como una promesa. Llevaba en mi bolsillo una nota de la directora de mi colegio, Matilde González Ramos, en un pequeño sobre que, como una tentación, estaba abierto. Cedí a la llamada de ese pecado leve y leí su contenido: "Lucila, te presento a una niña líder". El corazón saltó, el estómago dio vueltas y revueltas, y el orgullo se encumbró hasta alturas que no conocía. Bogotá me esperaba con una mañana espléndida y lo siguiente que recuerdo es a una mujer muy bien puesta, con el pelo recogido en una moña. Su rostro, de facciones finas, no revelaba el carácter fuerte que le dictaba críticas contundentes al Estado patriarcal. Lucila Rubio de Laverde organizó la Alianza Femenina de Colombia, de orientación socialdemócrata, a la que invitó a todos los grupos que se comenzaban a gestar alrededor de la incidencia política por el voto de la mujer. Y lo contó al país entero. Era una convencida de la difusión de los hechos para darles vigencia y carta de nacionalidad. Llovieron las maledicencias y tronaron los desacuerdos. Pero Lucila se plantó como ceiba y hundió sus raíces hasta lo más profundo de sus convencimientos. Su trabajo con las mujeres de base popular fue, quizá, uno de los más efectivos de aquella época. Las comprometió en su lucha sufragista. Católica por bautismo, no le temblaba la mano para expresar su disgusto con la Iglesia por su "parsimonia para entender los argumentos a favor de los derechos de la mujer". Así lo decía. En la década de los 30, participó activamente en la lucha por el reconocimiento de los derechos patrimoniales de la mujer y fue cogestora de lo que se llamó Régimen de Capitulaciones Matrimoniales. En 1944 fue la primera mujer que habló en el Congreso de la República a favor del voto de la mujer. Enfrentó poderes tradicionales por el divorcio del matrimonio civil, porque lo consideraba importante para la consolidación de la pareja. No le parecía justa la convivencia "hasta que la muerte los separe" si no existían razones justas para compartir la vida. Cuando el voto de la mujer fue un hecho, yo le manifesté mi desagrado porque a la gente de mi barrio el logro no le producía más que una indiferencia dolorosa. "Son años de cultura patriarcal; no es indiferencia", me dijo. Un día recibí un sobre sin remitente. Contenía los tiquetes aéreos para ida y vuelta a Bogotá, y una nota: "Murió Lucila Rubio de Laverde. Mañana es el funeral. Sabemos cuánto usted la quería". Mis sentimientos me arrugaron el corazón, pero logré mantener mi serenidad mientras recordaba una de sus más significativas enseñanzas: "Eduquemos un hombre y habremos educado a un individuo. Eduquemos una mujer y habremos educado a una generación". *Integrante de Unión de Ciudadanas por Colombia

VIDEOS MÁS VISTOS

  • "Nos hicieron un gran daño", organizador del concierto de Marduk

    "Nos hicieron un gran daño", organizador del concierto de Marduk

    close
  • ¿Cuánta agua subterránea hay en el mundo?

    ¿Cuánta agua subterránea hay en el mundo?

    close
  • Las penas de amor y del trabajo sí afectan su corazón

    Las penas de amor y del trabajo sí afectan su corazón

    close
  • Danta, sin rumbo por la tala

    Danta, sin rumbo por la tala

    close
  • 'Fuerza Latina': Reclusos se hacen libres con música y teatro

    'Fuerza Latina': Reclusos se hacen libres con música y teatro

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1902

PORTADA

Memorias de medio siglo

Enrique Santos Calderón cuenta las últimas cinco décadas en Colombia a través de su papel en el movimiento estudiantil de los sesenta, su militancia en la izquierda en los setenta, su pluma en ‘Contraescape’, su oficialismo como director de ‘El Tiempo’ y su relación con el hermano-presidente.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1902

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.