Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/11/1993 12:00:00 AM

NAVIDAD

NAVIDAD, Edición 554, Sección Especiales, 19054 NAVIDAD
¡QUE NOTA!
UN DIA CUALQUIERA SE LEVANTO Y VI0 cómo Don Tomate estaba muy triste. Se sentó a charlar con él y se dio cuenta de que la situación era más seria de lo que parecía. La verdad, verdad es que Don Tomate no había podido comprar un gorrito que le hacía falta para poderse casar. Pero lo realmente grave es que sin gorro puesto, "Doña Pera" - su novia- se iba a enojar. El susto era grande pero por fortuna su amigo el Apio llegó y le pudo ayudar.
Cuentan las crónicas sociales que el matrimonio se realizó con normalidad, nacieron peritas y tomaticos por montón. Sin embargo, mientras finalizaba la historia de Don Tomate, apenas comenzaba el recorrido por la fantasía e imaginación de su creadora, María Isabel Murillo. Ella, una sicopedagoga musical, nació entre notas, canciones y noches en que sus padres invitaban a Julio Iglesias, Piero y otros artistas a cantar en su casa. Una influencia muy grande para una niña tan pequeña pero que logró formarla musicalmente.
El amor por la música no es sólo eso en María Isabel Murillo, lo cierto es que para ella es vida encontrar una nota suelta por allí, en su diario vivir. "Se tenido la oportunidad de vivir la música intensamente. Y cuanto más la viva una persona es más fácil crear una relación afectiva con ella", señala Misi, el nombre con que la conocen los niños.
Su carrera en la música infantil comenzó cuando realizaba sus prácticas profesionales como sicopedagoga. Misi encontró que había un vacío muy grande pues sólo existían las canciones tradicionales. Entonces empezó a componer sus propias piezas para las prácticas y con ayuda de sus compañeros de carrera logró hacer su primera grabación.
Años mas tarde sus composiciones inspiraron la creación del grupo "Timpanitos", la semilla que dio origen a lo que hoy se conoce como la Corporación Niños Cantores. Durante el primer LP de Timpanitos el éxito redondo entre los niños fue la canción de Don Tomate, inspirada en las cosas comunes que a diario los hombres vemos en el camino y que muchas veces no observamos bien.
En este LP Misi logró casar a Don Tomate con Doña Pera, le dio vida a Marco Iris, y se consolidó como compositora de canciones infantiles.
Es así como Misi fue llamada por María Angélica Mallarino para hacer la música de Pequenos Gigantes, cuando el programa apenas comenzaba. El dúo con María Angélica es muy prometedor y las dos logran llevar a escena las canciones infantiles creando en 1986, la primera revista musical que se ha hecho en Colombia, "Soñando Canciones". Posteriormente, Misi compone la música de "Imagínate", un sueño fantástico del cual ella se retira del dúo para dedicarse un año más tarde, a la Corporación Niños Cantores.
Así durante el diciembre de 1987 los colombianos logran emocionarse con el musical de Misi, "Un sueño de Navidad", historia que nota a nota logra conquistar el corazón del público. En realidad el éxito es total.
En ese mismo año, Maria Isabel Murillo y los niños cantores montan un cuento ecológico llamado " Historia fantástica de la naturaleza feliz", que se presentó con gran acogida durante el pasado mes de marzo en Nueva York en una feria ecológica.
Con la llegada del año de 1988 el panorama se abrió para Misi. La Corporación Niños Cantores recibió una invitación de Disney World en Orlando, para presentar " Un sueño de Navidad" en sus instalaciones. Ante el triunfo tan estremecedor en la tierra de la fantasía, Mickey Mouse y Pato Donald, el equipo de Niños Cantores decidió montar en Colombia y con proyección para otras naciones, un espectáculo de Navidad cada dos años. Así nació "Camino a la imaginación", en el que Misi dio vida al personaje de Juan Navidad, el duende colombiano que logra teñir de alegría, sabiduría e inocencia el mes de diciembre. Juan Navidad viene del país blanco, no tiene edad, tiene el sabor latino, tiene la inocencia y la picardía de los niños sumada a la sabiduría de los adultos. Juan Navidad ha llegado para convertir los sueños en realidad y combatir la pérdida de capacidad de fantasear que hay en el mundo de hoy.
El año pasado, la Corporación Niños Cantores montó "Un encuentro mágico", el espectáculo que se presenta ahora en el teatro Roberto Arias Pérez, de Colsubisdio. Una historia verdaderamente emocionante que narra el momento en que "Temor", el duende que se dedica a hacer nudos a la imaginación de los hombres, logra enredar la imaginación de Papa Noel, quien decide no celebrar la Navidad ese año. El objetivo de Juan Navidad es encontrar a Papá Noel y desatar esos nudos para que pueda soñar de nuevo y celebrar como siempre, la Nochebuena.
"Un encuentro mágico" no ha sido el único espectáculo para el que la corporación ha trabajado durante este año.
Una victoria verdaderamente inolvidable impregnada de aplausos y lágrimas vivió el equipo de la corporación en sus presentaciones de Expo-sevilla 92 y EuroDisney con el musical "La linda cara de Colombia", en agosto pasado. La verdad es que recibieron de EuroDisney una carta señalando el espectáculo colombiano como el mejor que se había presentado hasta el momento.
Hoy por hoy el sueño de Navidad de la Corporación Niños Cantores es contar con el apoyo de las empresas privadas.
Un respaldo a través del cual pueden lograr una mayor proyección del espectáculo en el futuro para poder hacer realidad las fantasías que día tras día se tejen en la Corporación.

HACE 500 AÑOS...
LA PRIMERA NOCHEBUENA EN AMERICA no fue tan buena como pudiera pensarse.
La verdad es que podría tildarse en cierta forma, de aburrida. Y no se trata de un simple decir, pues se llevó a cabo en alta mar, los tripulantes de la nave estaban lejos de sus familias y allí, desde el principio, el continente heredó una fecha impregnada de nostalgia. Para completar, esa noche sufrieron un accidente y naufragaron.
Ese año el 24 de diciembre cayó en lunes. Hace exactamente 500 años, el almirante Cristóbal Colón y su equipo se mecían en alta mar cerca de las aguas del Nuevo Continente que ellos creían que aún eran, las de la tierra de Catay.
En verdad esa primera Navidad en América, según Lacydes Moreno, fue "triste y fatigosa para ellos. Navegaban con calma chicha y tras registrar Colón en su diario las ocurrencias del día, se fue cansado al camastro, que debía ser duro y despedidor. Y es asi como anotó con su pluma de ganso y pulso firme:
Quiso Nuestro Señor que, a media noche, hallándome echado en el lecho, estando en calma muerta, y el mar tranquilo como agua de una escudilla, todos fueron a descansar, dejando el timón al árbitro de un mozo. De donde vino que corriendo agua, llevaron la nave muy despacio encima de unas dichas peñas, las cuales, aunque era de noche, sonaban de tal manera que a distancia de una legua larga se podía ver y sentir".

DESPUES DE LA TEMPESTAD
Las cosas cambiaron completamente en la mañana del 25. Un día soleado, más "risueño" y encantador daba la bienvenida a una temporada esperada y celebrada en Europa y algunas regiones del Oriente Medio. A muchos kilómetros de distancia, estos hombres aventureros y tras el episodio de la noche anterior, náufragos, acababan de comprobar que la Tierra era redonda y había descubierto, sin querer, un nuevo continente. Ellos recibían también la bienvenida del rey Guacaganari de la isla que Colón llamó Santo Domingo.
El monarca de la isla amigable y buen anfitrión ofreció su ayuda y alimentos a Colón y a su tripulación. Todos probaron el cazabi, camarones, ajes (especia de batata), manjares de jutia, cachicamos y frutos exóticos desconocidos para los náufragos.
Los nativos, además, les entregaron mascaras, collares, brazaletes y pecheras en oro. Una Navidad verdaderamente impactante para los españoles acostumbrados a ver ese elemento precioso en cantidades mínimas.
No obstante, quiza el esplendor del oro no lo era todo para ellos. Según Lacydes Moreno "esa Navidad debió ser para los españoles, principalmente, motivo de recordaciones cargadas de saudades. Mas allá del mar de los Sargazos estaba el solar bienamado y sus gentes también amadas. Debieron poner a volar entonces en los recuerdos la anterior Nochebuena, cuando las esposas o las madres les hicieron con primor frutas de sartén, lo que hoy llamaríamos buñuelos para nuestras celebraciones navideñas, y cuya receta aún estaba viva en ellos" .
El aroma de sus postres amados y de cada uno de sus platos predilectos se confundía en aquella isla botada sobre el mar, con el olor nuevo para ellos, de las hojas encendidas que los indígenas llevaban en la boca. Un mestizaje de olores, sabores, recuerdos y realidades que terminaron en la colonización que el Almirante inició a partir de su segundo viaje.
Dicen los historiadores que al regresar, Colón trajo a América herramientas de laboreo, vacas, cerdos, oveja, toros y gallinas entre otros animales. Así, después de su primera Navidad y al empezar su segundo viaje, el Almirante darienda suelta a la trasculturación gastronómica. Costumbres, especies, sabores y olores que comenzaron a cocinarse en lo que hoy se conoce como la olla del Caribe.
Señala Lácydes Moreno que dos o tres años después debió ser grato para los colonizadores, celebrar la Nochebuena con gallinas gordas o el característico lechón, incluso comenzó a introducirse la tradición del pavo de Navidad. Desde en tonces, nuestro continente ha incorporado nuevas costumbres en la tradición del 24 de diciembre. Villancicos y pesebres que representan la Natividad de Jesús llegaron algunos años después del descubrimiento de América, después del arribo de los animales españoles al continente. No obstante su impacto ha sido tan hondo que aún en nuestros días celebramos las navidades al ritmo de los villancicos, alrededor del pesebre y ahora, con nuevas modificaciones como el árbol navideño, la tradición de San Nicolás y las cartas al Niño Dios.

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com