Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/14/1994 12:00:00 AM

NEGRA NOCHE DE CARTAGENA

Después de tocar fondo entre basuras, contaminación y un pésimo acueducto, los cartageneros le ponen el pecho a la crisis de su ciudad.

NEGRA NOCHE DE CARTAGENA NEGRA NOCHE DE CARTAGENA
HACE EXACTAMENTE UN AÑO EL PAIS SE enteró del caos que se vivía en Cartagena. En la prensa aparecieron titulares como "Catástrofe y desgreño en La Heróica", "Aguas negras por las calles de Bocagrande", "Cartagena, una crisis que apesta", "Congelada construcción por tres años ", "Se multiplican ventas callejeras", "Cartagena huele mal", "La basura acorrala al turismo"... Hoy, 12 meses después, los titulares podrían ser los mismos. Aunque el sector público, la empresa privada y en general todos los cartageneros hacen lo imposible por sacarla del fondo, La Heróica se sigue desmoronando. Por lo menos esa es la imagen que se llevan los turistas después de visitarla.
Esta ciudad -escenario de reinados de belleza, de festivales de cine y de jazz y de importantes foros internacionales- afronta la peor de sus crisis. Problemas que venían desde tiempo atrás -como la falta de servicios públicos, la escasa planeación urbana, el desempleo, los altos índices de pobreza, las basuras, los vendedores ambulantes y la contaminación de la bahía y de la ciénaga de la Virgen- alcanzaron su punto máximo en estos últimos dos años. Y lo más grave es que los proyectos de solución que están en marcha no darán sus frutos antes de 1997.

LA GOTA FRIA
Cartagena vivió su momento más dramático el pasado mes de septiembre, cuando las aguas negras del alcantarillado llegaron hasta las playas de Bocagrande y las autoridades del distrito se vieron obligadas a restringir su uso. Ese mismo mes la Corte Constitucional decidió apoyar la acción de tutela que pedía frenar la construcción en los sectores turísticos hasta que se garantizara una adecuada prestación de servicios públicos.
Y es que la peor plaga de La Heroica es, sin duda, su sistema de acueducto y alcantarillado, que desde hace más de medio siglo no ha tenido un programa adecuado de mantenimiento y ampliación. Si no fuera por los tanques de almacenamiento que hay en los sectores privilegiados y por los racionamientos diarios a los que se han visto abocados todos los habitantes, ningún cartagenero gozaría del servicio de agua las 24 horas del día. Más del 40 por ciento de la ciudad -es decir, las 250.000 personas que viven en los barrios marginados- no conoce siquiera la existencia de un acueducto. De hecho, se ve forzado a emplear el agua contaminada de la ciénaga de la Virgen.
Las perspectivas de solución en este campo no son nada alentadoras, sobre todo si se tiene en cuenta la grave situación en que se encuentran las Empresas Públicas de Cartagena. Varios años de corrupción e ineficiencia las pusieron a las puertas del abismo. En palabras del actual gerente, Jorge Mendoza, la empresa está técnicamente quebrada (ver cuadro). Además de una pesada carga prestacional padece un déficit de 6.000 millones de pesos y un pasivo total de 60.000 millones. El mal manejo que se le ha dado hizo que la Procuraduría General de la Nación tomara cartas en el asunto y decidiera investigar la gestión de los últimos gerentes. Una de las conclusiones que arrojó el estudio de la Procuraduría es que "mientras la empresa no sea administrada con criterios económicos y técnicos, y no políticos, nunca saldrá de la situación en que se encuentra ".

AGUA MALA
Pero aparte de no prestar los servicios adecuados, el sistema de acueducto y alcantarillado se ha convertido en el mayor contaminante de la ciudad. La bahía de Cartagena recibe el 40 por ciento de las descargas del alcantarillado y la ciénaga de la Virgen el 60 por ciento restante. Y a El Laguito, por su parte, no sólo le llegan las basuras, sino también las aguas negras de los grandes edificios que lo rodean. Tan grave es su situación que varios técnicos del Inderena aconsejan no emplearlo ni siquiera para la práctica de deportes náuticos. Sin embargo, los turistas siguen visitándolo.
La ciénaga se ha convertido en el gran botadero de la ciudad. Esto, además de generar desastres ambientales, está creando graves problemas sociales: a sus orillas viven más de 100.000 personas que no sólo carecen de los servicios básicos sino que están expuestas a adquirir enfermedades mortales, pues diariamente se ven obligadas a utilizar el agua de la ciénaga para su aseo personal y para cocinar sus alimentos. El drama que afronta esta población -que representa a la otra Cartagena de la que poco se habla- no es nuevo. Desde hace más de dos décadas vive en estas condiciones.
No toda la contaminación de Cartagena se le puede achacar al acueducto. El Canal del Dique y las industrias ubicadas en el sector de Mamonal también son responsables de la alarmante situación en que se encuentra la bahía. Hace dos meses, en efecto, la Procuraduría Delegada para Asuntos Agrarios quiso ayudar a solucionar este asunto y pidió al Inderena intervenir a 29 empresas de Mamonal por estar vertiendo contaminantes en forma indiscriminada.
Aunque la decisión de la Procuraduría de participar en los asuntos ambientales de Cartagena fue bien recibida por todos, muy pocos estuvieron de acuerdo con el resultado de la investigación, especialmente los propios industriales. Adelina Covo de Guerrero, de la Fundación Mamonal, dice que "el fallo fue una ligereza del procurador agrario, que parece no estar enterado de cuáles son las industrias que pertenecen al sector de Mamonal. Muchas de las que ordena intervenir ni siquiera están en funcionamiento".
Según Alvaro Pión, de la seccional del Inderena en Cartagena, en la investigación del procurador agrario, Augusto Cangrejo, hay muchas imprecisiones. La prueba de esto es que seis de las empresas citadas como contaminantes son granjas camaroneras; Alcalis -que también se encuentra en el listado- está fuera de funcionamiento; la urbanización Marbella nunca pasó de ser un proyecto; la Licorera Colombiana no está sobre la bahía sino frente a la Universidad de Cartagena, y Colterminales no produce residuos líquidos. Hasta el momento una sola empresa ha resultado sancionada: Curtiembres Mateuchi. Las demás industrias se encuentran en plan de cumplimiento con el Inderena para buscar la forma de seguir reduciendo los residuos líquidos.
Lo cierto es que, vengan de donde vinieren los contaminantes, para recuperar la bahía se necesitan cinco años libres de cualquier tipo de vertimiento. Mientras esto no se produzca seguirán los malos olores en la ciudad y la presencia de bacterias fecales en los cuerpos de agua que, en época de invierno, convierten las playas en un lugar nada aconsejable para los turistas.

CAMBIO DE RUMBO
Pese a todo esto, Cartagena se sigue llenando de visitantes. Según datos de la Corporación Nacional de Turismo, a la ciudad llegan en promedio 900 personas diarias, particularmente extranjeras. No obstante, el turismo nacional sí se ha visto menguado. Y no sólo por la crisis sanitaria ni por las aguas contaminadas, sino por los precios. Viajar a Cartagena se ha vuelto casi tan caro como desplazarse a Jamaica, San Marteen o Aruba. Mientras una semana de vacaciones en La Heroica le vale a una sola persona cerca de 800.000 pesos, en Cancún cuesta únicamente 150.000 pesos más.
No hay duda de que muchos colombianos que eran asiduos visitantes de Cartagena están prefiriendo otros destinos. "La presión que se sentía en temporadas anteriores ha bajado -dice Sonia Gedeón, relacionista pública del Hotel Hilton-. Por eso precisamente estamos creando paquetes turísticos más económicos para volver a conquistar ese mercado que se nos está yendo de las manos".
Sin embargo, para que la gente siga viajando a la ciudad, no sólo se requieren planes más económicos. Las basuras en las esquinas, las playas sucias y atiborradas de vendedores ambulantes, las aguas negras en las calles e, incluso, el hecho de no tener un aeropuerto que esté a la altura de una ciudad turística internacional, hacen bajar cada día el número de visitantes.
En efecto, el Rafael Núñez, que durante la pasada administración tuvo asignados por parte del Gobierno central cerca de 1.000 millones de pesos para su ampliación, no ha recibido todavía ninguna mejora. "El aeropuerto no satisface las necesidades de Cartagena -dice el ex alcalde José Enrique Rizo-. No hay duda de que su operación debería estar a cargo de la empresa privada". Pero esta alternativa tiene más enemigos que seguidores.

YA ERA HORA
En lo que sí están de acuerdo los cartageneros es en que llegó la hora de sacar a su ciudad adelante, aunque son conscientes de que no será un proceso rápido ni fácil. "Cartagena no se dañó de un día para otro. Pero tampoco se arregla de un día para otro", dice Adela de Cavelier, gerenta de Fenalco. Y mucho menos cuando se trata de una ciudad con uno de los mayores índices de pobreza en el país, un desempleo del 18 por ciento, un subempleo incalculable y un total de habitantes que crece en forma acelerada.
La dramática situación que vive La Heroica produjo un milagro que rara vez se ve: la empresa privada decidió trabajar hombro a hombro con el sector público. Clímaco Silva, de la Fundación Nueva Cartagena, creada hace un año para buscarle salidas a la crisis, afirma que "la actitud que ha tenido la clase politica hacia la ciudad fue la que nos llevó a intervenir. Hoy en día apoyamos al alcalde, pero no en forma incondicional. Si llegamos a ver que no está actuando con transparencia, volveremos a tomar distancia ".
Por el momento al alcalde de Cartagena, Gabriel García Romero, quien al principio de su gestión recibió la crítica de casi toda la ciudad, le están saliendo las cosas bien. Uno de los puntos que se ha anotado a su favor es la pronta recuperación económica de la capital de Bolívar. Controlando gastos, reduciendo personal y mejorando el sistema de recaudo, se logró aumentar el presupuesto de 11.000 millones de pesos en 1992, a 33.000 millones en 1993. "Recibimos la ciudad en estado de catástrofe general -dice Oscar Brieva, el secretario de Hacienda municipal-. Tenía deudas por 1.700 millones de pesos, 300 millones de sobregiros, 700 millones en cheques sin fondos.. En fin, poner a Cartagena al dza valía 300.000 millones de pesos Ya ese paso no se iba a lograr ni siquiera en 45 años".
La actual administración ha determinado sacar a la ciudad del caos y está poniendo en marcha varios de los proyectos de solución que estaban archivados. El más grande de ellos es el plan de saneamiento básico, que tendrá un costo de 65.000 millones de pesos y estára listo en 1995. Cubre la ampliación de las redes de acueducto y alcantarillado y la creación de una nueva empresa de servicios públicos en la que la operación estará en manos de la empresa privada.
Ya está en camino también la privatización del servicio de recolección de basura -hoy en día se recoge apenas el 50 por ciento de las basuras de la ciudad- y la construcción de un relleno sanitario que reemplace el basurero de Henequén, que se encuentra a cielo abierto, originando grandes problemas ambientales. Se tiene proyectada, igualmente, la reubicación de los vendedores ambulantes -la semana pasada se trasladaron 114 puestos de la avenida San Martín, en el sector de Bocagrande- y la reubicación de las 1.913 familias que viven en el cerro de La Popa, una zona de alto riesgo afectada por la deforestación.
Algunas personas han criticado fuertemente la acción del alcalde García Romero y aseguran que toda esta serie de planes va a dejar tan endeudada a la ciudad que en el futuro se va a presentar una crisis aún peor. Sin embargo, resulta difícil pensar que Cartagena pueda llegar a estar en una situación más grave que la que vive actualmente. Lo único que esperan, tanto los cartageneros como el país en general, es que las soluciones que se tienen proyectadas no se queden otra vez sobre el papel.

LAS EMPRESAS PUBLICAS EN CIFRAS
PRESTACION DE SERVICIOS SITUACION FINANCIERA
. 250.000 cartageneros no tienen . El pasivo total de la
servicio de acueducto empresa es de 60.000
millones de pesos
________________________________ _______________________
. A ninguna parte de la ciudad le Tiene un déficit de
llega agua las 24 horas del día 6.000 millones de pesos
________________________________ _______________________
. Sólo el 55% de la ciudad goza Su factor prestacional
de alcantarillado es del 3.2
________________________________ _______________________
. El 50% de las basuras se queda . La pérdidas acumuladas
en las calles y en los canales son 1.5 veces su
de la ciudad patrimonio neto
________________________________ ________________________
. Cartagena requiere 30 recolec- . Sólo se factura el 46%
tores de basura y sólo hay tres de los servicios y ape-
en funcionamiento nas el 20% de los usua-
rios paga oportunamente.

Fuente: Alcaldía, Empresas Públicas


QUE RECIBE LA BAHIA

CANAL DEL DIQUE
Sólidos suspendidos: 1.800 toneladasdía
Nutrientes: 2 toneladasdía
____________________________________________________________
ALCANTARILLADO
Demanda bioquímica de oxígeno: 357.6 toneladasdía
Fósforo: 14.4 toneladasdía
Aceites y grasas: 158.4 toneladasdía
Coliformes totales: 24 millones de bacterias
en 100 ml de agua
Coliformes fecales: 5.7 mill. de bacterias
en 100 ml de agua
____________________________________________________________
INDUSTRIAS
Aceites y grasas: 1.5 toneladasvía
Fenoles: 0.04 toneladasdía
Fosfato total: 0.09 toneladasdía
Demanda bioquímica de oxígeno: 3.57 toneladasdía
Demanda química de oxígeno: 4.9 toneladasdía
Amonio: 0.4 toneladasdía
Nitrato: 0.05 toneladasdía
Nitrito: 0.01 toneladasdía
Nitrógeno herdal total: 14.02 toneladasdía
___________________________________________________________

Fuente: Inderena, Fundación Mamonal

__________


GABRIEL GARCIA - ALCALDE DE CARTAGENA
"La crisis de la ciudad no se originó en las últimas administraciones. Se ha venido gestando desde hace más de 25 años".

JORGE MENDOZA - GERENTE EMPRESAS PUBLICAS
"El acueducto se contruyó en 1938 y no ha tenido una ampliación planificada que responda a las necesidades de hoy y del futuro".

ALVARO PION - INDERENA
"Aunque se dejaran de verter los residuos de acueducto y alcantarillado, la bahía no se recuperaría en menos de cinco años".

PEDRO MOGOLLON - FONDO MIXTO DE PROMOCION TURISTICA
"Sólo cuando los problemas de la ciudad toacaron fondo, la empresa privada y los gremios empezaron a buscar soluciones".

EDUARDO DEL RIO - FUNDACION PRO CARTAGENA
"Para empeorar la crisis, el actual alcalde está empeñando a la ciudad para sacar adelante sus proyectos".

CLIMACO SILVA - FUNDACION NUEVA CARTAGENA
"La actitud que había tenido la clase política hacia Cartagena fue la que puso a trabajar a la empresa privada".

EDICIÓN 1892

PORTADA

Los lunares del gobierno de Santos

La pobre implementación de los acuerdos con las Farc, el auge de los cultivos de coca y la mermelada en las relaciones con el Congreso proyectaron las principales sombras sobre el gobierno que termina.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1893

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.