Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/27/1994 12:00:00 AM

No. 2 NACIMIENTO DE LA FIFA<BR>LOS ROBOS DE LA COPA MUNDO

No. 2 NACIMIENTO DE LA FIFA<BR>LOS ROBOS DE LA COPA MUNDO, 22802 No. 2 NACIMIENTO DE LA FIFA<BR>LOS ROBOS DE LA COPA MUNDO


EL PERRO MAS FAMOSO DEL MUNDO

El último sábado de julio de 1966, en el vaticano del fútbol -el Estadio Imperial de Wembley- està a punto de realizarse la ceremonia culminante del octavo Mundial de Fútbol: la premiación.
Isabel II de Inglaterra tiene en sus manos la preciada Copa Juies Rimet, lista a entregarla en manos de quienes serán los depositarios temporales del trofeo durante los siguientes cuatro años: los jugadores de la selección inglesa.
En ese emotivo momento pocos recordaban que 130 días atrás esa misma Copa cambió de manos pero en forma un poco menos protocolaria.


* La copa desaparece
El domingo 20 de marzo, en la exhibición que los promotores del Mundial hacían de la Copa Jules Rimet en el City Hall de la ciudad de Londres, alguien entró en la exhibición y, frente a las narices de los seis guardas que la custodiaban, metió la mano en la vitrina y salió con la estatuilla. No sonó la alarma. Nadie se percató.
Los siguientes ocho días fueron de imperial desconcierto.
Los famosos sabuesos del legendario Scotiand Yard, encargados de resolver el extraño robo, iniciaron de inmediato las pesquisas, seguros de que la banda estaba compuesta por expertos delincuentes.
Pero el desconcierto fue mayor cuando se descubrió que la presunta banda se reducía a un vulgar ladronzuelo: Edward Betehley.
Betehley, una vez en poder del trofeo, empezó a cometer errores de principiante.
En cambio de pedirle al directivo responsable de la custodia de la Copa, señor Joe Mears, de The Footbal Association, las 15.000 libras que demandaba como rescate, hizo petición similar pero al inspector de policía Leonard Buggy.
Con la captura de Betehley ("elemental mi querido Watson") la policía inglesa resolvió el caso, pero la Copa continuó refundida.

* Aparece la Copa
Entonces surgió en escena el verdadero héroe de la pelìcula: Pickles, perro de muy dudoso pedigrí -si se quiere bastante mestizo- que tuvo la fortuna de resolver tan cacareado lío.
La copa se encontró envuelta entre papeles de periódico.
La prensa de la época menciona que el perro "halló la Copa entre una pila de basura".
Otros, más victorianos, ubican el sitio como el idílico jardín de la casa de David Corbett -su dueño-, ubicado en el suburbio de Norwood.
Y la FIFA, en su libro histórico, luce aún más ambientalista: "La copa fue hallada -enterrada debajo de un árbol- por un perrito llamado Pickles.
Sea como fuere, la Copa apareció.
- El ladrón Betehley fue condenado a dos años de cárcel.
- El Scotland Yard salvó su honor.
- El señor Corbett, dueño del animalito, pasó a la inmortalidad. Y como si fuera poco, le recompensaron con 3.000 libras esterlinas.
- Pickles recibió la Medalla de Plata de la Asocición Canina Inglesa.
- La Reina pudo entregar con todo el protocolo el Trofeo.
- E Inglaterra pudo disfrutar, por los siguientes cuatro años, de la copa Jules Rimet en casa.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • ¿Qué pasaría si gana Bolsonaro?

    ¿Qué pasaría si gana Bolsonaro?

    close
  • El desafío de reducir la desigualdad económica

    El desafío de reducir la desigualdad económica

    close
  • "Es una refrendación de mi inocencia": Cepeda gana batalla jurídica a Uribe

    "Es una refrendación de mi inocencia": Cepeda gana batalla jurídica a Uribe

    close
  • Las razones por las que los estudiantes continúan marchando

    Las razones por las que los estudiantes continúan marchando

    close
  • Los mitos más populares de la ciencia

    Los mitos más populares de la ciencia

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1902

PORTADA

Memorias de medio siglo

Enrique Santos Calderón cuenta las últimas cinco décadas en Colombia a través de su papel en el movimiento estudiantil de los sesenta, su militancia en la izquierda en los setenta, su pluma en ‘Contraescape’, su oficialismo como director de ‘El Tiempo’ y su relación con el hermano-presidente.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1902

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.