Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/24/1994 12:00:00 AM

SECTOR FINANCIERO

SECTOR FINANCIERO, Edición 647, Sección Especiales, 23870 SECTOR FINANCIERO
LAS CAV VIENTO EN POPA
El auge de la construcción y el ahorro han causado un inusitado crecimiento del sistema Upac en Colombia

SON POCOS LOS intermediarios financieros que han tenido que abrirse paso tan duro en la economía del país como las Corporaciones de Ahorro y Vivienda (CAV). Sin embargo, el gobierno ha comprendido que gran parte de la estructura económica del país se sustenta en el bienestar de las CAV.

El sistema Upac que manejan las corporaciones de ahorro debe competir en el mundo financiero con pocas armas en las manos. Sin embargo, actualmente cumple una función crucial en el desarrollo nacional: financia a largo plazo la adquisición de vivienda. Este fenómeno es de capital importancia precisamente ahora que es cuando el país se encuentra en medio de un acelerado proceso de urbanización: la población urbana pasará de 22 millones en el presente a 42 millones en el año 2030.


FUNCION SOCIAL

A las necesidades de vivienda generadas por el crecimiento de la población, hay que sumar la que genera la disminución del tamaño promedio de los hogares. Durante las próximas cuatro décadas será necesario construir más de 10 millones de viviendas en Colombia. Esta será una tarea que puede llevar a una aceleración en el crecimiento de las CAV, entidades que el año pasado financiaron entre 70.000 y 80.000 viviendas y actualmente se espera que el número supere las 100.000. La idea es que sean las corporaciones de ahorro y vivienda las encargadas de subsanar el déficit de vivienda que aumenta día a día, puesto que el sector informal que no utiliza la financiación a duras penas puede construir entre 50.000 y 60.000 soluciones de vivienda en un año.

Afortunadamente el gobierno decidió que para que el sistema Upac cumpliera con este objetivo, debería modificar la corrección monetaria con el objeto de responda más rápidam a los cambios que se producen en las tasas de interés mercado. De esta manera las CAV pueden competir en condiciones similares con entidades bancarias. Además, como las corporaciones de ahorro ya no solo captan en Upacs sino que lo pueden hacer en pesos, esta medida permite dar un nuevo empuje al auge que se vive en el sector inmobiliario.

La competencia en el mercado financiero gira en torno de la captación de ahorros. Ya no son solo las CAV las únicas autorizadas a remunerar los ahorros a la vista. Hoy en día enfrenta la competencia de las cuentas de ahorros de los bancos y de las fiduciarias con fondos comunes ordinarios. En buena medida el éxito de los bancos y los fiduciarias se debe a que han ofrecido una rentabilidad relativamente alta. Sin embargo, la revisión de la corrección monetaria autorizada por el gobiemo impone a las CAV el reto de modernizarse aún más y preparar su personal para la batalla que puede desatarse por la captación de capitales.

En el competido mercado financiero de la apertura, las CAV siguen manteniendo las preferencias de los ahorradores sobre los bancos. Pero si quieren mantenerse como van, deben ser. conscientes de la necesidad de mejorar en la atención al público y en servicios. De lo contrario las entidades bancarias y financieras que han entendido esta exigencia del cliente, empezarán poco a poco a minar la gran tajada que manejan hasta ahora las Corporaciones de Ahorro y Vivienda.

Ya se observa cómo las CAV han empezado a diversificar su atención al público. Por ejemplo, la ampliación de la cobertura de oficinas y cajeros automaticos que hay en el país. Además, están ofreciendo variedad de productos como tarjetas de débito internacional, tarjetas de crédito, terminales empresariales y agilizadores de servicios. El sistema Upac cumple una función particularmente valiosa en sectores de clase media baja, que no tienen acceso a un tipo de crédito fácil y cómodo de pagar.

CAV VERSUS FIDUCIARIAS

Desde hace más de un año algunas fiduciarias han venido ofreciendo altas rentabilidades a quienes les depositen su dinero. El punto de comparación que utilizan es el de las Corporaciones de Ahorro y Vivienda. Ambos sistemas remuneran a depósitos a la vista pero existen diferencias entre ellos.

Uno de los aspectos más importantes que tiene en cuenta el ahorrador es la rentabilidad. Las CAV garantizan la tasa de interés ofrecida por largos plazos de tiempo, dependiendo básicamente de la corrección monetaria. Las fiduciarias no lo pueden hacer porque para ellas la rentabilidad no es un fin sino un medio.

La solidez es otro asunto que motiva a los ahorradores a dejar su plata en una u otra parte. El dinero que se entrega a una fiduciaria está respaldado por inversiones en la bolsa y otros papeles financieros. Afortunadamente quienes son los responsables de las inversiones del portafolio son muy conservadores en las políticas de inversión. No obstante nadie garantiza que el día de mañana estas inversiones queden sin respaldo. Al contrario de lo que sucede en las CAV, donde el dinero depositado está respaldado por el sector de la construcción, uno de los de mayor crecimiento en los últimos años.

En cuanto al respaldo, los depósitos de las CAV cuentan con el seguro del Fondo de Garantías de Instituciones Financieras. Este seguro de depósito minimiza los riesgos para los ahorradores. Las fiduciarias adolecen de este mecanismo. Por ejemplo, si quebrara un CAV el gobierno se encargará de reintegrar el dinero a los ahorradores, garantía que no tienen las fiduciarias.

En liquidez y servicios las Corporaciones de Ahorro y Vivienda aventajan a su competencia pues mientras en las fiduciarias el dinero lo pueden devolver en un plazo de cinco días después de solicitado, en los CAV el ahorrador lo puede retirar todo en el momento que desee, gracias a los horarios extendidos y los cajeros automáticos que existen en la mayoría de los municipios del país.

EL MOMENTO ACTUAL

Los créditos entregados por las CAV durante los seis primeros meses de este año sumaron 992.906 millones de pesos, cifra que representa un aumento del 52,1 porciento respecto al mismo periodo del año anterior. De ese total, 586.390 millones de pesos se le entregaron al sector constructor, 329.646 millones a préstamos individuales y los 29.568 sobrantes a otros usos. Esto significa Que la cartera superó los 5 billones 118.000 millones de pesos. Entre enero y junio de 1994 han ingresado a las arcas de las corporaciones por concepto de recuperación de cartera más de 445.300 millones de pesos, cifra superior en 34,1 por ciento a la del año anterior en el mismo periodo.

Las captaciones que en el primer semestre de 1993 sumaron 676.865 millones de pesos, en idéntico ciclo en 1994 alcanzaron 942.665 millones, creciendo el 39,2 por ciento. Esa situación se generó debido al excelente comportamiento de las captaciones de los Certificados de Depósito a Término Fijo entre uno y 12 meses, que pasaron de 137.880 millones a 260.278 millones de pesos en los dos periodos analizados. Sin embargo, en las captaciones de ahorro se registró un descenso del 20 por ciento. Mientras en los primeros seis meses de 1993 los ahorradores depositaron en las corporaciones 495.246 millones, en el mismo lapso este año colocaron 397.276 millones de pesos. Lo curioso del fenómeno es que a pesar de que los recursos depositados en las cuentas de ahorro son menos cuantiosos que en el primer semestre del año pasado, el número de ahorradores creció este año en 43.3 por ciento.


¿Y EL FUTURO?

El futuro de las Corporaciones de Ahorro y Vivienda puede ser bueno en algunos aspectos como el del fuerte auge que muestra la construcción en Colombia, o la diversificación de productos ofrecidos por ellas, pero no lo es todo. La rigidez de la fórmula con la cual se calculaba la corrección monetaria desapareció por una decisión tomada por el gobierno. Debido a ello es posible que el ahorro en Upacs sea nuevamente atractivo gracias a la flexibilidad que ofrece ahora el valor de la corrección monetaria.

Las CAV saben de la necesidad de aplicar una serie de reformas al sistema financiero colombiano, como la que les quitó la exclusividad que tenían de remunerar depósitos a la vista. El resultado es que las CAV deben compartir con otros intermediarios financieros el ahorro de los colombianos. Lo que las corporaciones consideran injusto es que las herramientas con que han sido dotadas legalmente para competir en el mercado financiero, sean de una condición inferior a las que poseen sus directos competidores como las compañías financieras o las entidades bancarias. Por ejemplo, la determinación de desmontar la remuneración que venía recibiendo el encaje correspondiente a los depósitos en Upac. Dicha medida, según el director del Instituto Colombiano de Ahorro y Vivienda (Icav), Guillemmo Gómez Estrada, habrá de tener efectos desastrosos sobre los resultados propios de las CAV y del Banco Central Hipotecario.

La norma producirá como resultado la incurrencia por parte de las CAV en unos mayores costos de captación que, calculados en cifras actuales, pueden llegar a ser de aproximadamente 80.000 millones de pesos. Obviamente esta medida satisface ampliamente a los bancos comerciales ya que ellos basan su movimiento financiero en cuentas corrientes y otros negocios, mientras que las CAV tienen el 80 por ciento de su patrimonio en cuentas de ahorro.

Gómez Estrada considera que el Banco de la República debería derogar el artículo segundo de la resolución 27 de 1994, o modificarlo de tal forma que las CAV no se vean afectadas, pudiendo competir en igualdad de condiciones con las demás instituciones financieras. "Gran parte del futuro económico, no solo de las CAV sino del país, se juega en la decisión que tome el gobiemo al respecto. Vale recordar que las Corporaciones de Ahorro están fortaleciendo muchos programas de vivienda y si empiezan a perder ritmo de crecimiento, la construcción frenará su avance", dice el director del Icav. El gobiemo debe entender que el futuro del sistema Upac, del ahorro de los colombianos y del sector de la construcción tiene que seguir su ritmo de desarrollo. Y ello depende de que la decisión que tomen al respecto sea la correcta.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • "Si hay vida fuera de este planeta debe ser muy lejos"

    "Si hay vida fuera de este planeta debe ser muy lejos"

    close
  • "Es posible morir bien y sanos así estemos enfermos"

    "Es posible morir bien y sanos así estemos enfermos"

    close
  • Álex Saab, el hombre de Maduro

    Álex Saab, el hombre de Maduro

    close
  • Este domingo se abrirán oficialmente las puertas del Movistar Arena

    Este domingo se abrirán oficialmente las puertas del Movistar Arena

    close
  • ¿Qué pasaría si gana Bolsonaro?

    ¿Qué pasaría si gana Bolsonaro?

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1903

PORTADA

¿Quién es el colombiano prófugo y socio del régimen de Maduro?

Esta es la increíble historia del empresario Álex Saab, el hombre que hizo llave con el presidente de Venezuela para ejecutar operaciones por cientos de millones de dólares en el mundo con la comida de los venezolanos.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1903

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.