Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/29/2003 12:00:00 AM

A toda máquina

Los puertos de Santa Marta, Barranquilla y Cartagena se preparan para ser la mayor fortaleza del comercio exterior del país, con tecnología de punta y eficiencia en el manejo portuario.

Hace cuatro años, cuando Mauricio Suárez se posesionó como gerente del Terminal de Santa Marta, descubrió que tenía el estadio de fútbol más caro del mundo. Los patios eran subutilizados por la administración del antiguo Colpuertos y en vez de almacenar la carga de exportación de banano y aceite de palma africana los operarios del puerto mantenían vibrantes partidos. Además la ineficiencia, la burocracia y el rezago tecnológico no dejaban que se modernizara la operación portuaria.

"Los puertos del Caribe cambiaron completamente en los últimos 10 años después de la privatización. El principal problema que tuvieron fue que estaban abandonados, burocratizados, con todos los vicios y problemas que presentaba el antiguo Colpuertos. Un atraso y una falta de desarrollo, tecnología y de eficiencia total que hizo que los Puertos perdieran una gran competitividad en la región", recuerda Fernando Arteta, presidente del Puerto de Barranquilla.

El revolcón que trajo consigo la apertura económica obligó a que los concesionarios privados de los muelles hicieran millonarias inversiones en grúas, adecuación de la infraestructura vial, dragados y reducción del personal, entre otros, lo que se tradujo en una disminución de las tarifas y del tiempo de tránsito de las mercancías en los terminales. Todo esto contribuyó a que se transformara la cultura portuaria. Fue un proceso acelerado que permitió que los terminales fueran competitivos en el mercado latinoamericano y entre ellos mismos.

Hoy por las tres ciudades se mueve 80 por ciento de la carga de importación y exportación del país y, pese a que no han tenido un mayor impacto sobre el despunte de la industria regional, el comercio internacional de ciudades como Bogotá y Medellín se mueve por los terminales de la Costa Caribe. En esencia, la gran ventaja es su ubicación estratégica, a poca distancia de los principales socios comerciales del país: Venezuela, Estados Unidos, Centroamérica y las islas del Caribe.

También el régimen de zonas francas ha permitido la consolidación de un importante número de empresas de maquila, que han jalonado el empleo local, sin embargo la principal preocupación ha sido la poca disponibilidad de mano de obra calificada, lo que hace que el mejoramiento de la educación de los costeños sea uno de los grandes retos del comienzos del siglo XXI.

Otro aspecto relevante para la recuperación del comercio exterior ha sido que las sociedades portuarias han mejorado sus sistemas de seguridad y protección al medio ambiente, trabajo que se ha hecho de la mano con las autoridades ambientales, la Policía Portuaria y las agencias antidrogas. En Santa Marta, por ejemplo, se invirtieron 7,6 millones de dólares en tecnología de punta para el cargue y descargue de carbón, lo que eliminó el riesgo de derrame del producto en la bahía. Todo esto ha logrado que se aumente la percepción de seguridad en las ciudades de la Costa, que han ayudado a la consolidación del comercio exterior.

¿Cuál es la tendencia de los terminales de la Costa Caribe? Cartagena reaccionó a una crisis que le hizo pensar hacia dónde debería proyectarse con la construcción del corredor de carga -una carretera que mejora los accesos a la ciudad y a la industria-, logró recomponer su logística de comercio exterior y sus servicios públicos, que le permiten ser en la actualidad el primer puerto del país. La ciudad se ha apuntalado como el principal muelle de comercio exterior de todo el Caribe, apoyado además por el dinamismo de la industria petroquímica de Mamonal, es un puerto de transferencia internacional y además un puntal de la industria turística a través del turismo de cruceros.

El puerto de Santa Marta tiene en el carbón su principal motor, que se mueve a través de toda la zona portuaria de la ciudad, y dos muelles más por los que empresas como Drummond, Carbones del Caribe, Cerrejón Central y Carbones de los Andes exportan la producción de las minas ubicadas en Magdalena y La Guajira.

Barranquilla tiene una gran ventaja por la generación de la carga industrial propia como ciudad litoral y por su posición privilegiada, en la desembocadura del río Magdalena. En 1993 el puerto de Barranquilla movía entre 700.000 y 750.000 toneladas, cifra que multiplicó y que en lo corrido de 2003 le significó mover 2.800.000 toneladas.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • "La creatividad no se puede comprar, se adquiere invirtiendo en educación"

    close
  • El abecé del duquismo

    close
  • "Creemos que incluso en los negocios, vivir feliz es muy importante'

    close
  • Colombianos en Harvard: "para llegar acá no hay que ser genio"

    close
  • "Los procesos judiciales no han refutado mis pruebas sino que las han enriquecido": Petro

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1899

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.