Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/12/1993 12:00:00 AM

TURISMO Y VACACIONES

TURISMO Y VACACIONES, Edición 567, Sección Especiales, 19605 TURISMO Y VACACIONES
BUSEO PARA PRINCIPIANTES
NADA MEJOR PARA ENTENDER LO que significa vivir en tierra firme que explorar ese otro mundo: el mar. Y para hacerlo está el buceo, un deporte que combina la física con la diversión.
Además del contacto con hermosas especies marinas, bucear es practicar otra sensibilidad. Todo parece más cercano y más grande por la refracción de la luz y porque el agua es más densa que el aire. Cada 10 metros, aproximadamente, se pierde un color. Primero el rojo, luego el verde, el amarillo..., y a 60 metros todos los seres humanos son de sangre azul.
Los ruidos se escuchan pero es difícil determinar de dónde provienen porque el sonido viaja cuatro veces y media más rápido en este medio. Y hasta la temperatura de los cuerpos varía: frío, mucho frío se puede llegar a sentir si no se usa el equipo apropiado, ya que allí el calor es conducido con una velocidad 25 veces mayor que en la atmósfera.
El primer paso para aprender este deporte es, como en el colegio, saber sumar. ¿Qué? La presión en la Tierra (14,7 libras por pulgada cuadrada a nivel del mar) y la misma cifra cada vez que se completen 10 metros durante el descenso.
Básicamente, bucear es el arte de mantener al mismo nivel la presión del agua y la presión del cuerpo. Pero, ¿cómo lograrlo? El secreto se puede resumir en un par de palabras: respirar cons tantemente, y el regulador, que va de la boca del buzo al tan que, hace casi todo el trabajo restante.
Pasando saliva, moviendo la cabeza a los dos lados, bostezando o tapándose suavemente las fosas nasales y soplando se iguala la presión del oido interno con la del medio.
Y para que el agua no empuje con demasiada fuerza la careta contra la cara hay que botar aire por la nariz.

SALUD SUBACUATICA
El cinturón lastre, el que lleva las pesas (ver recuadro), se afloja a medida que aumenta la profundidad. Eso prueba que el cuerpo del buzo también cambia. En pocas palabras se hace un poco más pequeño porque aumenta la densidad que es el grado de concentración de las moléculas.
"Para minimizar esos efectos hay que respirar -subraya Carlos Eduardo López, instructor de buceo de la Cruz Roja-, en todo momento respirar porque una burbuja de aire del tamaño de un alfiler en el organismo puede crecer con el ascenso y en la su perficie ya es un verdadero problema".
Bucear es toda una ciencia. Por eso conviene practicarse un examen médico e ir donde el otorrinolaringólogo antes de probar. La edad es lo de menos, a partir de los 12 años cualquiera puede intentarlo. Claro, mientras no tenga sinusitis, fallas cardiovasculares ni problemas de obesidad.
El oído debe estar en buen estado porque si no la presión probablemente romperá el tímpano o afectará el sentido del equilibrio. En cuanto a los ojos, lo mejor es que los miopes gradúen su careta con las dioptrías necesarias o adapten las gafas en su interior, así evitarán un desprendimiento de retina.
Este deporte también es una prueba de fuego para la boca. Con la presión, cualquier amalgama desadaptada produce dolor o, en el mejor de los casos, termina desprendiéndose.
¿Todo en orden para aprender a bucear? Casi. Las verdaderas escuelas de buceo exigen a los aspirantes, además de exámenes médicos, una prueba de confianza y resistencia en el agua. Sencillo: nadar 200 metros sin parar, no importa qué tan rápido, aunque por lo general a nadie se le van más de ocho minutos. Flotar en la superficie otros cinco y recorrer 12 metros de piscina bajo el agua.

AL AGUA
En Bogotá, los cursos están en aproximadamente 135.000 pesos e incluyen: el alquiler de equipos, entre 14 y 16 horas teóricas, y el mismo tiempo de práctica en piscina.
Cada sesión, por lo general de noche o en fin de semana, es de 120 minutos mínimo porque preparar los equipos para ingresar al agua es dispendiosa al principio. El horario se establece de común acuerdo con los estudiantes y por eso, en escuelas como la de la Cruz Roja, es posible tomar cuatro lecciones de cuatro horas cada una y aprender en un mes a bucear. Al final se hace una evaluación teórica y se programa una salida al mar.
¿Dónde bucear en Colombia? "Santa Marta, las islas del Rosario, San Andrés y Providencia en el Atlántico -comenta Carlos Eduardo López. Y, en el Pacífico, la isla Gorgona, a ocho horas en barco desde Buenaventura, y Malpelo, a 36 del mismo puerto". A esta última costa él prefiere no llevar novatos porque el viaje y las corrientes marinas son más complicadas.
Además de la satisfacción que produce haber encontrado un sistema tan enriquecedor para minimizar el estrés, los nuevos aven tureros del mar reciben en cualesquiera de las academias un certificado de la Asociación Internacional de Buzos (Naui) con sede en California, o de una organización similar. Y, lo que es más importante: un carné que les permite alquilar equipo en cualquier parte del mundo.
Ese es sólo el principio de una larga y excitante carrera en don de se pasa de simple aficionado a dive master, asistente de instructor, instructor y trinner o instructor de instructores. Algunas de las especializaciones posibles son el buceo en naufragios, el nocturno o el profundo. También se puede optar por la fotografía submarina, como hizo Carlos Arturo Noack, el inge niero civil que en un rato de productivo ocio tomó las fotos de los peces que aparecen en este informe. O por el buceo de alturas, uno de los más complicados teniendo en cuenta que la presión es menor.
Las posibilidades del deporte son tan grandes que incluso se aprende un curioso lenguaje de señas usando las manos: Manténgase a este nivel. Míreme. Suba. Baje. Cangrejo. Langosta. Y hasta tiburón. Los buzos también se comunican golpeando el tanque para llamar la atención de sus compañeros o escribiendo en una tablilla cuando las palabras son absolutamente necesarias. Y ca si nunca lo son porque este es deporte de grandes silencios y, profunda observación.
Ni fotos, ni palabras pueden reemplazar la maravillosa ex periencia de conocer el mar.

EL EQUIPO
USDIVERS, TUSA, Seaquest y Mares son las marcas más prestigiosas. Y Estados Unidos e Italia los países donde se producen. En buceo de mar se necesitan, básicamente:
Aletas: que pueden ser en klevor, material de los chalecos antibalas.
Botas: sólo si las aletas son de correa y no de zapato.
Careta: de buceo, con un espacio para la nariz y vidrio templado.
Snorkel: tubo con boquilla en silicona para respirar en superficie.
Lastre: cinturón para colgar las pesas.
Hasta aquí lo que usualmente se compra. ¿La inversión? Alrededor de lOO mil pesos. El resto se toma en alquiler, pues eleva los costos más allá del millón.
Pesas: que facilitan la inmersión Tanque: de aire comprimido, donde la presión se mide en pulgadas cuadradas por metro cúbico y la capacidad en pies cúbicos.
Regulador: que lleva el aire a la presión ambiental.
Chaleco: compensador. Se infla cuando el buzo está abajo para lograr flotabilidad neutral (lograr quietud a voluntad).
Consola, o computador: va en un extremo del regula dor y mide presión y profundidad. Puede tener brújula y reloj.
Vestido: en neopreno como las botas. Conservar el calor corporal.
Octopus: boquilla auxiliar para socorrer a otro buzo.
Tablilla: por si hace falta comunicar algo que no se entiende mediante señas.

OJO AL NITROGENO
Primero euforia y despreocupación. Luego torpeza, algo de in seguridad y fijación de ideas. Finalmente, una gran depresión. Los síntomas son muy similares a los de la embriaguez, pero es narcosis nitrogénica, una forma de intoxicación con nitrógeno.
Despreciando los gases nobles, el aire inhalado a través de la boquilla es 20 por ciento oxígeno y 80 por ciento nitrógeno. Este se acumula en la sangre, las articulaciones, el tejido adiposo y finalmente también en el sistema nervioso. Entonces se presentan los primeros síntomas y hay que ascender un poco para contrarrestar el efecto.
De lo contrario, es probable que el buzo no tenga oportunidad de llegar a la etapa depresiva porque en medio del entusiasmo se quita careta y boquilla, libera el tanque y muere en el fondo del mar.
Después de cada inmersión hay que calcular en cuánto tiempo se puede volver al mar y en cuánto se puede viajar en avión, mien tras se elimina el nitrógeno simplemente con la respiración.

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com