Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/9/1995 12:00:00 AM

UN FISCAL QUE NO TRAGA ENTERO

Tiene una de las màs delicadas responsabilidades que enfrente colombiano alguno: que no se frustre la ùltima esperanza de que la justicia funcione. Si sigue como va, es posible que lo consiga

UN FISCAL QUE NO TRAGA ENTERO UN FISCAL QUE NO TRAGA ENTERO
CUANDO FUE INCLUIDO EN EL ABANICO DE CANDIDATOS para la elección de Fiscal General de la Nación, muy pocos tenían en la mente el nombre de Alfonso Valdivieso Sarmiento. Casi nadie recordaba su paso por el Ministerio de Educación en el primer gabinete del presidente César Gaviria, y muchos simplemente lo asociaban -no sin deslizar acusaciones de nepotismo- con la figura de su primo, Luis Carlos Galán Sarmiento. Su perfil más bien político y su papel de comodín en una terna en la cual se enfrentaba a dos pesos pesados -Juan Carlos Esguerra y Carlos Gustavo Arrieta-, hicieron que la sorpresa que produjo su elección fuera mayúscula y que las apuestas sobre su gestión fueran más bien bajas.
Ahora, cuatro meses después, la sorpresa es que haya arrancado con pie derecho, y que las apuestas han comenzado a subir. Y es mejor que todo siga así. Al fin y al cabo, Valdivieso tiene en sus manos una de las más delicadas misiones que haya asumido colombiano alguno: la de evitar que se frustre la última esperanza que hay en Colombia de que la justicia funcione.
Sin mucho aspaviento y con escaso despliegue publicitario, Valdivieso ha sabido tomar decisiones firmes y oportunas. Ha dado los timonazos necesarios para enderezar el curso de la institución, que en sus escasos dos años y medio de vida enfrentaba problemas filosóficos y administrativos. Filosóficos, pues la idea de que una de sus principales armas -la política de sometimiento- se estaba convirtiendo en rey de burlas, iba haciendo carrera. Administrativos, porque aparte de lo anterior, en sus demás responsabilidades la Fiscalía parecía irredimiblemente condenada al burocratismo y la ineficiencia.
Para enfrentar los problemas filosóficos, Valdivieso decidió revisar los procesos más polémicos de negociación de penas, y en los casos en que ha creído necesario echar abajo los acuerdos inicialmente alcanzados entre la Fiscalía y los abogados de los más peligrosos narcoterroristas, lo ha hecho sin que le tiemble el pulso. Es así como el Fiscal decidió no tragar enteras las confesiones de John Jairo Velásquez, alias 'Popeye', y Carlos Mario Alzate Urquijo, alias 'Arete', y optó por cuestionar tanto la validez como la utilidad -en materia de colaboración efectiva con la justicia- de sus testimonios. De esta manera, Valdivieso parece estar conjurando el peligro de que los criminales que sembraron el terror en el país a finales de los años 80 y a principios de esta década, fueran condenados a penas irrisorias.
Igualmente importantes han sido sus gestiones para reactivar las investigaciones contra algunos de los màs notables miembros del cartel de Cali, que parecían marchar a un sospechoso paso de tortuga, y para restablecer los canales de cooperación judicial con Estados Unidos, sin los cuales resulta pràcticamente imposible coronar con èxito algunas de las más delicadas investigaciones por narcotráfico.
Esto ha generado confianza en cuanto a sus intenciones en los procesos más críticos, tanto como la ha generado en el resto de los asuntos el hecho de que haya logrado conformar un buen equipo de trabajo, encabezado por el vicefiscal Adolfo Salamanca, con cuya colaboración está ensayando algunos cambios operativos que pretenden solucionar el desgreño administrativo en que se encontraba la Fiscalìa.
Pero muchos creen que puede haber algún exceso de verticalidad en la actitud de Valdivieso, como consecuencia del cual los jefes del cartel de Cali interesados en someterse han sido ahuyentados, con todos los riesgos que esto implica. Sin embargo, en esto parece darse una gran equivocaciòn. Por cuenta del expediente aún no aclarado de los narcocasetes, el gobierno de Ernesto Samper está, en términos pràcticos, impedido para empujar una negociación con las gentes del cartel. Y por ello mismo, así como por esa verticalidad que algunos le cuestionan, Valdivieso es el único funcionario con la suficiente legitimidad para obtener este sometimiento.
En este punto, el Fiscal tiene un doble desafío: aparte de lograr que se sometan, debe conseguir que lo hagan en condiciones dignas para la justicia y para la sociedad, es decir, a cambio de que tengan presentación tanto nacional como internacional. Si no logra que estos hombres se sometan, habrá mantenido la dignidad de su actitud, pero habrà fracasado en cuanto a la efectividad de la misma. Si lo consigue a cambio de muy poco, habrá sacrificado la dignidad en aras de una discutible efectividad. Esa es, ni más ni menos, la doble dimensiòn de la tarea por la cual Valdivieso serà evaluado por la historia.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • “Es un gobierno tranquilo, pero con decisión y carácter”: Iván Duque

    “Es un gobierno tranquilo, pero con decisión y carácter”: Iván Duque

    close
  • ¿Cuánto de estadounidense tiene un auto de Estados Unidos?

    ¿Cuánto de estadounidense tiene un auto de Estados Unidos?

    close
  • Violento desenlace: entre gases y piedras colapsó Bogotá

    Violento desenlace: entre gases y piedras colapsó Bogotá

    close
  • "Esa marcha es discriminatoria": Luis Ernesto Gómez

    "Esa marcha es discriminatoria": Luis Ernesto Gómez

    close
  • ¿Cómo se navega en el espacio?

    ¿Cómo se navega en el espacio?

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1906

PORTADA

“La gran bandera del gobierno es la equidad”

El presidente explica sus prioridades, qué problemas encontró, cómo quiere cambiar la política y cómo va a manejar su gobernabilidad.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1906

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.