Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/11/1980 12:00:00 AM

Una elección muy difícil

El patriotismo está de moda y los colombianos quieren reencontrar sus valores. Con este proyecto editorial SEMANA contribuye a entender qué significa ser colombiano.

Una elección muy difícil Una elección muy difícil
Esta es una edición muy especial por una razón tan sencilla como poderosa: queremos exaltar la colombianidad a través de nuestros personajes más ilustres. Vamos a hacer un alto en el camino para sumergirnos en lo más profundo, auténtico y emocionante de nuestra historia. Vamos a tratar de romper las cadenas que nos subyugan al presente y que esclavizan nuestra conciencia colectiva a una coyuntura en la que la avalancha de acontecimientos desborda nuestra capacidad de comprensión. Una coyuntura donde la bruma de nuestras preocupaciones y angustias diarias impide que seamos capaces de levantar la cabeza para mirar hacia adelante o de reflexionar sobre el camino que hemos recorrido. Este experimento es una pausa para mirar hacia atrás. Aunque la revista SEMANA, como todo medio de comunicación, vibra y respira la actualidad -su oxígeno es el presente- y su misión esencial consiste en analizar los temas coyunturales de uno de los países más convulsionados del mundo, no es ajena a su responsabilidad de poner a pensar al país sobre los temas fundamentales, así éstos no estén supeditados a los avatares de la actualidad.

Es por este motivo que decidimos emprender la aventura intelectual y editorial de escoger al personaje colombiano más destacado de todos los tiempos. Una tarea quijotesca pues no existen parámetros de medición objetivos que permitan decir de manera concluyente que un pintor es más importante que un político, un deportista que un empresario, o que un ciudadano de finales del siglo XIX, cuyo legado la historia ya ha decantado, sea mejor que un contemporáneo nuestro cuya obra aún no podemos evaluar con la suficiente perspectiva. Sin embargo hemos emprendido esta tarea porque la motivación de este audaz ejercicio -inexorablemente subjetivo- no es otra que mirarnos al espejo y recorrer la senda de nuestra rica historia (indígena, africana, española, mestiza) y meditar acerca de hechos y personajes que hicieron posible la construcción y la consolidación de Colombia.

Para hacer este maravilloso viaje SEMANA convocó a un comité, integrado por el ex presidente Belisario Betancur; el rector de la Universidad Nacional e historiador, Marco Palacio; la pintora y curadora del Museo Nacional, Beatriz González; el director de la Biblioteca Luis Angel Arango e historiador, Jorge Orlando Melo; el profesor e historiador Fabio Zambrano; la directora de Maloka, Nora Elizabeth Hoyos; el empresario José Fernando Isaza; el decano de ciencia política de la Universidad Javeriana, Javier Sanín; el ex vicepresidente e historiador Gustavo Bell; el colombianólogo francés y director de la Escuela de Altos Estudios Sociales en París, Daniel Pecaut y la cantante Andrea Echeverri, apoyados por un comité de periodistas de SEMANA.

Durante los últimos tres meses este selecto comité debatió en un ambiente animado e informal la búsqueda de posibles candidatos y, entre vinos y discusiones, poco a poco fue escogiendo nombres, seleccionando categorías y decantando las reglas del juego. ¿Sólo personas que ya murieron o también nominados vivos? ¿Cómo agruparlos? ¿Qué hacer con los inclasificables, con los que se salieron de la norma, los que se erigieron como antítesis del poder y contrapeso del establecimiento pero no influyeron en el curso de los acontecimientos?

El resultado de estos debates nos obligó a reflexionar acerca de la importancia de la historia y del pasado para entender las razones de nuestro presente. La Colombia de hoy es responsabilidad y mérito no sólo de quienes estamos en ella, gozándola, sintiéndola o sufriéndola, sino también de quienes estuvieron en las distintas etapas de su construcción y consolidación. Muy frecuentemente olvidamos -o peor aun, desconocemos- el aporte que realizaron mentes lúcidas del pasado en diversos campos de la cultura, la educación, la economía o la política.

Esta revisión puso una vez más sobre el tapete la gran diversidad de acontecimientos paralelos cuya interacción trazó nuevos rumbos para el país. Por este motivo en esta tarea de selección se les dio importancia tanto a próceres, militares y políticos, que tradicionalmente copan la totalidad de los textos de la historia patria, como a científicos, pensadores, artistas, deportistas, líderes espirituales y empresarios. También están presentes en este ejercicio personajes que hicieron su aporte desde la otra orilla, la de la disidencia, o personajes que de manera silenciosa, casi anónima, sembraron los cimientos del país.

Como el comité ha sido consciente de que detrás de los grandes nombres y acontecimientos se mueve una colectividad, en esta edición de el colombiano de todos los tiempos no sólo se les rendirá homenaje a estas personas sino también a procesos colectivos que forjaron la Nación que tenemos hoy. Una limitante desafortunada fue la falta de conocimiento histórico verificable para darle cabida en esta elección a la Colombia prehispánica. Sin embargo vale la pena destacar que uno de los miembros del comité postuló a Bochica como el colombiano de todos los tiempos. Este viaje a través del tiempo no es sólo un apasionante proyecto editorial sino una manera de vernos y entendernos a nosotros mismos, una manera de encontrar una identidad nacional a veces esquiva, una colombianidad que hoy está en boga pero que requiere un profundo proceso de reflexión, pero sobre todo es una demostración de que quien no conoce la historia está condenado a repetirla, primero como tragedia y luego como comedia.

Este esfuerzo periodístico de SEMANA no busca otra cosa que enaltecer los valores de lo colombiano, exaltar la gran diversidad de matices y tendencias que nos aglutinan como Nación. Mucho más que una bandera, un himno o un escudo, Colombia es ante todo una comunidad que aún busca unas reglas de convivencia, respeto y reconocimiento que le permitan salir adelante. Por este motivo los invitamos a que nos acompañen en esta aventura que, más que la exaltación de un nombre o un apellido, es un homenaje a lo mejor del país, al alma de Colombia. Porque recordemos, como lo dijo Lamartine, que "un pueblo sin alma es solamente una multitud".


EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com