educación

¿Para conseguir trabajo pesa más un MBA o hablar inglés?

Entre dos profesionales, uno con inglés y sin MBA y otro sin inglés y con MBA, probablemente una multinacional elija al candidato con el mayor nivel de idiomas, señala un estudio.


A la hora de ingresar al mercado laboral, es casi claro que un pregrado no es suficiente para lograr puestos importantes en las empresas.

Esta premisa llevó a la consultora DNA Human Capital a consultar con empresarios de cuatro países de la región sobre adónde miran a la hora de iniciar procesos de selección.

En su estudio, encontraron que el elemento más requerido en un alto cargo es el dominio del inglés, con un 95% de demanda en empresas transnacionales.

Andrés Díaz-Granados, executive Manager de DNA Human Capital, agrega que el MBA es considerado en Colombia como un “commodity” dentro de la formación de un profesional.

"A nivel de percepción por parte de los ejecutivos, el MBA está muy bien visto porque aporta una red de contactos fuerte que es muy útil en el mundo de los negocios y unos contenidos muy interesantes desde el punto de vista de la gestión. Mirándolo con perspectiva, aprender inglés no es tan glamoroso ni entrega tanto estatus social como cursar un MBA”, agregó. 

Sin embargo, en cuanto a las preferencias de las empresas para este tipo de puestos, el experto determinó que "dentro del mercado se evalúa positivamente a todas esas personas que tengan programas de maestrías, tanto locales como internacionales, pero en comparación con el inglés, el MBA quedaría en un segundo plano. Es decir, entre dos profesionales, uno con inglés y sin MBA y otro sin inglés y con MBA, probablemente una Multinacional elija al candidato con el mayor nivel de idiomas”.

¿Profesionales o técnicos?

De otro lado, para quienes llegan hasta el primer nivel de la educación superior, expertos señalan que es clave que muchas personas se enfoquen en programas técnicos.

Al final de cuentas, el mercado es el que fija los salarios para los empleados de acuerdo a su formación, y el medio educativo debe suplir con estas necesidades, pero esta dinámica no ha sido fácil de establecer o tan clara de implementar. El 47% de los empleadores del país presenta dificultad a la hora de encontrar talento humano cualificado para ocupar las plazas en las organizaciones.

Según Claudia Milena Manjarrez, directora ejecutiva Corporación CICCE, los programas técnicos laborales se concentran en el aprendizaje mediante ‘el hacer‘ de habilidades y destrezas indispensables para desempeñar una labor en una empresa, mientras que un programa universitario se desarrolla más desde una perspectiva intelectual ‘teórica‘, un enfoque en las preguntas subyacentes en la labor de preferencia.

No se trata de privilegiar a una sobre la otra, ya que ambos programas yacen en el mismo lugar pero abordan diferentes problemáticas, sino de buscar un equilibrio entre el personal intelectual y el personal para el mercado, donde en el caso de un programa técnico, los estudiantes en un tiempo corto de aproximadamente dos años se cualifica para enfrentarse rápidamente a la realidad laboral.

Y agrega que un título universitario puede implicar un mejor salario, una mejor posición y más empuje dentro de una empresa, pero con un técnico laboral se garantiza la experiencia laboral y una reputación como un empleado cualificado e integral. Según una encuesta del Banco Mundial, solo el 11% de los egresados a la educación superior tiene una formación técnica y tecnológica, mas otra encuesta revela que 7 de cada diez técnicos consideran que su educación ha sido útil para su vida laboral.

Desarrolladores, ¿qué buscan las empresas?

El mercado laboral IT, por su parte, demanda actualmente conocimiento en las siguientes tecnologías, según un reporte de BairesDev:

  1. Inteligencia Artificial (IA): a medida que las empresas conocen más las ventajas de esta tecnología, más la usan. Según el informe AI Index 2018, el uso de soluciones IA en empresas norteamericanas aumentó un 113% entre 2015 y 2018.
    Esto incrementa la demanda y, por consiguiente, la competencia a la hora de encontrar talentos adecuados. IBM  pronosticó que durante este año habrá alrededor de 2.7 millones de ofertas de trabajo en IA.
  2. Internet de las cosas (IoT): según Statista, la cantidad de dispositivos conectados a IoT en todo el mundo ascenderá a 75.440 millones en 2025, lo que multiplica por cinco la cifra del período 2010-2020.
  3. Blockchain: si bien el sector financiero es el que más aprovechó los beneficios de esta tecnología, hoy su uso se expande a otras industrias. Según Gartner, la mayoría de los negocios tradicionales tendrá en cuenta esta tecnología, aunque su
    avance será lento. Hacia 2023, apenas el 10% de las empresas se transformará con su uso.

Según Ezequiel Ruiz, vicepresidente de Talent Adquisition de la empres,a "esta combinación de habilidades (blandas) debe verse reflejada en el trabajo cotidiano y en la interacción del desarrollador con las áreas con las que está en contacto. Debe poder
explicarle a un gerente cómo impactará el desarrollo en el día a día del negocio, pero también interpretar a quienes le cuentan las necesidades de la compañía, aunque no le estén detallando qué tipo de herramienta quieren que use".