Actriz frustrada


El año pasado, cuando la revista Newsweek publicó la polémica portada de cómo sería Diana Spencer si hubiera cumplido 50 años, le faltó incluir que, además de ser una fanática del Botox y estar casada con un millonario de Nueva York, hoy sería una famosa estrella de cine. Por lo menos eso es lo que sugiere Kevin Costner, quien reveló en el show de Anderson Cooper que la princesa había aceptado participar en una secuela de The Bodyguard poco antes del fatídico accidente del 31 de agosto de 1997. Ambos estaban en conversaciones para empezar a filmar la película, que habría tratado sobre el romance entre el célebre guardaespaldas Frank Farmer y una aristócrata a la que debe proteger del acoso de la prensa. Hace poco, la productora Warner Brothers anunció que tiene planes de hacer una segunda parte de la famosa cinta, originalmente protagonizada por Costner y la fallecida cantante Whitney Houston.