Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/15/1992 12:00:00 AM

ADIOS A LAS CAMARAS

Con el retiro definitivo de Johnny Carson, termina una era en la televisión norteamericana.

ADIOS A LAS CAMARAS ADIOS A LAS CAMARAS
TAL VEZ PARA muchas personas en este país el nombre de Johnny Carson no diga mucho. Pero todo aquel que haya pasado por Estados Unidos y haya prendido la televisión en una noche de ocio tiene que haberse encontrado con él. Una figura impecablemente vestida que maneja un fluido monólogo en un set vacío. Para los norteamericanos Johnny Carson y su programa televisado Tonight son poco menos que un milagro. Empezó su carrera profesional como aprendiz de mago y, pasados los años, hizo la prueba (casi mágica) de aparecer en pantalla durante 30 años consecutivos, en 4.531 emisiones y con una audiencia de 45 millones de personas. Es, sin duda, no sólo el animador más famoso en los Estados Unidos sino todo un fenómeno en la historia de la televisión.

Después de esa hazaña, Carson se retira definitivamente esta semana, y el anuncio ha producido en su voluminosa audiencia que a estas alturas ya es de tres generaciones una extraña sensación de duelo. Acostumbrados a verlo todas las noches desde 1963. su retiro es para los televidentes equivalente a perder un miembro de la familia.

Aunque en tantos años su programa ha pasado por toda suerte de épocas a gustado y lo han detestado, ha aburrido y a veces irritado, lo han redescubierto varias veces y lo han colocado en la lista de gente Out y también en la de In en varias publicaciones lo cierto es que en 30 años lo único que Johnny Carson no ha hecho es salir del aire. Hoy, cuando lo va a hacer se producen toda suerte de teorías que explican el raro fenómeno que este hombre constituyó en un medio que tiene como premisa básica la novedad.

El esquema de Tonight correspsndía a los albores de la televisión cuando se transmitía en vivo y el fuerte de la programación era lo que se conoce como entretenimiento. Llevar invitados al estudio era lo más posible de hacer y el éxito del programa dependía del animador. Lo raro de Carson es que conservó el mismo esquema durante tres décadas, sobreaguando la cada vez más tecnificada producción de TV norteamericana y manteniéndose como un hipnotizador de audiencias sin parangón en la historia. La esencia de su programa era su capacidad para entablar con sus invitados conversaciones que escarbaban fibras humanas y que él tejía cuidadosamente con buenas dosis de humor.
Escogía con mucho cuidado a sus invitados aunque por lo general, provenían del mundo del arte en toda sus manifestaciones. Actores, modelos, músicos, novelistas, pintores y en todo caso, aprendices de algún oficio tenían en su espacio televisado una posibilidad de dar el salto. Es por eso que en los comienzos el programa se convirtió en una especie de escala obligada a Broadway. Pero con el tiempo tomó dimensiones mucho mayores. La mezcla de una credibilidad muy bien cultivada y un viraje del programa en el que empezó a meterse con figuras de la política, lo convirtió en brújula para su audiencia y espada de Democles para las grandes figuras. El rumor que corre hoy en Estados Unidos es que el presidente Bush considera un gran golpe de suerte que Johnny Carson termine definitivamente su programa antes de las elecciones. Dicen, además, que en los momentos difíciles de interés nacional (guerras, racismo, etc.) Johnny Carson conseguía más consenso que cualquier político.

Sobre su longevidad en la pantalla los analistas la explican en varios factores: una gran sensibilidad humana que está por encima de épocas y modas; una actitud que lo llevó a evitar la común tentación de promoverse él mismo con el consecuente desgaste; una firme distancia con todos los poderes incluyendo a sus patrocinadores y a sus jefes: un olfato especial para detectar talentos nuevos y suficiente bondad para no olvidar a los retirados; inteligencia para no tratar de sobresalir él más que su invitado y un agudo instinto que le permitió acomodarse a cada época con un final personal bastante triste su hijo se mató hace poco en un accidente automovilístico Johnny Carson decidió finalmente alejarse de la pantalla y los analistas consideran que con su retiro esta semana, Carson demuestra uno de sus principales talentos y quizás el que lo mantuvo en el aire tanto tiempo: un buen timing.-

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com