Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/11/2000 12:00:00 AM

Anarquía en el Reino Unido

Hace 25 años nacieron los Sex Pistols, una de las bandas de ‘rock’ más explosivas e influyentes de la historia.

Anarquía en el Reino Unido Anarquía en el Reino Unido
Una tarde de agosto de 1975 John Lydon llegó a la boutique Sex, de Malcolm McLaren, con una camiseta de Pink Floyd en la que había escrito con aerosol I HATE (Yo odio). Bernie Rhodes, que colaboraba con McLaren, captó al instante que este era ‘su hombre’, lo invitó a una audición en un pub y se convirtió en Johnny Rotten (‘Juanito el Podrido’), cantante de profesión. Así nacieron los Sex Pistols. El bajista Glen Matlock, el baterista Paul Cook y el guitarrista Steve Jones tenían fama de no saber tocar sus instrumentos. Pero lo hacían con tal fuerza que en poco más de un año le cambiaron para siempre la cara al rock, tal como lo habían hecho los Beatles 12 años antes.

Los Sex Pistols llegaron en el momento adecuado al lugar adecuado. Londres era un hervidero de jóvenes desempleados y aburridos de la megalomanía de las estrellas del pop. Decenas de grupos alternativos intentaban recuperar la esencia del rock y sólo faltaba un detonante: los Sex Pistols, con sus guitarras distorsionadas y el descontrol de sus presentaciones, pero también con los textos de sus canciones. No hay futuro para ti, Odio las vacaciones en el sol, Soy un anarquista, Soy un anticristo. Por fin alguien le cantaba a la gente que estaba en la calle, a lo que le sucedía en su vida cotidiana.

La suerte también los ayudó. El primero de diciembre de 1976 se volvieron famosos en Gran Bretaña, pero no con una canción sino gracias a una entrevista en televisión a la que llegaron de casualidad. A última hora el grupo Queen canceló la cita y algún funcionario de EMI envió a los Sex Pistols al estudio para que reemplazara a los virtuosos intérpretes de la Rapsodia bohemia.

En los pocos minutos en que el programa estuvo al aire los cuatro dijeron toda clase de groserías y blasfemias y durante una semana estuvieron en la primera plana de los tabloides sensacionalistas. Ahora sí, el punk había llegado para quedarse, al menos en los siguientes dos años, con ellos y con bandas como The Clash, Damned, Buzzcocks y 100 más.

También fueron estrellas en el mundo de las finanzas. En enero de 1977 EMI, aterrada con los escándalos, rompió el contrato con el grupo y tuvo que indemnizarlos. En marzo firmaron con el sello A&M, pero una carta de Rick Wakeman, los Carpenters y otros artistas de A&M en la que decían “o ellos o nosotros” obligó al sello a romper el contrato y los Sex Pistols se embolsillaron 75.000 libras en cuatro días. Luego firmaron con Virgin y así completaron 200.000 libras con un solo disco sencillo en el mercado.

A comienzos de 1977 echaron a Matlock del grupo porque le gustaban los Beatles y su puesto lo ocupó John Simon Ritchie, a quien la historia conoce como Sid Vicious. Con su llegada los Pistols adquirieron un rostro seductor y una dosis extra de carisma pero también una nueva leyenda negra. Vicious, adicto a la heroína, tuvo un tormentoso romance con Nancy Spungen, quien fue asesinada en octubre de 1978. El moriría el 2 de febrero de 1979 a causa de una sobredosis.

El siguiente escándalo corrió por cuenta de God save the queen, una diatriba contra la reina Isabel “y su régimen fascista” que apareció en mayo de 1977 durante la celebración del Jubileo Real, y que obligó a los encargados de elaborar las listas de éxitos para que no estuviera en el número uno durante la semana de los festejos reales. Luego vino el álbum Never mind the bollocks, una desastrosa gira por Estados Unidos y el final de la banda el 14 de enero de 1978, en San Francisco, cuando Rotten decidió volver a ser John Lydon y fundar la banda Public Image Limited (PIL).

McLaren ni los Sex Pistols fueron los inventores del punk. Lo que hicieron fue darle el tono preciso a esa explosión de rebeldía y aburrimiento, agregarle emblemas como ganchos de nodriza, pelos teñidos, chaquetas de cuero llenas de pines y también hacer creer que lo mejor que se puede hacer en la vida es vivir rápido y morir joven para tener un cadáver bien parecido. Como el de Sid Vicious.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com