pastillas

‘Carmen’, siglo XXI

.


En 2017, con una provocadora versión de Maestros cantores de Núremberg, el director de teatro Barrie Kosky agitó los fundamentos del Festival de Bayreuth, dedicado a la memoria de Richard Wagner. Ahora, en 2018, el australiano se empeñó en darle un nuevo giro a Carmen, ópera del compositor francés Georges Bizet, inspirada en la novela del mismo nombre de Prosper Mérimée. En efecto, en la Royal Opera House de Londres y en manos de Kosky, la obra tiene menos castañuelas, y además ofrece un desenlace diferente. El relato del soldado don José, que cae rendido ante los encantos de la gitana Carmen, sacrifica trabajo y familia por recuperar su amor cuando esta lo deja por un torero y luego la mata –pues si no es de él no será de nadie– tiene un giro clave: Carmen revierte su suerte, y es ella quien mata a don José. “No creo que la ópera se trate de quién mata y quién sobrevive, hay tres horas antes de eso. Seamos serios. Cuatrocientos años de ópera son una historia de misoginia, realmente”, dictaminó Kosky.