Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/21/2019 7:17:00 AM

La colombiana que salvó de la pena de muerte a un mexicano que estuvo 26 años preso

Cristina Bordé pasó 19 años tratando de probar la inocencia del granjero mexicano Vicente Benavides y logró salvarlo de morir en una cárcel de Estados Unidos. El acusado había sido condenado a la pena capital por violar y asesinar a una niña de 21 meses.

Cristina Bordé, la colombiana que salvó de la pena de muerte a Vicente Benavides, un mexicano que estuvo 26 años preso injustamente Cristina Bordé junto a Vicente Benavides, poco antes de que el segundo recuperara su libertad. Foto: Cristina Bordé - BBC
{code:java} {code};
BBC

Mientras veía que los guardias de la emblemática cárcel de San Quintín (California) liberaban a su defendido, la abogada Cristina Bordé comenzó a llorar. Ese 19 de abril de 2018 había logrado la excarcelación y exoneración de Vicente Benavides, un granjero mexicano que en 1993 fue condenado a la pena de muerte acusado de violar y asesinar a una niña de 21 meses.

Fue el día en que Bordé, colombiano-estadounidense, logró la que califica la mayor experiencia de su trayectoria: salvar una vida. "Fue un momento extraordinario, que muy pocas veces ocurre. Casi no se puede expresar con palabras", relata la abogada, quien conversó con BBC Mundo sobre cómo logró la liberación de un hombre que pasó 26 años (de 1993 a 2018) preso injustamente.

Bogotá, Harvard, San Quintín

Bordé estudió leyes en Estados Unidos, pero hizo la primaria y secundaria en Bogotá. "Yo desde chiquita quería ser abogada y ayudar, pero no imaginé que terminaría viendo un caso de pena de muerte", afirma.

Le recomendamos: “Falta que más mujeres decidan ingresar a la Rama Judicial”: vicepresidenta del Consejo Superior de la Judicatura

Recién egresada de la universidad de Harvard, la flamante abogada se trasladó a California y comenzó a trabajar en una entidad estatal que atendía a personas condenadas a morir, siendo su primer caso el del granjero mexicano Vicente Benavides.

"Empecé en 1999 con un equipo y comenzamos a revisar la evidencia", señala.

Preso en el corredor de la muerteSan Quintín es la única cárcel en el estado de California con corredor de la muerte. FOTO: GETTY IMAGES-BBC

La sentencia había sido dictada seis años antes y, por la alta carga procesal y burocracia, era la primera vez que Benavides tenía acceso a un abogado para poder apelar su condena.

El mexicano insistió en su inocencia desde el principio de su juicio y eso fue lo primero que le dijo a Cristina Bordé cuando la conoció. "Yo no le hice nada a la niña", le aseguró el mexicano a la abogada, y ella decidió creerle.

El caso Benavides

El episodio por el que Vicente Benavides fue condenado sucedió en noviembre de 1991, cuando él tenía 42 años, en la ciudad de Delano, California. El granjero se encontraba cuidando a la hija de menos de dos años de su entonces pareja, quien se encontraba trabajando.

Le recomendamos: 9 comentarios a mujeres exitosas que tal vez nunca se le harían a un hombre

Tras descubrir que la menor había logrado salir del apartamento la encontró muy indispuesta en un pasillo del edificio en el que vivían. Después de acudir a varios hospitales durante ocho días, el cuadro clínico fue empeorando y la pequeña falleció de un paro cardiaco.

Para ese momento, el mexicano ya se encontraba detenido. Los informes médicos señalaron que se habían detectado heridas en el área genital y golpes en la cabeza y el abdomen, elementos que se utilizaron en el juicio para acusar a Benavides de violación y asesinato.

Camilla.El uso del fármaco conocido como midazolam en la inyección letal ha sido cuestionado, por casos en los que los condenados han sufrido una muerte lenta y dolorosa. FOTO: GETTY IMAGES-BBC

19 años de litigio

El juicio contra el granjero mexicano comenzó el 15 de marzo de 1993 y terminó el 20 de abril del mismo año con la condena a la pena capital en San Quintín, la única cárcel del estado de California que cuenta con el llamado corredor de la muerte.

A la justicia le tomó menos de un mes y medio en hallarlo culpable, pero fueron 19 años los que tardó Cristina Bordé en probar su inocencia.

"No tenía ningún historial de violencia ni abusos sexuales. Cuando empezamos a mirar la evidencia médica nos quedó muy claro que se había cometido una gran injusticia", señala la abogada.

El primer paso para empezar la defensa de Benavides fue plantear ante los tribunales de California un recurso de habeas corpus, una figura jurídica para garantizar los derechos fundamentales de cualquier persona bajo juicio.

Para ello se realizó una larga y compleja revisión de la documentación del juicio y las "pruebas" que llevaron a la condena contra el granjero.

Allí, Bordé y su equipo hallaron un indicio que podía probar que no existió abuso sexual contra la menor: el primer centro médico que atendió a la niña no halló heridas o marcas en el área vaginal, como sí ocurrió en el segundo.

"En el primer hospital le intentaron poner un catéter para tomarle la temperatura. Los expertos médicos a los que acudimos nos señalaron que las heridas encontradas en el área genital fueron producto de eso", indica Bordé.

A partir de allí continuó el trabajo con expertos sobre las evidencias y los testimonios que había escuchado el jurado que condenó a Benavides en 1993.

Puede interesarle: La justicia tiene nombre de mujer

"Todos a los que les consultamos nos dijeron que la causa de muerte brindada por el patólogo que intervino en el juicio es anatómicamente imposible. Dijo cosas completamente falsas", indica la abogada colombiana.

Maurice Possley, investigador del Registro Nacional de Exonerados, una entidad estadounidense que siguió el caso Benavides, afirma que el equipo de Bordé planteó que "la condena se basaba en testimonios médicos falsos, que la policía y la fiscalía habían retenido pruebas y que los fiscales habían presentado argumentos incorrectos".

"También se señalan las fallas de los abogados defensores de Benavides, ambos fueron inhabilitados o suspendidos posteriormente, para proporcionar una defensa adecuada", indica Possley. Sobre esos argumentos, Bordé y su equipo presentaron en 2007 un documento de 395 páginas para intentar probar la inocencia de su defendido.

Esa fue la evidencia fundamental con la que un juez de la Corte Suprema de California decidió exonerar al granjero mexicano en 2018 y determinar su liberación.

Protesta contra la pena de muerteLa pena de muerte es un tema de constante debate en Estados Unidos. FOTO: GETTY IMAGES-BBC

26 años de prisión sin culpa

Vicente Benavides pasó año y medio detenido antes de recibir una condena, esperó más de cinco años hasta que la justicia le asignó un abogado con el que pudiera apelar la sentencia y tardó 26 en recuperar la libertad, a sus 68 años.

"Es lo típico para las personas que no tienen dinero. Las cortes tienen gran cantidad de casos y no hay suficientes recursos para tratar tantos", explica la abogada Bordé.

La colombiana sabía de las dificultades que representaba defender a Benavides y de las muy escasas ocasiones en las que un juez decide exonerar a un condenado a la pena de muerte.

San Quintín desde afueraBenavides abandonó San Quintín en abril de 2018. FOTO: GETTY IMAGES-BBC

Entre 1979 y 2019, apenas cuatro sentenciados a la pena capital fueron exculpados y liberados en el estado de California. El caso anterior al del granjero mexicano se había producido en el año 2000.

Le sugerimos: Según estudio, 46 por ciento de los hombres cree que la brecha salarial no existe

Desde 1967 hasta la actualidad se produjeron 122 exoneraciones a personas condenadas al corredor de la muerte en todo Estados Unidos, según el Registro Nacional de Exonerados.

El último de ellos fue el de Benavides, quien ahora se encuentra en alguna población de México acompañado de su familia y amigos.

En lugar de brindar entrevistas y contar su historia, él prefiere "recuperar el tiempo".

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1941

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.