Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/7/2003 12:00:00 AM

De banqueros a reos

Por más de 30 años los primos Alberto Cortina y Alberto Alcocer han ocupado las primeras planas de la prensa de España. Sin embargo su más reciente escándalo podría ser el último de sus carreras.

Mas que primos parecen hermanos gemelos. Alberto Cortina Alcocer y Alberto Alcocer Torra tienen en común mucho más que un apellido: ambos son abogados nacidos en Madrid, son hijos de hombres notables del régimen franquista y estuvieron casados con las hermanas más ricas de España, de las que se separaron con sólo un mes de diferencia y por el mismo motivo. Pero hace dos semanas el paralelismo de las vidas de 'Los Albertos', como se les conoce en España, alcanzó un punto casi novelesco. A finales de marzo el Tribunal Supremo español condenó a los primos a tres años y cuatro meses de cárcel por estafa y falsedad en documento mercantil. Al parecer los empresarios "olvidaron" reportarles a sus socios ganancias por más de 24,5 millones de euros, producto de un negocio realizado en 1987.

Aunque la condena tiene más connotaciones económicas que sociales, es en la prensa del corazón en la cual la noticia ha alcanzado su mayor despliegue. Después de todo 'Los Albertos' siempre se han caracterizado por relacionarse con las mujeres más bellas, ricas y distinguidas de España. Su historial comenzó en 1969 cuando el mayor de los primos, Alcocer, se casó con Esther Koplowitz, hija de un judío alemán y heredera de una cuantiosa fortuna. Un año después su primo se casó con Alicia, hermana de Esther e igualmente millonaria. Ambos matrimonios eran vecinos y socios de la empresa familiar: Fomentos de Construcciones y Contratas, actualmente una de las compañías más grandes de la península. Sin embargo el cuento de hadas terminó en 1989 cuando a Cortina lo sorprendieron cuando salía de un hotel de Viena acompañado de Marta Chávarri, la joven y atractiva marquesa de Cubas. Casi al mismo tiempo se descubrió que Alcocer tenía un affaire con su secretaria, una altísima y rubia ex modelo. Las hermanas Koplowitz presentaron la demanda de separación de sus respectivos e infieles maridos con un mes de diferencia.

El acuerdo de divorcio dejó a los primos convertidos en millonarios y apetecidos solteros. Pero la libertad no les duró casi nada pues, para sorpresa de muchos, ambos decidieron casarse con las mujeres que desbarataron sus matrimonios: Alcocer con Margarita Hernández y Cortina con Marta Chávarri. Aunque Alcocer, de 60 años, sigue casado con su ex secretaria, el matrimonio Cortina-Chávarri sólo duró seis años. Hoy el menor de 'Los Albertos', de 56 años, está casado con Elena Cué, una hermosa mujer de 30, cuyos movimientos son seguidos semana a semana por los medios españoles.

Y son tal vez las dos mujeres las que más sufrirán con la condena pues en los últimos años los primos, quienes se desempeñaban como presidentes del Banco Zaragozano, se dedicaron a llevar una vida de príncipes. Hermosas casas en los mejores barrios de Madrid, lujosas fincas con capilla y helipuerto propios, yates de ensueño para recorrer la Costa Azul durante el verano y viajes de fin de semana en avión privado a cualquier país del mundo llenaban la vida de 'Los Albertos' y sus jóvenes y enamoradas esposas. Ahora a ellas les tocará dejar su vida de princesas para visitar cada fin de semana a sus maridos en la cárcel.

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.