'Drag king'

Como si los rumores sobre su supuesta homosexualidad no fueran ya bastante insistentes, el príncipe Alberto de Mónaco decidió seguir dando de qué hablar


Como si los rumores sobre su supuesta homosexualidad no fueran ya bastante insistentes, el príncipe Alberto de Mónaco decidió seguir dando de qué hablar a la prensa europea con su viaje a Åre, una de las más exclusivas estaciones de esquí suecas. Aunque las extremas temperaturas de hasta 33 grados bajo cero no permitían pensar en practicar deportes al aire libre el príncipe no se aburrió, pues coincidencialmente ese mismo fin de semana se celebraba en la localidad el Festival Gay Escandinavo. Alberto bailó animadamente con dos de los drag queens asistentes al evento. Las fotos y los artículos publicados por la prensa sueca llevaron al hijo de Rainiero a explicar a los periodistas que el viaje había sido planeado por unos amigos suyos y que él no tenía ni la menor idea de que ese preciso fin de semana se fuera a llevar a cabo el popular festival. Supiera o no, la foto parece demostrar que sí se divirtió.