Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/22/1997 12:00:00 AM

EL LARRY KING LATINO

Jaime Bayly, un limeño de gafas, con sonrisa picarona y cara de yo no fui, se ha convertido en el entrevistador número uno de Latinoamérica .

EL LARRY KING LATINO, Sección Gente, edición 799, Sep 22 1997 EL LARRY KING LATINO
Hace nueve meses, cuando el programa En directo con Jaime Bayly salió al aire por primera vez en la cadena CBS Telenoticias, pocos apostaban a que este limeño con sonrisa de yo no fui, peluqueado honguito y apariencia de nerd se convirtiera en el periodista más famoso de Latinoamérica. Hoy, con una cobertura en 21 países y una audiencia que va de Miami a la Patagonia y de Los Angeles a Madrid, ser entrevistado por Jaime Bayly se ha vuelto un honor que nadie rechaza. De hecho, importantes políticos que no suelen conceder entrevistas tan fácilmente, como César Gaviria, Alberto Fujimori o Carlos Andrés Pérez, han aceptado la invitación de aparecer cara a cara con el joven periodista. En su lista de entrevistados también se incluyen artistas de fama mundial como Fernando Botero y personajes de la farándula de la talla de Julio Iglesias, Silvio Rodríguez, Jon Secada o Shakira. El éxito del show ha sido rotundo y su audiencia se amplía cada día pues ante la acogida del público hay empresarios de todos los países interesados en comprar el programa para transmitirlo por canales nacionales, como ya sucedió en Perú y Venezuela y sucederá en Colombia próximamente. La cadena Caracol, que invitó a Bayly para realizar una serie de entrevistas desde Bogotá durante una semana a partir del 29 de agosto, comprará los derechos del show para transmitirlo en directo en uno de sus espacios en la televisión nacional. Desde que CBS Telenoticias lo lanzó al aire en noviembre de 1996 se sabía que En directo con Jaime Bayly contaba con dos buenos ingredientes: un formato interesante y el talento y la experiencia de un periodista como Bayly. La idea era hacer un show de entrevistas de corte internacional, dirigido al público latino con un invitado diario que al final contestará inquietudes de los televidentes por vía telefónica. Las expectativas fueron superadas en un par de meses, cuando el programa empezó a registrar niveles de sintonía tan altos como los de un programa de emisión nacional. Para muchos la razón de ese fenómeno estaba en el particular estilo de entrevistar de Bayly, quien con su nadadito de perro lograba sacarle más información a sus invitados de la que ellos estaban dispuestos a dar al comienzo del show. Curiosamente a medida que la popularidad del espacio creció, hasta convertirse en uno de los segmentos estrellas del canal, Bayly fue también transformándose en una celebridad de la misma talla de las personas que entrevistaba. Y si bien hoy hay consenso general en que él ha sido en buena parte el responsable del éxito del programa, nadie se pone de acuerdo sobre en qué radica su gracia. De acuerdo con Luis Sínchez, productor de En directo con Jaime Bayly, lo interesante de este personaje es que reúne muchos elementos en uno. "Es joven, de una figura fresca y bien parecido, simpático e inteligente, versátil y cálido. Encontrar todo esto en una sola persona es muy difícil", dice. Otros opinan que ese inexplicable no sé qué que atrae a su audiencia tiene su base en un excelente manejo de elementos histriónicos. "El sabe coquetearle a la cámara y yo creo que ha aprendido a actuar cada gesto y cada pose para cuando lo ponche la cámara", afirma Federico Salazar, conductor del noticiero de la mañana del canal 4 de Perú y quien inició su carrera al lado de Bayly en el periódico La Prensa. Mientras a algunos les parece un tanto meloso y condescendiente con sus invitados, para otros su gran gancho radica precisamente en ese estilo de entrevistar amable pero al mismo tiempo incisivo en el que Bayly, en lugar de confrontar a su invitado con preguntas toscas, logra convertirlo en su cómplice para sacarle toda la información que el público quiere escuchar. "Primero hace sentir bien a la gente y después hace la pregunta terrible, pero sin maldad, como preguntando si es posible subir un piso más en la sinceridad", afirma el candidato a la presidencia Antanas Mockus, quien fue entrevistado por Bayly. Una muestra de esa habilidad para ser agresivo sin necesidad de ofender a su entrevistado la dio cuando invitó a su programa al pintor Fernando Botero. Al final de la emisión, después de hablar sobre el arte y otros temas, le lanzó la pregunta que todo el mundo esperaba sobre la situación de su hijo Fernando Botero Zea. "El se sorprendió y manifestó al aire que nunca pensó que le fueran a preguntar sobre ese tema", recuerda Sergio López Miró, director de relaciones públicas de CBS Telenoticias. "Jaime le contestó que tenía que hacerlo y Botero accedió a responder la inquietud". Cualquiera que sea la razón, lo cierto es que nadie niega su carisma y su gran capacidad para encontrar simpatías en gentes de todas las edades, en especial de las mujeres latinas. "Ya tiene un club de fanáticas en Venezuela", afirma López Miró. Niño prodigio Aunque su fama internacional es reciente, la carrera periodística de este abogado de la Universidad Católica comenzó hace por lo menos 17 años cuando Jaime Bayly empezó a trabajar en el periódico La Prensa, a donde iba todas las tardes con su uniforme de colegio para escribir sobre temas internacionales y deportivos. El talento de este joven, miembro de una familia acomodada de Lima, no pasó inadvertido ante los ojos de los directores del diario. En 1983 sus jefes lo recomendaron para hacer parte de un panel de periodistas en el programa Pulso, de la cadena Panamericana de Lima. Entonces ya llamaba la atención porque a pesar de su juventud lograba desenvolverse con gran facilidad en el terreno de la política. Aunque ese fue su debut en televisión, el programa que realmente lo dio a conocer fue Conexiones, un espacio sobre política que salía al aire en un horario estelar y en el cual trabajaba como asistente del veterano periodista César Hildebrand. La carrera de Bayly iba ascendiendo como cohete cuando sucedió un incidente famoso que puso a tambalear su carrera pero al final le ayudó a consolidarse en el medio. Ocurrió durante una entrevista al entonces candidato a la Presidencia Alan García. "El le hizo la pregunta que nadie se había atrevido a promulgarle acerca de un tratamiento siquiátrico al cual se había sometido", recuerda Julio Estramadoyro, director general de programas periodísticos de Panamericana en aquella época. "El ex mandatario no le aceptó la pregunta y le dijo que era malintencionada", agrega. Gracias a su cercanía con los dueños del canal, García logró poner una queja para que sus directivos aplicaran sanciones drásticas contra el periodista. Los dueños, sin embargo, tomaron la solución salomónica de retirarlo del aire pero mantenerlo en el canal realizando otro tipo de trabajos en espera de que los ánimos se calmaran. Sin embargo Bayly prefirió aceptar una oferta en Santo Domingo para conducir un espacio llamado Planeta 3, donde una vez más llamó la atención por su imagen del intelectual precoz que hacía preguntas muy rebuscadas para su edad. Después de esta experiencia regresó a Lima, esta vez para trabajar en el Canal 4, la competencia de Panamericana, donde realizó un programa al estilo de los talk shows gringos que además de consagrarlo en su oficio le hizo ganar el apodo de enfant terrible. Se llamaba 1990 en América y a diferencia de sus otros programas no tenía nada que ver con la política. En esa oportunidad Jaime se lanzó a entrevistar personajes del underground social de Lima como travestis, enanos, prostitutas, al igual que artistas y miembros de la farándula internacional que pasaban por el país. "Era muy irreverente, hablaba de sexo sin inhibiciones, rajaba de todo el mundo y en medio del 'show' y a altas horas de la noche, hacía en directo una llamada a algún personaje para fastidiarlo", recuerda Federico Salazar. "A algunos les parecía gracioso pero otros lo mandaban al diablo". Con ese show Bayly abrió el horario de las 11 de la noche y lo puso en 30 puntos de rating, algo que nadie hasta el momento había logrado. Pero su experiencia en el campo no se ha limitado a la televisión sino también a las letras. Jaime Bayly es autor de tres libros, el primero de los cuales levantó polvareda en Perú y se vendió como pan caliente. Se trata de No se lo digas a nadie, una novela que tenía descripciones tan precisas y reales que todo el país pudo ponerle nombre propio a los diferentes personajes. El protagonista era un periodista bisexual que todos identificaron con Bayly. "Acá se entendió como algo autobiográfico. Lo que más molestó fue el hecho de que permitía identificar posibles homosexuales escondidos", dice Marcos Zileri, editor de la revista Caretas. Ante los rumores, el periodista declaró que era ficción. En 1995 publicó otra obra, Fue ayer y no me acuerdo, y en el 96 apareció un tercer título: Los últimos días de La Prensa. En 1995 se trasladó a Miami, donde presentó el programa Jaime Bayly en vivo y en 1996 lanzó En directo con Jaime Bayly en CBS Telenoticias. No cabe duda de que su estilo se ha afilado y que hoy, a sus 32 años, Jaime ha aprendido a hacer cada vez mejor su oficio. Al principio los expertos en medios de comunicación lo empezaron a ver como la versión en español de David Letterman, y más tarde lo describieron como el Larry King latino. Ahora la gran mayoría coincide en que es una mezcla de ambos. A pesar de que muchos opinan que el estilo de hoy _serio y formal_ no es tan atractivo como el irreverente que lo lanzó al estrellato en su país, otros aseguran que ese personaje que sale todas las noches en la televisión por cable es el verdadero Jaime Bayly. "En la vida real él es tal y como aparece en el programa, tímido, retraído, sencillo y muy humano", dice Salazar. Sea como fuere, lo cierto es que Bayly ha empezado a imponer un estilo que bien puede durar por mucho rato.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com