Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/13/1994 12:00:00 AM

EL PRECIO DEL DEBER

La historia de Rosa María Sánchez, la cabo de la Policía quien, tras rechazar el ataque del ELN al CAI que ocupaba, corre peligro de quedar inválida.

EL PRECIO DEL DEBER, Sección Gente, edición 628, Jun 13 1994 EL PRECIO DEL DEBER
NO SON COMUNES LOS ACTOS HEROIcos. Mucho menos cuando quien los protagoniza es una mujer. Por eso el país ha volcado los ojos sobre Rosa María Sánchez, la cabo de la Policía que podría quedar inválida tras repeler, desde un CAI, el ataque de seis guerrilleros del ELN.
La historia sucedió el domingo 8 de mayo en el barrio La Victoria, al sur de Bogotá. Pocas horas antes Rosa María había entrado a cumplir su turno de las 9 de la noche con otro agente. De pronto escuchó que una mujer gritaba cerca de ahí pidiendo auxilio, y se dio cuenta de que los delincuentes intentaban volar la caseta de la Policía. Entonces salió con su compañero y empezó el tiroteo.
Los primeros en caer fueron el agente y un subversivo. Pero ella, lejos de rendirse, continuó cumpliendo con su deber. Lo hizo de tal forma, y con tal profesionalismo, que a los pocos minutos consiguió que los asaltantes se refugiaran en dos casas del barrio Santa Inés, donde fueron rodeados. Uno fue dado de baja y los otros cuatro, capturados por las autoridades. Sin embargo, la cabo no salió indemne del enfrentamiento inicial: una bala terminó por alojarse en su columna vertebral, dejándola tendida en el piso.
Los cuerpos de rescate la trasladaron a la sala de cuidados intensivos de la Clínica de la Policía, donde los médicos, después de una serie de exámenes y con la esperanza de que ella pueda volver a caminar decidieron operarla. El jueves fue la intervención, pero sólo esta semana se sabrá a ciencia cierta el resultado.
El valor de la cabo Rosa María Sánchez no es una actitud que sorprenda a quienes la conocen. Bogotana, próxima a cumplir 27 años y con una década de trayectoria en la Policía, no ha recibido jamás un llamado de atención de sus superiores. Por el contrario, en su hoja de vida se cuentan nueve felicitaciones y una mención honorífica. Además, se ubicó en el puesto 11 entre los 239 agentes que recientemente hicieron el curso de ascenso en la Escuela de Suboficiales Gonzalo Jiménez de Quesada.
Para el país se ha constituido en otra heroína anónima de la guerra. De allí que la gente esté pendiente de la suerte de esta hija de un humilde ebanista, casada hace seis años con un colega suyo, José Henry Cardona, con quien tuvo a María Angélica, una pequeña a la que dejó al cuidado de su madre en el barrio la Serafina, mientras cumplía el nefasto turno en el CAI. Y a la que espera educar no precisamente desde una silla de ruedas por culpa de seis guerrilleros del ELN.

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com