Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/4/2001 12:00:00 AM

El tiro por la culata

El tiro por la culata, Edición 992, Sección Gente El tiro por la culata
Podría pensarse que una condena de 200 años de prisión sólo se la merecen terroristas y asesinos. Tal vez por eso Anthony Lemar Taylor nunca imaginó que suplantar al famoso golfista Tiger Woods, para robar 17.000 dólares en artículos, le saldría tan caro. Taylor empezó a forjar su condena en agosto de 1998 cuando comenzó a utilizar una falsa identificación y tarjetas de crédito para comprar un televisor de 70 pulgadas, equipos de sonido y un automóvil de lujo. Además usó una licencia de conducir con el nombre del golfista, su número de seguro social y su fecha de nacimiento. Aunque su abogado pensaba que sólo le darían nueve años de cárcel recibió la pena máxima bajo las leyes de California, una especie de sentencia de muerte para este impostor de 30 años que ni siquiera se parece a Eldrick T. Woods. Sin duda alguna el dinero que el golfista gana, como los 44 millones de dólares que obtuvo por publicidad el año pasado, lo convierten en un personaje digno de imitación.

EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1889

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.