Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/8/1996 12:00:00 AM

EL TURNO DE DANIELLE

La esposa de Mitterrand cuenta en un libro que no sólo sabía de las infidelidades de su esposo sino que nunca le importó.

EL TURNO DE DANIELLE EL TURNO DE DANIELLE

DOS MESES HAN pasado desde la muerte del ex presidente Francois Mitterrand y en Francia todavía sigue siendo el protagonista de incontables especiales de televisión y programas de radio. En un comienzo la polémica se desató por la presencia de la amante y la hija natural del presidente en un lugar preferencial dentro del cortejo fúnebre, durante su sepelio. Cuando todavía no se habían calmado los ánimos, el médico de cabecera de Mitterrand, Claude Gubler, reveló en un libro que el presidente había estado físicamente incapacitado para ejercer su cargo durante los seis últimos meses de su mandato.
Ahora a las biografías, recopilaciones de discursos y a las infidencias de algunos de sus íntimos se suma una publicación que podría convertirse en un best seller sin precedentes. Se trata de En Toutes Libertés, una obra que contiene las memorias de la que hasta el momento era la discreta Danielle Mitterrand, esposa del líder fallecido. De la publicación se ha impreso una primera edición de 180.000 ejemplares que se está vendiendo como pan caliente.
La visión de Danielle es al mismo tiempo romántica, dramática y fría. Lo primero que confiesa es que para ella sus verdaderas rivales no fueron las otras mujeres: fue la política. Eso lo supo desde el día de la boda. "Aún no habíamos partido el ponqué, dice Danielle en un aparte, cuando vi a Francois, impaciente, pidiéndole la hora a su vecina. 'Tengo que irme me dijo=. Me están esperando en Matignon los jefes del movimiento de prisioneros', yo le respondí: '¿ Un día como hoy, el de tu...? Está bien. Te acompaño". La escena terminó minutos después con Danielle vestida de novia, sentada en un salón enorme mientras su esposo conversaba con políticos de provincia.
Otra revelación impresionante del libro es la frialdad, esa frialdad que solo tienen los franceses, con la que Danielle asumía los permanentes flirteos de su marido. Según ella, el hecho de que Mitterrand fuera un "seductor de jovencitas me molestaba, aunque no me afectada especialmente". Y no la afectaba porque, a su juicio, "cuando uno se siente profundamente unido al otro y desea mantenerse a su lado, no es inconcebible vivir amores separados". A este aspecto sobre su relación con Mitterrand, Danielle le pone punto final con una aseveración que, si la hubiera dicho Lady Di con respecto al principe Carlos, le habría granjeado la corona de reina de Inglaterra: "Nunca me aburrió compartir su vida con otra". Más adelante cuenta incluso que fue ella quien llamó por teléfono a Mazarine, la hija natural de Mitterrand, y a Anne Pingeot, la madre de ésta, para decirles que el ex presidente había decidido invitarlas el día que falleciera a la ceremonia fúnebre. Al referirse a Mazarine señala que su nacimiento no fue ni un descubrimiento ni un drama para ella: simplemente lo asumió. Y sentencia: "Mazarine es un nombre tan hermoso que dentro de poco tiempo lo llevarán muchas niñas francesas ".

VIDEOS MÁS VISTOS

  • El desafío de reducir la desigualdad económica

    El desafío de reducir la desigualdad económica

    close
  • "Es una refrendación de mi inocencia": Cepeda gana batalla jurídica a Uribe

    "Es una refrendación de mi inocencia": Cepeda gana batalla jurídica a Uribe

    close
  • Las razones por las que los estudiantes continúan marchando

    Las razones por las que los estudiantes continúan marchando

    close
  • Los mitos más populares de la ciencia

    Los mitos más populares de la ciencia

    close
  • "Nos hicieron un gran daño", organizador del concierto de Marduk

    "Nos hicieron un gran daño", organizador del concierto de Marduk

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1902

PORTADA

Memorias de medio siglo

Enrique Santos Calderón cuenta las últimas cinco décadas en Colombia a través de su papel en el movimiento estudiantil de los sesenta, su militancia en la izquierda en los setenta, su pluma en ‘Contraescape’, su oficialismo como director de ‘El Tiempo’ y su relación con el hermano-presidente.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1902

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.