Tendencias
- Foto: A.F.P.

arte

Un Picasso, un Matisse y otras tres obras robadas terminaron en la caneca

El ladrón conocido como el ‘Hombre Araña’ sacó las obras del Museo de Arte Moderno de París. Pero uno de sus cómplices, paranoico, dice haberlas botado a la basura.

Creían haber dado el golpe de su vida, que les representaría entre 100 y 200 millones de euros. Vjéran Tomic, llamado Hombre Araña por su capacidad sobrehumana de escalar, hizo lo más difícil. Estudió el recinto y aprovechó su sistema vulnerable de seguridad para robarse cinco obras del Museo de Arte Moderno en París: un  Picasso, un Matisse, un Modigliani, un Braque y un Léger. Pero la alegría duró poco. Informantes alertaron a la Policía, que lo capturó en 2011, pero no ha logrado recuperar los cuadros. Al buscarlos,  incriminó a dos cómplices del ladrón, el anticuario Jean-Michel Corvez y el experto en relojes y arte antiguo Yonathan Birn. La semana pasada empezó el juicio a los tres imputados y, entre lágrimas, Birn reveló el destino de las obras. Días antes de ser capturado, víctima de un ataque de paranoia, decidió tirarlas a la basura. “Lo que hice es monstruoso y me dejó muy afectado”, añadió. Los fiscales, por su parte, no creen en su versión, y le siguen la pista a las pinturas en algún lugar de Israel. El juicio continúa, y mientras Tomic enfrenta una posible condena de 20 años, sus cómplices podrían recibir 10 años.