Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/12/1996 12:00:00 AM

LA MUJER PERFECTA

Ciento veinte mil dólares cobró Claudia Schiffer por pisar las pasarelas colombianas.

LA MUJER PERFECTA LA MUJER PERFECTA
Es, sin duda, la mujer más bella del mundo. La que encarna el ideal de feminidad en los 90. A su paso no sólo los hombres caen rendidos, también las mujeres parecen quedar sin respiración. Es Claudia Schiffer, la alemana que hace nueve años irrumpió en el mundo del modelaje y ha permanecido en la cima durante siete de sus 25 años. Menos de 48 horas estará en Bogotá la número uno del selecto grupo de top models del mundo, invitada por el promotor de espectáculos Ricardo Leyva y patrocinada por la revista Cromos y una decena de empresas colombianas, que pagaron los 120.000 dólares que la modelo cobró por pisar las pasarelas colombianas. La Schiffer viene a un desfile de modas realizado por Stock Models, en el que también participarán algunas beldades nacionales -Lina María Gaviria, Adriana Arboleda, Catalina Gómez, entre otras-, y a lucir las prendas de cuatro diseñadores colombianos. La breve visita a Colombia de la figura más importante del modelaje dejará un eco de comentarios que perdurará por varias semanas. Para ella, sin embargo, es apenas una escala en su trayecto entre Roma y Sao Paulo, en la cual no tuvo tiempo de conocer ni descansar. Por frívola que parezca, esa vida de glamour y vanidad no es tan divertida como parece. Aunque hace dos años Claudia Schiffer anunció su compromiso con el ilusionista David Copperfield, en su apretada agenda no hay tiempo para matrimonio. Ella sabe que la suya es una profesión breve y que la jubilación puede estar a la vuelta de dos o tres años. También que, además de atributos físicos, se necesitan grandes dosis de disciplina y talento. Pero además Claudia Schiffer ha demostrado que tiene 'ángel'. Y eso contó para su meteórico ascenso en el mundo del modelaje. Cuento de hadas Verdad o leyenda, su carrera se inició en 1987 cuando fue descubierta, por casualidad, en la pista de baile de una discoteca en Düsseldorf por Michel Levaton, director de la agencia de modelos Metropolitan. Tenía 17 años, no había terminado estudios secundarios y por su mente no había pasado nunca la idea de ser modelo. Unas semanas después estaba en París, acompañada por su madre, Gudrum Schiffer, para una sesión de fotografías. Levaton ya le había anunciado a su socio Aline Souliers que había descubierto a una estrella, y tenía razón. Pocos meses después su fotografía aparecía en la portada de la revista francesa Elle. Guiada por sus dos tutores, Claudia se rehúsa a aceptar pequeños contratos de publicidad. Su rostro en las carátulas de las revistas empezó a conquistar a Europa y fue entonces cuando Karl Lagerfeld, el legendario diseñador de Chanel, la convirtió en su musa y en modelo exclusiva de la prestigiosa casa de modas francesa. Presentada ante el mundo como la reencarnación de Brigitte Bardot, Claudia conquistó a Estados Unidos e irrumpió en la publicidad como modelo de la firma de jeans Guess. Entonces apareció simultáneamente en la portada de cinco revistas en Estados Unidos y siete de Europa. Lo que siguió fue apenas una consecuencia directa de su éxito: obtener el más grande contrato de modelaje del siglo. Por cuenta de la fama, Claudia tuvo que dejar su pueblo natal, Rheinbach, y trasladarse a Montecarlo, donde reside actualmente. Entonces ocupó las primeras planas por su supuesto romance con el príncipe Alberto de Mónaco y empezó a competir en popularidad con las hijas de Rainiero. Incluso no faltaron los que la compararon en belleza con Grace Kelly. Lo cierto es que ha sido la única mujer en el principado a quien los fotógrafos persiguen con más ahínco que a Carolina y Estefanía, la mayoría de ellos con la esperanza de lograr alguna atrevida pose que deje al descubierto la perfección de sus formas. Y lo han logrado. Hace tres años, cuando se encontraba de vacaciones en una pequeña isla de la costa española, los paparazzi la divisaron con sus teleobjetivos en un yate, asoleándose con los senos al aire, en compañía del cantante Peter Gabriel. La revista italiana Noi pagó por seis fotografías _de la mujer más fotografiada del mundo_ la descomunal suma de 300.000 dólares. Una suma justa si se tiene en cuenta que por cuenta de las imágenes de la Schiffer en cueros la circulación de la revista pasó de 250.000 a un millón de ejemplares. Se dijo entonces que la exposición en top-less le podría significar a Claudia Schiffer la pérdida de sus millonarios contratos, puesto que en ellos hay una cláusula que le impide aparecer desnuda en fotografías. Por esa razón la Schiffer estuvo a punto de demandar a la revista por la suma de seis millones de dólares. Sin embargo, finalmente la famosa casa de modas Chanel y la firma de maquillaje Revlon llegaron a la conclusión de que se trataba de fotografías 'accidentales' y que no había razón para tomar medidas tan drásticas.
La reencarnación de BB
Quienes tienen más de 50 años dan fe de que Claudia Schiffer es la reencarnación de Brigitte Bardot. La bomba sexual de los 60 y la bomba sexual de los 90 se parecen como dos gotas de agua. Igual o mejor que la famosa actriz francesa, la verdad es que los expertos en belleza califican a esta rubia de ojos azules como una mujer perfecta: labios carnosos, derriere respingado, senos turgentes, piernas largas y torneadas y un rostro anguloso cuya expresividad y versatilidad han convertido a la cámara en su mejor aliada. No hay revista importante que no le haya dedicado a Claudia Schiffer su portada; ni diseñador europeo de renombre -Lagerfeld, Armani, Valentino, Ungaro...- cuyas creaciones no haya lucido la joven germana; ni fabricante en el mundo que no haya soñado con tenerla en la publicidad de su producto. De ahí la emoción de los diseñadores colombianos -Toby Setton, Silvia Tcherassi, Hernán Zajar y Clarisa Rossanía- de que esta Barbie de carne y hueso se enfunde uno de sus diseños y convierta en realidad ese sueño. Pero precisamente ese es su trabajo. Claudia Schiffer es la mujer que las mujeres han soñado ser y los hombres poseer. Al igual que su novio, está en el negocio de crear ilusiones. Y la misma sensación que experimentan los espectadores cuando Copperfield hace desaparecer la estatua de la Libertad, sentirán los asistentes al desfile en el Palacio de los Deportes. No es extraño que al verla desfilar por la pasarela muchos piensen que se trata de un truco de ilusionismo.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com