Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/21/2009 12:00:00 AM

La salvadora

La salvadora La salvadora
El nombre de Miep Gies puede no ser conocido, pero de no haber sido por ella, uno de los testimonios más famosos de la Segunda Guerra Mundial se habría perdido para siempre. Esta holandesa está celebrando sus 100 años, un motivo para recordar que fue ella quien se encargó de esconder a Ana Frank y su familia durante el Holocausto y de llevarles comida y noticias hasta su pequeño refugio en Ámsterdam. Pero lo que realmente hizo que su nombre pasara a la historia fue haber preservado el diario de la joven cuando los Frank fueron encontrados por los nazis en 1944 y llevados a los campos de concentración. Gies, que por ese entonces trabajaba como secretaria de Otto Frank, el padre de Ana, le entregó posteriormente el manuscrito a su jefe, quien fue el único sobreviviente de la familia. El diario de Ana Frank, desde su publicación en 1947, se ha convertido en un doloroso recuerdo del sufrimiento que soportaron los judíos durante el Holocausto. Está traducido a 55 idiomas y más de 20 millones de copias han sido vendidas.

EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1889

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.