Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/9/2008 12:00:00 AM

Las fábulas del mexicano

El director de cine Guillermo del Toro se prepara para comenzar a rodar 'El Hobbit'. Su trabajo ha dejado huella y Hollywood ve en él al gran heredero del cine fantástico.

Las fábulas del mexicano Guillermo del Toro es famoso entre las grandes productoras por rechazar varios superproyectos
La abuela de Guillermo del Toro lo exorcizó dos veces. Lo bañaba en agua bendita mientras recitaba oraciones para expulsar al demonio que ella creía que su nieto llevaba dentro. Él sólo respondía riéndose de manera histérica, pues le parecía absolutamente ridícula la reacción de esa anciana católica que ayudó a criarlo. Ella nunca logró entender por qué Guillermo vivía obsesionado con los insectos, los monstruos y las historias de horror. Hasta el fin de sus días, cuando él con orgullo le mostraba sus dibujos de seres deformes y fantásticos, ella simplemente le preguntaba por qué nunca había sido capaz de crear algo hermoso. Pero para el director mexicano, esas imágenes siempre han sido lindas, como declaró en una de sus primeras entrevistas para la revista Interview en 1997: "Creo que el horror en la naturaleza es su verdadera belleza".

Esa singular visión estética lo ha convertido en el director de cine fantástico consentido de Hollywood. Sobre todo ahora, cuando acaba de estrenar Hellboy II con muy buenas críticas y cuando está empacando sus maletas para viajar a Nueva Zelanda a rodar las películas de El Hobbit. Para la historia que precede a El señor de los anillos recibió la batuta de manos de Peter Jackson, el aclamado director de la ya clásica trilogía quien, además de ser el productor ejecutivo del nuevo proyecto, escribió los guiones con el mexicano.

Del Toro ha intercalado películas independientes como El Espinazo del Diablo y la ganadora de tres Oscar El laberinto del fauno; con producciones de Hollywood como Mimic, Blade II y Hellboy, y es famoso por haber rechazado varias superproducciones. Le ofrecieron dirigir Las crónicas de Narnia, I am Legend, Harry Potter y el prisionero de Azkaban y también Harry Potter y el misterio del príncipe, y no quiso hacer ninguna de ellas. Pero no pudo resistirse ante la propuesta de relevar a Jackson y llevar a la gran pantalla otra de las historias de J. R. R. Tolkien, pues El Hobbit fue uno de los libros que marcaron su narrativa desde cuando lo leyó a los 11 años.

Ya a esa edad grababa películas con la cámara de video de su papá y cargaba consigo un cuaderno en el que dibujaba personajes y hacía bosquejos de sus historias. Tiene esa costumbre hasta hoy y entre los miles de DVD, CD y libros que colecciona, guarda con gran recelo todos sus viejos dibujos.

Siempre ha contado que fue un niño muy solitario, sus padres viajaban mucho y lo dejaban al cuidado de su abuela. En una entrevista reciente con el periódico El País de Madrid, aseguró que en su infancia oyó fantasmas y vio un ovni volando sobre el cielo de Guadalajara, su ciudad natal.

Entró en el mundo del cine después de estudiar maquillaje para efectos especiales, conocimiento que le ha sido de gran utilidad en sus películas, pues más que los efectos por computador, él prefiere las cosas "hechas a mano". Aunque no le gusta planear mucho a futuro, lo que sí es casi seguro es que después de El Hobbit dedique todo su esfuerzo a una película independiente y oscura. En varias oportunidades ha anunciado que ya tiene lista una adaptación de la novela de horror En las montañas de la locura, de su ídolo H. P. Lovecraft.

"El cuento de hadas y la fábula son los métodos de comunicación más importantes. Estas historias son el máximo exponente de la narrativa, lo demás es chisme", dijo del Toro al diario británico Daily Telegraph. Y las suyas siguen el estilo clásico, son historias crudas y violentas en las que los niños también mueren y la inocencia se alimenta de la realidad.

EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1890

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.