Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/16/1998 12:00:00 AM

LAS TUMBAS DE LA GLORIA

Las tumbas de sus hombres ilustres han convertido al Père Lachaise en el cementerio más visitado del mundo.

LAS TUMBAS DE LA GLORIA LAS TUMBAS DE LA GLORIA
Entre la infinidad de atractivos turísticos de la Ciudad Luz, el cementerio de Père Lachaise se ha convertido en un lugar de visita ineludible, casi tan importante como el palacio de Versalles y el museo de Louvre. Si bien en otros lugares del mundo estos sitios lúgubres y fríos no revisten mayor interés, esta necrópolis, ubicada en el suroriente de la Ciudad Luz, atrae a más de millón y medio de visitantes al año. La razón es sencilla: además de ser por sí solo uno de los jardines más hermosos de Francia, en su interior reposan algunas de las tumbas más famosas del planeta. El Père Lachaise no es el único camposanto de París. Existe el Montparnasse, donde están las tumbas de Julio Cortázar y Jean Paul Sartre, y el de Montmartre. Pero sin duda el que más cautiva a propios y extraños es el que lleva el nombre del padre jesuita que vivió en el siglo XVIII. Buena parte de su atractivo radica en lo vasto de de sus terrenos, que ocupan más de 440.000 metros cuadrados, la misma extensión del Vaticano. Se trata de un enorme jardín con senderos rodeados de árboles cuyo esplendor compite con los mejores parques para los vivos. Sin embargo lo que hace a este sitio único en el mundo es que entre las 70.000 tumbas que alberga se encuentran las de por lo menos un centenar de personajes ilustres de las artes, la política y la ciencia de los últimos siglos. Los restos de Honorato de Balzac, Marcel Proust, Federico Chopin, Oscar Wilde, Edith Piaf, Molière, Isadora Duncan, Yves Montand y Simone Signoret, son apenas algunos de los nombres famosos que atraen a miles de turistas e historiadores. Mapa en mano, la gente puede tomar horas recorriendo sus caminos antes de tener la satisfacción de pararse frente a la tumba de su prodigio preferido. Curiosamente una de las tumbas más visitadas tiene muy poco que ver con las llamadas bellas artes. Es la de Jim Morrison, el carismático y desenfrenado líder del grupo The Doors, la banda de rock norteamericana de los años 60. Hombres y mujeres de todas las edades encienden velas, dejan flores, fotografías, tiquetes de metro y todo tipo de mensajes sobre la sepultura de este cantante que, incluso antes de morir por una sobredosis en París en 1971, ya se había convertido en leyenda de toda una generación. La administración del cementerio no programa eventos especiales en los aniversarios de sus muertos famosos porque de eso se encarga el mismo público. Cuando uno de ellos está cumpliendo un año más de muerto o celebra el día de su nacimiento, miles de fanáticos visitan su tumba y le dejan ofrendas florales y mensajes. Pero no todos van en busca de famosos. Algunos van a admirar mausoleos y esculturas realizadas por grandes artistas de diferentes épocas. Otros, en cambio, van buscando historias de amor reflejadas en las inscripciones de sus lápidas. Como en el siglo XIX el Pére Lachaise fue un importante lugar de encuentro para enamorados, aún hoy es el preferido de muchos amantes clandestinos. Otros más, incluso, buscan respuestas del más allá. "Quienes tienen problemas de amor o de salud visitan las tumbas de aquellos que vivieron la misma situación en busca de una solución a sus problemas", dice Nathalie Delapré, administradora del parque. En este sentido una de las tumbas más visitadas es la de Victor Noir, un periodista del siglo XIX asesinado por Pierre Bonaparte, a la que los visitantes le han concedido poderes de fertilidad. Hace una década este camposanto fue utilizado por brujos iniciados en la magia negra para hacer conjuros en muchas de las tumbas famosas. Debido a estos incidentes, la administración optó por incrementar la vigilancia día y noche. Actualmente las tumbas preferidas por el público, como la de Jim Morrison, permanecen bajo total vigilancia. El cementerio fue fundado en mayo de 1804. Antes de esta fecha era un lugar de reposo de los jesuitas dirigido por el padre de Lachaise, confesor personal de Luis XIV, también conocido como el rey Sol. Medio siglo después de ser abandonado por los jesuitas Napoleón decidió comprar el lugar y convertirlo en cementerio. En un comienzo no era popular. La única atracción era ver la tumba de dos famosos enamorados de la Edad Media, Eloísa y Abelardo, cuyo amor imposible se convirtió en el símbolo de muchos amantes de la época. Con el tiempo, sin embargo, personajes de la aristocracia y hombres famosos de las letras y las artes empezaron a ser enterrados allí. "En el siglo XIX lo más 'chic' para la burguesía era tener su capilla o su mausoleo en el Père Lachaise", dice Delapré. Actualmente la alcaldía de París administra el lugar y cada año realiza mil nuevos entierros. Para ser sepultado no se requiere ser famoso. Con sólo una inversión de 45.000 francos por el nicho, y haber nacido o fallecido en París, se tiene garantizado un lugar para disfrutar de mejor vida al lado de algunos de los personajes más importantes de la historia.
Las tumbas famosas
El cementerio parece un gran laberinto delimitado por senderos, pasadizos en piedra y múltiples tumbas. Una de las grandes satisfacciones de sus visitantes es recorrer estos caminos hasta encontrar la tumba de un personaje célebre de la historia. Entre las 70.000 tumbas se encuentran las de un centenar de hombres y mujeres ilustres que descollaron en las artes, las ciencias y la política en los últimos siglos. Estas son algunas de los más visitadas
JIm Morrison: la tumba del cantante del grupo The Doors,quien murióen París víctima de una sobredosis en 1971, es la preferida de los visitantes. Fanáticos de todas las edades le dejan flores, fotos, tiquetes de metro y mensajesFederico Chopin: al morir, el cuerpo del compositor fue sepultado en este lugar pero más tarde el gobierno polaco pidió su corazón para enterrarlo en una iglesia de VarsoviaMarcel Proust: el legendario novelista y autor de la obra En busca del Tiempo Perdido murió en París en 1922. Desde entonces sus seguidores no dejan de visitar su última moradaVictor Noir: este periodista fue asesinado por un primo de Napoleón III. Sobre su tumba hay una estatua de tamaño natural a la cual sus visitantes le han concedido poderes de fecundidad Oscar Wilde: la tumba de este controvertido escritor inglés, quien en vida fue un hombre perseguido por sus inclinaciones sexuales, es hoy visitada por quienes lo ven como símbolo del movimiento gay

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com