Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/1/2014 1:04:00 AM

La maldición Marlboro

Durante años el Hombre Marlboro, un tosco vaquero que disfruta de un cigarrillo a solas en el desierto, representó el vigor y el lado seductor de un hábito que se veía como un vicio inocente.

Durante años el Hombre Marlboro, un tosco vaquero que disfruta de un cigarrillo a solas en el desierto, representó el vigor y el lado seductor de un hábito que se veía como un vicio inocente. Pero el historial de los hombres que encarnaron al icónico cowboy quizá sea, irónicamente, la mejor propaganda contra fumar. Desde que la empresa lanzó la campaña en 1954, cuatro han muerto por enfermedades pulmonares. La víctima más reciente, Eric Lawson, quien fue el Hombre Marlboro a finales de los setenta, falleció el 10 de enero de Epoc (enfermedad pulmonar obstructiva crónica).

En 1995 el californiano David McLean, de 73 años, murió por un cáncer de pulmón. Según reveló su esposa, como parte de su contrato el estadounidense tenía que fumar cinco cajetillas cuando hacía los comerciales. Tres años antes, Wayne McLaren falleció por las mismas razones después de haber fumado durante 25 años. Tenía apenas 51. Al igual que Lawson, McLaren pasó la segunda mitad de su vida en campañas contra el cigarrillo. El otro Hombre Marlboro que sucumbió por culpa de su vicio fue David Millar, quien en 1987 falleció por culpa de un enfisema pulmonar.

EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1889

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.