Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/12/1986 12:00:00 AM

"MI VIDA CAMBIO"

Habla la futura esposa del ex presidente Turbay Ayala, Amparo Canal

"MI VIDA CAMBIO" "MI VIDA CAMBIO"
A mediados de la semana pasada, el ex presidente Julio César Turbay Ayala anunció su próxima boda con doña Amparo Canal viuda de Rodríguez.
SEMANA fue el primer medio escrito en entrevistar a la futura esposa del ex Mandatario. Estos son los apartes más importantes de dicha entrevista.
SEMANA: Cuando usted contrajo matrimonio con el doctor Luis Raúl Rodríguez, él le llevaba varios años, era mucho mayor. Y ahora, sucede algo similar con el ex presidente Turbay.
AMPARO CANAL: Son destinos de la vida. Claro que Luis Raúl no era un hombre tan mayor, apenas me llevaba unos 7 u 8 años. Pero ahora, en este momento de mi vida, sí creo que me conviene mucho más un hombre mayor que yo.
S.: ¿ Cómo era el doctor Rodríguez?
A.C.: Arquitecto, un hombre intelectual que sabía mucho de arte, de música y que estaba lleno de inquietudes. Era un hombre de carácter fuerte y eso siempre me ha gustado.
S.: ¿Cuántos años duró el matrimonio?
A.C.: 26 años. Tuvimos dos hijas Claudia y Amparo, quien participó en el Reinado de Cartagena, representando a Cundinamarca.
S.: ¿Dónde y cuándo conoció al doctor Turbay?
A.C.: Estábamos en un matrimonio y me lo presentaron. El era entonces candidato a la Presidencia de la República. Tenía puesta una camisa azul y eso me llamó la atención, por aquello de mi parte goda. Se veía muy elegante con su smoking. Le dije algo referente a su camisa azul. Creo que era el año 77.
S.: ¿Cuál fue la respuesta de él ante su observación goda?
A.C.: Bueno, la ventaja era que él pensaba que en su movimiento también tenían cabida los conservadores.
Y eso se debe a que él es un hombre de paz es una de las cosas que más me llama la atención de su carácter.
Es muy suave. Para darte sólo un ejemplo: pasamos ahora unos días en una finca en Semana Santa y él no tuvo una mala mirada con nadie, él no tuvo un gesto de fastidio ni de dureza con nadie.
S.: ¿No se desespera siquiera con tanta gente que lo visita y tiene que atender?
A.C.: Todo el día él mantiene un confesionario. Hay una cosa: los presidentes son como los sacerdotes, que tienen que oírlo todo.
S.: ¿Cómo se fue desarrollando su amistad con él y en qué momento surgió la vinculación con su gobierno?
A.C.: Después de su elección como Presidente iniciamos una amistad muy agradable. Al año de gobierno exactamente, me ofreció la asesoría de Relaciones Públicas del Palacio.
Ha sído la oportunidad más linda que he tenido en mi vida, pues pude sentirme una mujer importante, participar en un gobierno. Yo acepté contando con todo el apoyo de Luis Raúl, a quien también le parecía que era algo muy importante. Esos tres años en Palacio constituyeron una experiencia increíble.
S.: ¿En qué consistía ese trabajo? ¿Como era la jornada de quien se desempeñaba como asesora de Relaciones Públicas del Palacio?
A.C.: Yo le ayudaba en la organización de diferentes eventos de toda índole. Por ejemplo, era muy importante preparar las navidades de los empleados del Palacio y de los miembros del Batallón Guardia Presidencial. Había recepciones, flores y, algo muy interesante, atender a mucha gente importante que llegaba al Palacio.
S.: Además estaban los huéspedes que venían de otros paises.
A.C.: Si, claro. Atender a toda esa gente era lo más interesante. En el Palacio organicé concursos de pingpong, por ejemplo, que era una manera de integrar a todo el personal.
También recibía a mucha gente que venía a contarme sus problemas. Me gustaba escucharla y colaborar en todo.
S.: ¿Cómo era trabajar al lado una persona con una imagen tan maternal como la de doña Nydia?
A.C.: Mi relación con ella es una relación de mucho cariño, nos queremos mucho. Nydia es para mí una mujer ejemplar, yo la siento como un motor de un jet. En todo momento, ella vive en función de ayudar a la gente. En Palacio, yo siempre le colaboré y seguí haciéndolo con Solidaridad con Colombia, de la que Luis Raúl era director ejecutivo.
S.: ¿Qué piensa hoy Amparo de las vueltas que da la vida? ¿No es muy impresionante que ustedes que eran 4 personajes muy involucrados, uno desapareció lamentablemente, la otra se casó con otro político y usted ahora se casa con el doctor Turbay?
A.C.: Todos los días me digo: cómo cambió mi vida de la noche a la mañana. Yo antes era una persona que había cumplido con parte de su vida. Me faltaba ser abuela, por ejemplo, pero en este momento ya no estoy en plan de ser abuela.
S.: Para nadie es un secreto que la política en Colombia es como un anillo que gira y gira, alrededor de lo mismo, y en el que todo va todo vuelve. El doctor Turbay continúa en el primer plano de la política, es el hombre que mueve la gran maquinaria liberal. ¿Cómo ve usted esa situación, de estar en primera línea de la política liberal, siendo tan goda?
A.C.: Yo lo molesto mucho diciendole que él prefiere que y o siga siendo goda, pues le aburriría mucho una "vieja voltiada". Pienso que él es hoy por hoy el hombre más importante que tiene Colombia y lo ha demostrado en las últimas elecciones. Yo sé que todo esto es para mí un gran compromiso. Mi matrimonio con él es algo muy grande e importante.
Tiene sus riesgos, pero continúo pensando que es un hombre que maneja a Colombia y en cuanto al futuro... eso si no lo he pensado mucho. Pienso ser una compañera a su lado.
S.: ¿Pero no le incomodaría una pasición sobresaliente al lado de un hombre que se vuelva a dedicar activamente a la política? A.C. Yo estaría, en ese caso, a su lado y colaborándole. Además, lo que hemos pensado sobre nuestro futuro es que sea una cosa muy agradable, de mucho compañerismo, pues ya los dos hemos pasado una época sola, triste. La soledad es algo muy, muy triste. Yo pienso que uno no puede vivir solo y tampoco puede vivir sin amor. Yo no concibo la vida sin compañía, en esa soledad y sin amor.
S.: Hay quienes creen mucho en aquello de los signos zodiacales. ¿ Ustedes qué signo son?
A.C.: Yo soy Virgo. Y él..., no sé muy bien, nació en junio y creo que es Géminis. Si él es Géminis y eso me fascina porque tengo una hija que es Géminis .
S.: ¿Qué planes inmediatos tiene?
A.C .: La prensa se nos adelantó mucho en lo de las fechas.
S.: ¿Cuándo es entonces el matrimonio?
A.C.: Tenemos una fecha pensada para más tarde, dentro de unos dos meses, pero todo depende de muchos compromisos internacionales que él tiene. Debe ir a dictar una serie de conferencias en una universidad cerca a Washington. Tenemos que pensar y planificar muchas cosas sobre lo nuestro . --

EDICIÓN 1893

PORTADA

Gobierno de Duque: un despegue con ventarrón

El llamado de Duque por la unidad del país fue empañado por el beligerante discurso del presidente del Senado. ¿Puede esto afectar la gobernabilidad del nuevo mandatario? Análisis de SEMANA.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1893

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.