Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/20/2010 12:00:00 AM

Muere el preso perpetuo

Muere el preso perpetuo Muere el preso perpetuo
El condenado a muerte más viejo de las prisiones estadounidenses, Viva Leroy Nash, murió a los 94 años, de causa natural. Nash fue encarcelado por primera vez a los 15 años, luego de haber asaltado un banco. Al poco tiempo de pagar su condena volvió a las andanzas y tras disparar contra un policía, fue sentenciado a 25 años. Al parecer, las duras correccionales americanas tenían poco efecto en Nash, quien volvió a actuar a mediados de los años 70 y fue condenado a doble cadena perpetua por robo y asesinato. El hombre logró escapar en 1982 mientras los reos hacían un trabajo fuera del penal, pero fue capturado tres semanas después, luego de matar al propietario de una tienda. Entonces le dieron la pena de muerte. Si bien Nash, quien pasó en total más de 70 años en la cárcel, logró posponer su ejecución varias veces gracias a múltiples apelaciones, no pudo vencer los achaques propios de la vejez. En sus últimos años sufrió cuatro ataques cardíacos y para el momento de su muerte se encontraba sordo, ciego y postrado en una silla de ruedas. El preso más veterano del corredor de la muerte, quien esquivó la pena máxima durante las últimas dos décadas, les costó a los a los contribuyentes más de un millón de dólares.

EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1890

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.