Tendencias
"La muerte de un viajante", foto en Bogotá, octubre 8 de 2008 - Foto: Guillermo Torres

luto

Así era el gran actor Luis Fernando Montoya

Recordado por sus papeles en producciones como ‘Pero sigo siendo el rey’ y ‘Los cuervos’, Luis Fernando Montoya murió a causa de un cáncer. SEMANA habló con uno de sus amigos cercanos.

“Se ha ido el mejor actor de Colombia”, señala Carlos Humberto Serrato al referirse al fallecimiento de su amigo, Luis Fernando Montoya. 

Este martes, la batalla de Montoya contra el cáncer de garganta al que se enfrentaba terminó. El pereirano murió en Bogotá, a los 61 años de edad, dejando una huella imborrable en la mente de miles de colombianos.

Puede leer: Luis Fernando Montoya

Actor de la pantalla chica, participó en producciones como Pero sigo siendo el rey y Los cuervos. Hizo de ‘Bolívar’, en uno de sus papeles más recordados.

Serrato conoció a Montoya hace aproximadamente 15 años cuando coincidieron en un set. “El saludo que me dio cuando lo conocí fue felicitarme por mi trabajo”, cuenta Serrato, para quien Montoya, cuando era niño, fue su inspiración para optar por dedicarse a la actuación. “Él, Diego Álvarez, Jorge Emilio Salazar, Pepe Sánchez, toda este gente grandiosa. Camilo Medina, María Eugenia Dávila. Pero Luis Fernando siempre fue el mejor, un talento brillantísimo”, señala Serrato.

Montoya también encarnó a Antonio Nariño en la miniserie histórica de televisión Crónicas de una generación trágica. “La vida para él era la actuación, pero estuvo muy solito en muchas épocas”, comenta su amigo.

Puede ver: La maldición de Bolívar

Lastimosamente, en 2001 fue sentenciado a 5 años de cárcel en Estados Unidos luego de ser capturado con 2 kilos de heroína en el estómago. Al recuperar su libertad, rescató su lugar en la actuación.

“Fue una persona muy especial y fue muy juzgado, muy señalado. Él vivió como vivió, le pasó lo que le pasó simplemente por ser una persona hipersensible, en un medio áspero como es Colombia para los actores”, indica Serrato. Al hacer cuentas, Luis Fernando Montoya dedicó más de la mitad de sus años de vida a la actuación: 33. Su última participación en una producción fue en 2017, para Hermanos y hermanas.

“En medio de sus problemas y todo, cuando decían ‘acción’ era una cosa alucinante. Al volver de Estados Unidos, después de estar en la cárcel, él protagonizó La muerte de un viajante y la pregunta de todos era ‘¿será que llega a función? ¿Será que se le olvida el texto?’”, recuerda. “Pues este hombre se pasó de bueno, de talentoso en el estreno de esa obra. Yo lo abrazaba y le decía ‘acabas de recuperar tu sitio’”, agrega Serrato.

Lea: Último adiós a Richard Harrison, protagonista de El precio de la historia

Para su amigo, la humildad y el talento fueron lo que hizo grande a Montoya. Se atreve incluso a compararlo con un pequeño: “Amado por todas las mujeres, querido por todo el mundo. Un bello, eso era Luis Fernando. Cero soberbia, era como un niñito”.

Por esta pérdida, la televisión nacional está de luto. “Lo amaremos por siempre, por siempre. Grandes papeles, inolvidables carácteres”, dice Serrato.