Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/14/1994 12:00:00 AM

ORGASMO MORTAL

Un nuevo escándalo sacude las altas esferas políticas inglesas: la muerte por asfixia erótica del diputado conservador Stephen Milligan.

ORGASMO MORTAL ORGASMO MORTAL
LA ESCENA QUE vieron los policías de Scotland Yard el lunes 7 de febrero era bien extraña: el cuerpo sin vida de un hombre, tirado en el piso de la cocina de su apartamento, vestido únicamente con unas medias de mujer y unas ligas, y con la cabeza metida en una bolsa de plástico, un cable enrollado en el cuello y una naranja en la boca... La sorpresa se tornó en estupor cuando identificaron el cadáver. Se trataba de Stephen Milligan, de 45 años, uno de los más brillantes congresistas conservadores. Era graduado en Oxford, ex editor de The Economist y editor internacional de The Sunday Times. Además, su reciente postulación como secretario privado del Ministro de Defensa lo había puesto a un paso de ser ministro.
Antes de la autopsia la Policía dijo que no se podía establecer si había sido un suicidio, un asesinato o un accidente durante el acto sexual con o sin compañía. Al día siguiente, los indicios -que apuntaban a la última hipótesis- recordaron a muchos una tensa escena de la famosa película El imperio de los sentidos.
Descartado el homicidio, los investigadores señalaron que Milligan pudo haber muerto después de una fallida práctica de asfixia erótica. Según las explicaciones, el diputado pudo haberse colgado de un cable con el propósito de privarse de oxígeno, cuya falta en el cerebro aumenta el placer sexual. En un principio se especuló que la naranja contenía nitrato de amilo, sustancia que produce un alto grado de estimulación. Pero las autoridades no encontraron rastro del fármaco. "La astixia erótica es una de las experiencias sexuales más intensas, pero también más peligrosas -dijo a SEMANA el sexólogo Richard Maleón-. El origen de la intensa excitación está en la liberación del sistema parasimpático y tanto el hombre como la mujer pueden experimentarlo. El orgasmo que experimenta la mujer es 100 veces más intenso que uno común, pero se corre el riesgo de no regresar". De acuerdo con los registros ingleses, el juego sexual causa la muerte de entre 150 y 200 personas al año. Según el sexólogo, la persona que utiliza este sistema para masturbarse suele subirse a una silla, colgarse del techo y flexionar un poco las rodillas, privándose de oxígeno por momentos. Pero a veces la silla se resbala y el orgasmo continúa hasta la eternidad, como parece que le ocurrió a Milligan.
Ahora el primer ministro inglés, John Major, tendrá que soportar el escándalo que producirán las inxestigaciones de la extraña muerte del congresista de su partido. En los últimos meses, otros escándalos sexuales han surgido como una irónica burla a la campaña que lanzó al comenzar su gobierno, cuando con el lema "Volver a los principios" exhortó a sus copartidarios a rescatar los valores familiares y a la excelencia del servicio público. Primero cayó el ministro del Medio Ambiente al admitir que tenía un hijo extramatrimonial con una consejera tory. Luego, el de Transporte, al descubrirse sus aventuras extraconyugales. Y después salieron a la luz las relaciones homosexuales del congresita David Ashby. Y como van las cosas, estos fueron apenas el chaparrón que augura la tormenta.

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com