Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/13/1993 12:00:00 AM

Plinio va a Roma

Con el nombramiento del nuevo embajador en Italia, el país pierde transitoriamente a una de las mejores plumas del periodismo crítico, una especie que parece estar en vías de extinción.

Plinio va a Roma Plinio va a Roma
HACE TRES AÑOS, CUANDO COMENZO el gobierno de César Gaviria, nadie hubiera dado un centavo porque Plinio Apuleyo Mendoza llegara a convertirse un día en funcionario de esa administración.
Mendoza había estado cerca de uno de los más duros oponentes de Gaviria en la carrera por la candidatura liberal, el ex alcalde de Bogotá, Hernando Durán Dussan, y recibió al nuevo gobierno con una salva de columnas que cuestionaban la mayoría de sus iniciativas, y siguió haciéndolo sin importarle que su postura contrastara con la que asumía la mayoría de los sectores de opinión durante la larga luna de miel de Gaviria.
Y es que a Plinio Mendoza nunca le ha importado ir en contra de la corriente. Sus opiniones, expresadas con particular agudeza, inteligencia y claridad conceptual, nunca han sido el resultado de medirle la temperatura al grueso de la gente sino, más bien, el de ponerle bolas a lo que piensan los sectores minoritarios que cuestionan por conocimiento lo que todos los demás aplauden por ignorancia. Cuando el diálogo con la guerrilla estuvo de moda, el pidió más represión y predijo -el tiempo le daría la razón- que los alzados en armas volverían a poner conejo. Cuando muchos colombianos se horrorizaron con los vientos neoliberales en la economía, el pidió más apertura y más privatizaciones. Cuando la masa pidió que rodaran todas las cabezas de concejales, alcalde y secretarios en el lío de los auxilios distritales, el argumentó que no se podía combatir a los corruptos con un espectáculo circense.
Pero a diferencia de otros columnistas que parecen ubicarse en su misma orilla, Mendoza tiene la virtud de no buscar con ello construírse un perfil de candidato presidencial. Simple y llanamente, el expresa lo que le indican sus procesos mentales, sin duda menos facilistas y menos condescendientes que los del grueso de sus colegas. Y eso es precisamente lo que más le hará falta a sus lectores ahora que Mendoza vuelve a la diplomacia, dentro de la cual hizo carrera como funcionario siempre destacado de la embajada en París.
Hijo del patriarca liberal boyacense Plinio Mendoza Neira, hermano de tres hermanas periodistas, neurótico de profesión, cuentista, novelista y cronista antes de volverse columnista, casado dos veces -siempre con artistas, Marvel escritora y Patricia pintora-, se acaba de inaugurar como abuelo, pues su hija mayor Karla dio hace pocas semanas a luz una bebé a quien Mendoza podrá visitar muy a menudo, ahora que desde Roma aprovechará cada fin de semana para darse una rodadita hasta París.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • "Si hay vida fuera de este planeta debe ser muy lejos"

    "Si hay vida fuera de este planeta debe ser muy lejos"

    close
  • "Es posible morir bien y sanos así estemos enfermos"

    "Es posible morir bien y sanos así estemos enfermos"

    close
  • Álex Saab, el hombre de Maduro

    Álex Saab, el hombre de Maduro

    close
  • Este domingo se abrirán oficialmente las puertas del Movistar Arena

    Este domingo se abrirán oficialmente las puertas del Movistar Arena

    close
  • ¿Qué pasaría si gana Bolsonaro?

    ¿Qué pasaría si gana Bolsonaro?

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1903

PORTADA

La historia del colombiano prófugo y socio del régimen de Maduro

Esta es la increíble historia del empresario Álex Saab, el hombre que hizo llave con el presidente de Venezuela para ejecutar operaciones por cientos de millones de dólares en el mundo con la comida de los venezolanos.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1903

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.