Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/12/2006 12:00:00 AM

Príncipe vampiro

El 'best-seller' de Elizabeth Kostova 'La Historiadora', revive el interés por Vlad Drácula , personaje que dio nombre al más famoso de los vampiros.

Príncipe vampiro La novela 'La Historiadora' cuenta la vida de Vlad Tepes (izquierda) quien impuso su ley de hierro en la Rumania medieval, y la conjuga con Drácula, personaje ficticio creado por el escritor inglés Bram Stoker y representado en el cine, entre otros por el legendario actor Bela Lugosi.
Vlad Drácula, regente de Valaquia, región de Rumania, en el siglo XV, no se hizo famoso por vampiro, sino por su costumbre de empalar a sus víctimas. Tanto es así, que le decían Tepes (el Empalador) en su región natal y lo llamaban kaziglu bey (el príncipe empalador) por parte de los turcos, a quienes combatió durante toda su vida. Se cree que llegó a someter a este castigo a más de 100.000 personas, cuyos cadáveres eran mantenidos en exposición sobre las estacas durante varias semanas en señal de advertencia a extraños y propios del peso de su ley. Se dice que uno de sus fetiches era comer al lado de los moribundos. Y es que el empalamiento es una de las muertes más crueles y dolorosas que se han utilizado a través de la historia. Mientras unos cómplices sostenían a la victima boca abajo, le introducían una estaca de por lo menos dos metros de largo por el ano, o por la vagina si se trataba de una mujer. Luego clavaban la estaca en el suelo verticalmente. El palo no debía estar muy afilado, ya que esto aseguraba una muerte rápida, sino sólo lo suficiente para atravesar al ajusticiado mientas este iba resbalando lentamente por el palo, hasta que la punta saliera por la boca o la parte superior del cráneo. El proceso podía durar varias horas, y la muerte tardar hasta días. La historia registró los crímenes de Vlad gracias a que la imprenta fue inventada durante el mismo siglo de su reinado. Y volvió a ser famoso por un escritor inglés del siglo XIX, Bram Stoker, quien tomó el nombre de Drácula, que significa hijo del dragón o del demonio, en rumano, para su novela sobre un poderoso vampiro. Sólo ahora una autora se ha atrevido a conjugar el personaje histórico de Vlad Tepes con Drácula, el vampiro ficticio y este es el atractivo de La Historiadora, la novela de Elizabeth Kostova. Kostova investigó durante 10 años para armar su novela. Esta extensa labor no sólo se convirtió en un libro de 700 páginas, sino que es la primera vez que a un escritor le pagan dos millones de dólares por su primer trabajo publicado. Se mantuvo en el primer puesto de la lista de los libros más vendidos de The New York Times durante varias semanas. La primera edición en español constó de 150.000 ejemplares que desaparecieron tan rápido de las librerías, que hubo que posponer el lanzamiento en Latinoamérica mientras se imprimían otros tantos. Además, por una suma millonaria, Sony Pictures compró los derechos de la película, aun antes de que él libro fuese lanzado en Estados Unidos. Se trata de un fenómeno sólo comparable al Código Da Vinci, de Dan Brown. En la obra, un padre y su hija buscan la tumba del príncipe rumano por diferentes partes del mundo, mientras evocan historias de personas que emprendieron esa misma aventura. A pesar de que Vlad Drácula fue un personaje sanguinario, para su pueblo es un héroe nacional pues fue el más encarnizado enemigo del sultán Mehmet II, quien invadió Bizancio y propició la caída de Constantinopla a manos de los ejércitos otomanos. Pero el libro se plantea si, en caso de que los vampiros existieran, sería posible que Vlad Drácula fuera uno de ellos. "Él nunca había sido considerado, históricamente, como un posible vampiro. Era visto como un regente cruel pero justo", dijo a SEMANA la doctora Jennifer Sunseri, especialista en vampiros, folclor e historia de Europa oriental. La verdad es que sus prácticas, por crueles que fueron, no eran ajenas a otros líderes y señores feudales de entonces. Fueron los turcos y los sajones, pueblos odiados y perseguidos en la Valaquia de entonces, quienes promovieron la imagen sádica del príncipe. Coincidencialmente es en el folclor rumano y el húngaro donde se encuentra la mayor cantidad de historias sobre los pricolic o nosferatu, los no muertos. Las leyendas populares contaban que estos eran cadáveres en descomposición que caminan en las noches succionando la vida de los seres vivos. Se cree que los inventaron para culpar a alguien de la ruina de las cosechas y de la llegada de la peste. Pero el vampiro que se generó con la literatura gótica del siglo XIX, especialmente la imagen que se creó en parte a partir de la novela Drácula, fue la de la criatura elegante, oscura pero sensual. Kostova en este libro deja atrás todas estas concepciones de vampiro para volver a las leyendas folclóricas, también teniendo como base una gran investigación sobre Vlad y las conquistas del Imperio Otomano en el siglo XV, en una novela que aunque sigue siendo ficción, tiene fuertes bases históricas. Con este libro Kostova está generando por el príncipe rumano el mismo interés que en su momento generó Dan Brown con la imagen de María Magdalena. Pero, más allá, lo que trata de mostrar el libro, mediante un recorrido histórico, es que los vampiros existen en los personajes que no han tenido mayor reparo en asesinar a miles o millones de personas. Que esto no es algo exclusivo de las épocas antiguas y medievales, pues prevalece hasta el día de hoy y es inmortal, como los no muertos.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Se cumplen 30 años del Concierto de Conciertos

    close
  • La respuestas a la tala de árboles

    close
  • Hay que aprender a comer

    close
  • Rodrigo Pardo analiza la encuesta de Invamer

    close
  • "El mundo cambió. Hoy se requiere mayor flexibilidad en las normas laborales"

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.