video

¡Qué nostalgia!: Poncho Zuleta despide a Oñate y entona con el alma ‘El cantor de Fonseca’

La leyenda vallenata canta el clásico que recogió en su voz su fallecido amigo. Esta fue la despedida que le hizo en SEMANA y los mensajes que le manda donde quiera que esté.


La entrañable amistad de Poncho Zuleta y Jorge Oñate, dos grandes del vallenato, le sacó lágrimas y muchas emociones a miles de colombianos. Los dos artistas compartieron tarima innumerables veces y ahora en su despedida, Poncho no pudo estar en el concierto con el cual su pueblo natal despidió a Oñate. Una fractura de húmero tiene al cantante en recuperación en Cartagena, pero desde allí le entregó en SEMANA un conmovedor adiós a su hermano del alma.

“Pocas personas lo han querido como yo lo quise, lo quiero y lo querré. Para mí, obviamente, fue muy duro no acompañarlo en su partida. Sufrí un accidente el 6 de enero y fui sometido a una fuerte cirugía. Me hicieron un reemplazo de hombro y de húmero. Estoy convaleciente, pero me estoy recuperando. Y por eso no pude acompañar a mi compadre”, explicó Zuleta.

Poncho Zuleta y Jorge Oñate
Poncho Zuleta y Jorge Oñate - Foto: Instagram de Poncho Zuleta

El artista contó que estuvo siempre “muy pendiente de su enfermedad, día y noche. Siempre hablé con su familia y amigos en común. Él murió a medianoche. Mi familia, mis hermanos, nadie me quiso decir nada por encontrarme en esta circunstancia. Lo supe hasta las seis de la mañana. Esa noticia para mí fue un balde de agua fría y un balde de agua caliente”.

Poncho aprovechó su entrevista con SEMANA para cantarle a su amigo algunas de las canciones que muchos recuerdan. El cantor de Fonseca y No voy a Patillal fueron sus elegidas.

Carroza funebre, ataud de Jorge Oñate llegando al Cementerio en la Paz Cesar
Carroza funebre, ataud de Jorge Oñate llegando al Cementerio en la Paz Cesar - Foto: GUILLERMO TORRES REINA

La muerte de su amigo le ha dolido en el alma. Zuleta contó que en la última llamada que se hicieron, cuando ya los dos estábamos enfermos, yo le dije: “Ojalá nos muramos el mismo día para que ninguno de los dos sufra guayabo. En el fondo, mejor que me hubiera muerto yo”.

Tras la muerte de Diomedes hace unos años y la de Oñate, Poncho es el último de los clásicos que sigue en las tarimas. “Voy a morir tranquilamente, en paz con Dios, pero siendo pecador como todo ser humano. Pero yo sé que voy a vivir muchos años, primero, porque el folclor me necesita y, segundo, porque estoy en buenas condiciones. Ahora me va a tocar cantar por Jorge y cantar por mí”.

¿Por qué dicen que Poncho Zuleta ‘predijo’ la muerte de Jorge Oñate?

Si pudiera hoy enviarle un mensaje este sería: “Yo soy un hombre de Dios. A mi compadre lo he llorado mucho. Sigo llorándolo. Lo sigo queriendo, valorando sus enseñanzas hermosas. Y le pido a mi compadre Jorge que lo que le quedó en la garganta me lo mande a mí para no fallecer musicalmente”.