Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/2/1998 12:00:00 AM

QUERIDO DIARIO

Revuelo mundial por la aparición de las cinco páginas inéditas del 'Diario de Ana Frank'.

QUERIDO DIARIO, Sección Gente, edición 857, Nov  2 1998 QUERIDO DIARIO
Los que pensaron que en la vida de Ana Frank no había nada más que agregar estaban equivocados. La sorpresiva aparición de cinco páginas inéditas de su estremecedor diario han vuelto a poner sobre el tapete la trágica vida de esta niña judía que a los 14 años se atrevió a describir las atrocidades que se cometieron durante la invasión alemana a Amsterdam en la Segunda Guerra Mundial. La noticia sobre el manuscrito ha generado gran expectativa no sólo entre los admiradores de Ana sino entre los medios de comunicación que ven en el descubrimiento una posible mina de oro. Y no es para menos. Desde su publicación en 1947 hasta la fecha, el Diario de Ana Frank ha alcanzado ventas superiores a los 20 millones de ejemplares y ha sido traducido a más de 56 idiomas. Todo esto sin contar los ingresos por las películas y series de televisión que se han producido sobre el tema. Como es apenas lógico, las principales casas editoriales andan detrás de este jugoso tesoro. Tanto es así que están dispuestas a desembolsillar los 100.000 dólares que pide el propietario por cada una de las cinco páginas inéditas. El beneficiario de este millonario negocio es Cornelis Sujik, director del centro de Ana Frank en Estados Unidos y amigo personal de Otto Frank, padre de Ana y quien por razones que permanecieron ocultas durante décadas, decidió censurar algunos párrafos del diario de su hija. Según Sujik en 1980 Otto le pidió encarecidamente desde su lecho de muerte que guardara los manuscritos de su hija y que bajo ninguna circunstancia los divulgara. Atemorizado por las palabras del moribundo, Sujik se mantuvo fiel a su juramento y mantuvo silencio durante 18 años. Pero la tentación terminó por vencer a la lealtad y haciendo caso omiso a la advertencia de su amigo decidió mostrarle al mundo la verdad. Como si fuera la caja de Pandora, Sujik sólo tuvo que abrir un poquito la boca para que todo un enjambre de problemas se viniera sobre él. Apenas corrió la noticia de las páginas secretas la Fundación Ana Frank _organización que tiene los derechos literarios sobre el diario_ puso el grito en el cielo. Inmediatamente instauró todo tipo de acciones legales y se lanzó a reclamar la propiedad de las esquelas. Como si esto fuera poco el Instituto Estatal Holandés de Documentación de Guerra también ha entrado a terciar en el conflicto. El ente gubernamental, al que Otto le legó el cuidado del diario, quiere hacer valer sus derechos y adueñarse de las preciosas páginas. El secreto de OttoLa lucha descarnada alrededor de estas páginas ha alimentado una intriga casi irracional sobre su contenido. Pero para desilusión de muchos los manuscritos inéditos de Ana no revelan datos asombrosos sobre la guerra. Según pudo constatar Mellissa Muller, autora de una biografía de Ana de reciente aparición, la niña utilizó las cinco hojas para reflexionar sobre el matrimonio fracasado de sus padres y la falta de comunicación que había entre ellos. En estas páginas Ana toma distancia y comienza a ver a su adorado padre no como el hombre maravilloso que conoció el mundo en algunos pasajes de su diario sino como el esposo frío y despreocupado de su esposa. Por primera vez la niña comprendió la soledad en la que vivía su madre, Edith, y sintió lástima por la vida que le había tocado llevar al lado de un hombre que no la amaba. Según Muller, esas páginas son las mismas que Ana utiliza para recalcar su deseo de mantener oculto el diario. Como era de esperarse, estas revelaciones le cayeron a Otto como un baldado de agua fría. Por un lado, había violado el deseo de su hija de esconder el diario y para colmo de males sus problemas maritales habían quedado al descubierto. Consciente de la fuerza que arrastraba el diario, Otto prefirió curarse en salud y escondió las peligrosas páginas. De esta forma logró mantener intacta la imagen adorable que Ana había construido de él en la primera parte del libro. Pero como ningún plan es perfecto, Otto dejó un cabo sin atar: Sujik. Hoy, gracias a la ambición de su querido amigo, el cúmulo de seguidores de Ana Frank podrá leer el diario completo mientras el buen Otto se revuelca en su tumba.
Espíritu indomable
Hasta ahora la única beneficiada del escándalo desatado alrededor de las páginas secretas del diario de Ana Frank ha sido Melissa Muller. Durante su investigación sobre la vida de la joven escritora judía, la periodista logró convencer a Cornelis Sujik de que le dejara leer las misteriosas esquelas. Esta información, sumada a varias entrevistas, le permitió a Muller abordar las diferentes etapas en la vida de Ana. La adoración por su padre, la rivalidad con su hermana y el distanciamiento de su madre son las primeras relaciones que dan pie a sus profundas cavilaciones sobre fe, religión y muerte. A pesar de la crueldad de la guerra y las tensiones familiares, Ana nunca dejó que su carácter impetuoso se fuera al suelo. Su deseo desesperado por viajar, unido a las ganas de ser actriz o escritora, se entrecruzó constantemente con la necesidad de velar y proteger a su familia. Egocéntrica, consentida y alegre, lo más representativo de Ana fue que nunca perdió la esperanza de volver a la libertad.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com