UNA GRAN FILANTROPA


UNA GRAN FILANTROPA
Desde años atrás, Tila Gutt, una mujer cálida y cordial, ha estado vinculada a obras sociales, especialmente en el campo de la salud. La Fundación que lleva su nombre y el de su esposo ya fallecido, Moris, hizo sus primeras donaciones en 1964: Una unidad de radiología y una sala de cirugía al Hospital de San Ignacio. Más tarde contribuyó con la Cruz Roja Colombiana en la creación de bancos de sangre. La semana pasada hizo entrega de una Clínica de Urgencias a la Fundación Santa Fe de Bogotá. En presencia del presidente Betancur amigos, familiares y altos funcionarios del gobierno, no pudo ocultar la emoción que la embargaba al registrar que una de sus más profundas aspiracjones se había hecho realidad.
CINEASTA EN N.Y.
"Quiero un buen puesto en un sitio donde se hable inglés, haya buenos sastres y que no sea Londres", se rumora que le dijo, entre chiste y chanza, Guillermo Angulo a su íntimo amigo Belisario Betancur. Verdad o mentira, el hecho es que poco tiempo después salió un decreto por el cual se nombraba a este popular personaje, Cónsul en Nueva York. Su mefistofélica figura no se verá ya en las glamourosas filmaciones de comerciales, pero su nueva condición de burócrata oficial le dejará a este eterno cineasta mucho tiempo libre para deleitarse, aunque en calidad de espectador, en la capital del cine mundial.
CUMPLEAÑOS FELIZ
Como era de esperarse, todo Bogotá estaba presente. Si algún rito congrega a políticos, hombres de negocios, farándula, periodistas, es el cumpleaños de Ivonne Nichols. Recién llegada de La Habana, a donde viajó con López Michelsen, el tema obligatorio de conversación fue el de sus impresiones sobre Fidel Castro quien la dejó absolutamente descrestada. -