Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/26/1993 12:00:00 AM

Vuelve la sonrisa

La princesa Carolina de Monaco se ennovia y desde ya se habla de un tercer matrimonio

Vuelve la sonrisa Vuelve la sonrisa
Hace casi tres años que ocurrió la tragedia. Stefano Casiraghi, esposo de Carolina de Monaco, falleció en un accidente durante el campeonato internacional de offshore cn Mónaco. Desde entonces, la que a los ojos de todos era la princesa más linda y felíz del mundo, se desplomó.
Su deterioro físico saltaba a la vista. Su actitud era otra.
Parecía que hubiera perdido las ganas de vivir. Y muy poco se la veía en público. Sin embargo, y aunque habia serias dudas en torno a cual seria el desenlace de tan dramático episodio, recientemente el futuro de la princesa se despejo. Sabe que Carolina, la hija mayor de los principes Rainiero y Grace de Mónaco, esta enamorada y se encuentra una vez más a las puertas del altar.
En esta ocasioó el afortunado es Vincent Lindon, un actor miembro de la burguesía francesa, una especie de iconoclasta que cambio los encajes de la vida de la alta sociedad por la bohemia.
Se trata de una figura de la pantalla gigante, que ha in- terpretado importantes papeles en al menos 19 películas, y que se ha convertido en una verdadera revelación de la escena francesa. Hoy es considerado el número uno en su país, por cuenta de su interpretación en el filme "La Crise", producción que fue considerada la mejor del cine francés de 1992.
Para muchos, la forma como se conoció Carolina de Mónaco con el "cara de ángel" del cine francés, como rebautizó la crítica a Vincent Lindon, sigue siendo aún un misterio. Se rumora que fue en un ascensor del Hotel Martinez en Cannes, durante el Festival de Cine de 1991.
No hizo falta una presentación oficial, pues por su condición de figuras públicas, y por el hecho de que ambos forman parte del circulo aristocrático europeo, cada uno sabía quien era el otro.
Al parecer el flechazo fue a prlmera vista, más por parte de el que de ella. De hecho fue Lindon quien dió el primer paso e invitó a la princesa a ser su acompanante a la premier de la película en la cual el era el actor principal.
Hasta hace poco, la relación no pasaba de ser una buena amistad, porque la princesa no había logrado sobreponerse a la tragedia de la muerte de Casiraghi. Pero dos años fueron suficientes para que Lindon y la princesa se llegaran a mirar ya no como simples amigos sino con otros ojos. En ese momento la princesa dejó de estar triste. Atrás quedaron las gafas oscuras, el luto riguroso y las largas temporadas de encierro que caracterizaron la vida de Carolina desde el desafortunado accidente de su esposo. En los últimos meses, la princesa y el actor han comenzado a salir con relativa frecuencia, y ya son varias las ocasiones en que se les ha visto pasear sin temor a ser observa dos. Y eso ya es un cambio radical en la actitud de la princesa .
Y es que durante este tiempo la vida no había sido color de rosa para Carolina de Mónaco. En realidad son pocas las mujeres que cuentan en su haber tantas decepciones emocionales. Lo primero, un matrimonio con el playboy Phillipe Junot que prácticamente comenzó con pie izquierdo desde el mismo momento en que estaban frente al altar. Luego, cuando ya sentía que había alcanzado la felicidad con Casiraghi la muerte se atraviesa para acabar con el sueño. Toda esta serie de fracasos hicieron pensar a muchos que la vida de Carolina de ó6naco se iba a limitar exclusivamente al cuidado de sus hijos.
Sin embargo. Vincent Lindon se atravesó en su camino y cambió su vida. Hoy todos los ojos estan puestos sobre él.
Lo cierto es que del "cara de ángel" consentido del cine francés es muy poco lo que se sabe. Es reacio a las entrevistas, más cuando se trata de hablar sobre su vida privada. Al parecer las pocas veces que se ha dirigido a la prensa de lo único que ha- bla es de su afición por el tenis de su admiración por la belleza espiritual de las mujeres y de la aceptación del problema crónico que padece: los tics. Rara vez opina sobre su trabajo cinematográfico. No obstante se sabe que actualnente esta protagonizando la mas reciente producción del famoso director Claude Lelouch, "Tod o eso por eso". Pero no hay duda que Lindon esta dedicado a interpretar el que seguramente será el papel mas importante de su vida: ser la nueva pareja de la princesa Carolina de Mónaco.
Si todo llega a terminar en matrimonio como comienza ya a especular la prensa, sería una boda como las que le gustan a la princesa.
Recientemente la Iglesia acaba de concederle la anulación de su primer matrimonio con Junot. Después de su divorcio ella se enamoró de Stefano Casiraghi, pero nunca se pudo casar por lo católico. Curiosamente, para la fama de moderna que tiene, no tomó esto a la ligera. Fue la gran frustración de su segundo matrimonio, que fué inmensamente felíz. Siempre tuvo la intención de casarse por lo católico con Stefano tan pronto le saliera la anulación. Lamentablemente fue demasiado tarde. Sin embargo, más vale tarde que nunca y si se casa próximamentc como se espera, sería con todas las de la ley y la bendición de Dios.

EDICIÓN 1893

PORTADA

Gobierno de Duque: un despegue con ventarrón

El llamado de Duque por la unidad del país fue empañado por el beligerante discurso del presidente del Senado. ¿Puede esto afectar la gobernabilidad del nuevo mandatario? Análisis de SEMANA.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1893

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.