Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/11/1980 12:00:00 AM

¿Y las niñas qué?

Un mes despues de la muerte de sus hermanos, Uday y Qusay, una nueva vida comienza para las hijas de Saddam Hussein, Raghad y Rana, de 36 y 34 años.

¿Y las niñas qué? ¿Y las niñas qué?
Cuando las dos mujeres huyeron de Irak, Abdullah II, rey de Jordania, pidió permiso al gobierno de George W. Bush para asilarlas. Estados Unidos acaba de dejar saber que no tiene ningún cargo contra ellas. En realidad ambas fueron víctimas del régimen de su padre. Resulta que sus esposos, los hermanos Hussein y Saddam Kamel Hassan, encargados del programa de armas y de la policía secreta, respectivamente, fueron acribillados en su propia casa por orden del dictador durante una operación dirigida por Uday y Qusay. La razón, peleas de poder con sus cuñados, y por eso habían huido con sus esposas y siete hijos a Jordania. Allí llegaron a decir públicamente que ayudarían a derrocar a su suegro y dieron información a Estados Unidos. Difícil pensar que después de esto podían ser perdonados. Pero al no tener apoyo norteamericano Raghad y Rana pidieron clemencia a su padre para volver y éste, asegurándoles que nada les pasaría, permitió el retorno. Dos días después, en febrero de 1996, la promesa se rompió: obligó a sus hijas a divorciarse y ordenó matar a sus esposos. Ambas insisten, sin que nadie les crea, que no saben nada de su padre y que la última vez que tuvieron razón de él fue cinco días antes de que empezara la guerra. A pesar de todo describen a Saddam como "un buen padre, amoroso, de buen corazón". Estas fotos son un recuerdo de aquellos buenos tiempos.

EDICIÓN 1894

PORTADA

Los secretos de la red de espionaje

SEMANA revela detalles y conversaciones desconocidas de la organización de chuzadas ilegales más grande descubierta en el país. Las víctimas eran empresas, funcionarios públicos, miembros de las Fuerzas Militares y particulares.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1894

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.