Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×
;
Vivir+ - Tena

| 11/26/2018 4:44:00 PM

La voz de la experiencia

La esperanza de vida aumenta mientras las tasas de natalidad disminuyen. Esto genera un escenario social y económico en el cual las personas mayores de 50 años aún tienen mucho por aportar al entorno laboral. Ante esta oportunidad, las empresas también asumen una serie de desafíos.

La voz de la experiencia La voz de la experiencia Foto: Comercial

Las cifras son contundentes. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre 2000 y 2050 la proporción de los habitantes del planeta mayores de 60 años se duplicará. En concreto, de 11 a 22 por ciento. En cuestión de medio siglo, dicho grupo de edad pasará de los 605 millones a los 2 mil millones de personas. Y esto no es, ni mucho menos, la única variable de la ecuación.

Por el contrario, las tasas de natalidad bajan: pasarán de niños en el periodo 2010-2015 a 2,4 entre 2025-2030 y a 2,0 en 2095-2100, según el World Population Prospects (2015 Revision) de la Organización de las Naciones Unidas, ONU. En ese sentido, la entidad internacional concluye que “esto pondrá de manifiesto presiones sobre los servicios de salud, los sistemas de pensión y protección social en muchos países”.

Entre tanto, Deloitte, firma experta en temas de Recursos Humanos, no pierde de vista este fenómeno. De hecho, lo resaltó en su Estudio de Tendencias Globales del Capital Humano 2018. “El continuo incremento de la esperanza de vida, unido a la baja tasa de nacimientos, está aumentando la edad de jubilación en todo el mundo. Estos hechos tienen grandes implicaciones para los empleados, las organizaciones y la sociedad”, concluye la encuesta, aplicada a 11 mil líderes de negocios.

Un contexto que redefine el papel de las personas mayores de 50 años en las empresas, dándoles un rol cada vez más protagónico en el sistema socioeconómico, explica Mauricio Sanabria, profesor titular de la Escuela de Administración de la Universidad del Rosario.

Ante esto, las empresas se abren a un escenario con tantas oportunidades como retos.

El trabajador mayor ya ha pasado por una serie de triunfos y de crisis —ya afrontadas, ya resueltas—, lo cual le otorga un nivel de madurez, frialdad y efectividad que, difícilmente, tendrá un empleado más joven. Otra ventaja: “En la mayoría de los casos, ellos ya han alcanzado sus metas y ya tienen sus necesidades básicas cubiertas. Ya están pensando en contribuir más al beneficio social que al personal”, agrega Sanabria.

Del mismo modo, se puede buscar un complemento de habilidades de los diferentes grupos generacionales que, de ser gestionado óptimamente, resultaría muy provechoso. Los jóvenes, por ejemplo, contribuyen con su manejo de las nuevas tecnologías y su ímpetu por replantear los esquemas tradicionales y encontrar nuevas oportunidades de negocios. Los mayores, aportan la experiencia y la habilidad de consolidar procesos al largo plazo, sin perder de vista los valores que han marcado el crecimiento de las organizaciones y su relación con los clientes.

Los desafíos nunca faltan. Uno de ellos consiste en abrir espacios para que los trabajadores mayores se formen y se alineen con las últimas tendencias de la tecnología, sin que esto interfiera con su línea de producción.

No menos importante es garantizar instalaciones y herramientas que ofrezcan bienestar. Por ejemplo, pausas activas constantes, sillas ergonómicas y la infraestructura de accesibilidad requerida. Tampoco se puede descuidar la disponibilidad ni el acceso de los servicios médicos.

Más que una tendencia, ante las circunstancias resaltadas por la ONU y la OMS, se visualiza una necesidad: la de escuchar, con especial atención, a la voz de la experiencia. Entonces, seguramente, no faltarán las oportunidades de innovación, aprendizaje y crecimiento.

Destacado

Entre 2025 y 2030 la esperanza de vida en América Latina y el Caribe aumentará a 80,7 años para las mujeres y 74,9 años en el caso de los hombres. Las proyecciones son más altas para Estados Unidos y Canadá: 83,3 años en mujeres y 79,3 años en hombres, indica la Organización Panamericana de la Salud.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1915

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.