Pensar en el Jericó del futuro

Con el propósito de transformar y potenciar positivamente las capacidades de los jericoanos y del suroeste de Antioquia, la Fundación ProJericó lidera proyectos que impactarán en la educación, la salud y el fomento de la actividad productiva. *


Con la mina Quebradona en Jericó, ubicada en el suroeste antioqueño, además de construir uno de los proyectos mineros de cobre más modernos de Colombia, la firma AngloGold Ashanti (AGA) también busca transformar las capacidades sociales y técnicas, que generen desarrollo y bienestar a los pobladores de este territorio. Para ello apoyó la creación de la Fundación ProJericó.

La Fundación trabaja en el diseño, promoción y financiación de programas, proyectos y actividades para la creación, consolidación y fortalecimiento social, económico, medioambiental, cultural y comunitario de Jericó y de la subregión del sudeste antioqueño. El mejoramiento de la red vial de Jericó, del sistema de salud y educativo del suroeste antioqueño y un fondo de desarrollo productivo, hacen parte de la hoja de ruta que esta Fundación lidera y que se soporta en los recursos dados por AGA, pero que también busca otras fuentes de financiamiento. Por ahora, de manera anticipada la multinacional ha entregado 3.600 millones de pesos.

Diego Fernando Gómez, es el director de la Fundación Ecsim (Centro de Estudios en Economía Sistemática), contratada por la Fundación ProJericó para liderar los proyectos. Su experiencia en el concepto innovador del desarrollo regenerador (que permita superar la pobreza sin afectar el medio ambiente), convierte a este ingeniero en la ficha clave de la transformación de Jericó.

Explica Diego Fernando Gómez, que la nueva minería además de hacer explotación de minerales tiende a construir capacidades en los lugares donde van a operar, línea que acoge la Fundación ProJericó, y que va en la misma vía con la adopción del modelo económico de empresas BIC (Sociedades Comerciales de Beneficio e Interés Colectivo,) suscrito por la mina Quebradona.

Tanto Jericó como la subregión del sudoeste antioqueño van a recibir recursos a futuro por concepto de regalías, de ser aprobada la explotación de la mina y también por Minera de Cobre Quebradona. ¿Cómo aprovecharlos al máximo? Gómez manifiesta que normalmente las regalías llegan a las regiones gota a gota, cada año y de manera desarticulada. Por eso la fundación, con dineros extra a las regalías, busca ser ejemplo de cómo se deben invertir los recursos de una bonanza minera.

La idea es que en Jericó no suceda lo que ha sucedió en otros lugares del país en los que los dineros producto de la explotación minera no mejoran la situación las poblaciones. Acá la idea es convertir esos recursos en planes a largo plazo que transformen de manera articulada la sociedad jericoana en diversos aspectos (económico, social, cultural...), para fomentar el desarrollo sostenible una vez la mina cese operaciones.

Para ello, la Fundación plantea “estructurar proyectos con altísima capacidad de transformar esta sociedad, que se van a realizar en conjunto con el municipio, tanto Alcaldía como Concejo y toda la comunidad, y se definen esos proyectos prioritarios que necesitan”.

Los proyectos

La pregunta que guía a la Fundación ProJericó es: ¿Cómo vamos a propiciar en Jericó y el sudoeste el crecimiento y desarrollo sustentable que perduré a muy largo plazo y a mejorar las condiciones económicas que permitan el crecimiento económico y la reducción de las desigualdades?

Diego Fernando Gómez, director de la mesa técnica de la Fundación Projericó, señala que los proyectos y programas están encaminados a transformar las capacidades de los jericoanos. “La transformación productiva va ligada a los potenciales explotados y los inexplotados que tiene la región”, anota el director de la Fundación. También afirma que una de las metas de la fundación es retomar el rumbo que Jericó perdió cuando en la década de 1990 tenía una economía agroexportadora expresada en 1.000 hectáreas de cardamomo o 2.000 de café. Así, se espera transformar 5.000 hectáreas en cultivos de alto rendimiento con cítricos, aguacate, cardamomo, pasifloras y hortofruticultura.

El director de ProJericó también resalta el piloto de cafés especiales. Son 32 pequeños productores que tienen café de altura (a más de 1.850 metros) y que dan calidad de más de 84 tazas. La Fundación les brindó el apoyo técnico, ellos se constituyeron en una asociación que se llama ‘Café carriel de arrieros’, y ahora están encadenados con el comercializador internacional MasterCol que lleva su café a los mercados más selectos del mundo.

Turismo y salud

Otro proyecto que destaca el directivo de ProJericó es la transformación del sector turístico de Jericó, que tiene nuevos retos con el covid-19, pero también oportunidades de convertir al municipio en un destino seguro, con una infraestructura de restaurantes, alojamientos, hoteles y un comercio con sello de bioseguridad.

También han diseñado un paquete de créditos para los comerciantes que están en problemas para que puedan así reabrir de manera segura. “En seis meses cuando podamos volver progresivamente a la normalidad tengamos un ‘Vive Jericó’”, explicó Gómez.

En salud, se está estructurando un proyecto que permitiría una ‘economía de aglomeración’ en la zona de Cartama (11 municipios) que conformarían una red integrada de salud que potencie los pequeños hospitales, más un hospital de segundo nivel y otro de tercer nivel que sirva a 150 mil habitantes.

“Este proyecto, no requiere recursos extraordinarios ni de los municipios, ni de la Fundación, ni de las regalías, es un proceso estrictamente de articulación de capacidades, que con solo los flujos de caja a futuros permite articular esta red”, explicó el directivo de ProJericó.

Educación y vías

De 100 jóvenes que salen de bachillerato en Jericó solo 15 pueden hacer sus estudios universitarios, y el 57 por ciento emigran a Medellín. Esto ha hecho que Jericó se convierta en una población en que predominan las personas adultas. Para cambiar ese panorama e incentivar que los jóvenes no abandonen el pueblo, se espera crear un instituto tecnológico para la región de Cartama que además sea un centro de innovación y tecnología aplicada que apoye la transformación productiva prevista por ProJericó.

Tal vez el proyecto más sonado y esperado es el de vías. Esta iniciativa contempla la creación de un anillo circunvalar al propio municipio que va a habilitar una nueva forma de desarrollo urbano, y de movilidad. Adicionalmente, el anillo superior va a generar un tratamiento de protección al cerro y se construirá ahí la terminal de transporte. Un segundo anillo atravesaría la zona de Palocabildo, precisamente en donde está el núcleo de transformación productiva.

Este gran proyecto contempla también las vías intermunicipales (hacia Támesis, al corregimiento de Buenos Aires y Puente Iglesias). Actualmente se conforman las asociaciones público-privadas para poder construir las vías.

Todo el proyecto de transformación vial conlleva una inversión de $ 220 mil millones; que se suma a los $150 mil millones para la red hospitalaria y a los más $100 mil millones para invertir en 5 mil hectáreas del proyecto de transformación productiva; para un total de inversiones que asciende a $544 mil millones.

*Contenido hecho en colaboración con el proyecto Mina Quebradona