Loading...

Premio Mejores Líderes de Colombia

Ideas Que Lideran / Inspiración

En las guerras, el ataque predilecto se dirige hacia quienes las lideran, y eso ocurre no necesariamente en el frente de batalla, sino en la retaguardia, donde se cuecen las ideas. No es de extrañar, entonces, que este país con más de medio siglo de confrontación ininterrumpida sea uno donde más líderes han sido asesinados. Pero increíblemente esta afrenta no ha mermado en un ápice el surgimiento de decenas de ellos en todos los rincones de Colombia.

Ellos, en vez de enajenarse de los problemas que asolan a esta nación, los encaran con el vigor de considerarlos propios porque entienden cuál es la dimensión de lo colectivo. Así estén a kilómetros de distancia, sus acciones se enfocan en la Colombia vulnerada y marginada, donde trabajar se hace más arduo, urgente y desafiante. Y en la gran mayoría de casos lo hacen con las uñas y a la sombra, poniendo sus conocimientos y talento personal a merced de la transformación social.

Eso motivó a Semana y a la Fundación Liderazgo y Democracia a crear en 2011, con el apoyo de Telefónica-Movistar, el Premio a los Mejores Líderes de Colombia. Su objetivo es identificar y promocionar, cada año, fenómenos de liderazgo individual en diversos sectores o áreas de trabajo que ejemplifiquen cómo un líder es el motor de cambio de una sociedad y por qué sin él es muy difícil aprovechar tanto una crisis como una oportunidad.

A través de una convocatoria abierta al público se reciben las nominaciones de los candidatos, y la selección de los homenajeados se hace mediante un proceso de evaluación que sigue los criterios trazados por el Centro de Liderazgo Público de la Escuela John F. Kennedy de la Universidad de Harvard: visión, entendida como la capacidad de elaborar y comunicar, con estrategias innovadoras, un proyecto que tenga impacto social positivo; ejemplo,la forma como se encarna esa visión y se hace coherente con el discurso al punto de ser inspiradora, y resultados, la obtención de logros significativos de largo alcance y con un efecto profundo en la sociedad.



El galardón no solo permite darles visibilidad y agradecerles su gestión, sino servir de fuente de inspiración y señalar caminos de acción en los prevalezcan los pilares de la democracia y el liderazgo. Al mostrar las demandas sociales que estas personas encauzan, los métodos que utilizan y los resultados que consiguen con su influencia pretendemos magnificar su mensaje y arar la posibilidad de que estos esfuerzos individuales se conviertan en paradigmas renovadores.

Es el caso, por ejemplo, del empresario Maurice Armitage con su compasiva lección de perdón, reconciliación y equidad; del jurista Rodrigo Uprimny y su contundente reivindicación de la investigación social y la ética del debate para la generación de políticas públicas; de la innovadora social Catalina Escobar, que hizo de la muerte de su hijo el impulso vital para salvar de la pobreza a centenas de adolescentes embarazadas y a sus hijos, con programas de salud y educación; del padre Ciryllus Swinne por su auténtica vocación de servicio a los más desvalidos y su convicción de que la turbina de la fe es la acción; o de la activista Angélica Bello y su valerosa defensa de los derechos de la mujeres, especialmente aquellas abusadas sexualmente por los grupos armados. Pero hay muchísimos más.

Los 70 líderes premiados hasta la fecha, además de los 134 con reconocimiento especial, son la evidencia palpable de que no hay líderes sin seguidores, lo que les pone un compromiso muy alto: entender que el liderazgo es un proceso que se construye con y para el otro. El auténtico líder no es el que pide que lo sigan a la tierra prometida, sino el que siembra tal confianza en los otros que logra empoderarlos de su propio talento, saber y fe para construir esa tierra.


Quiero conocer el proyecto a mayor profundidad CLIC AQUÍ



Facebook

Twitter

Google



INICIO