Loading...

Verdad Abierta

Ideas Que Lideran / Proyectos

Una de las mayores fallas en la que puede incurrir un medio de comunicación es que la información que presente sea descontextualizada, poco profunda y sin constatación. Y eso se agudiza con el frenesí y la velocidad de la era digital, que nos exige a los periodistas aun mayor templanza, agudeza y rigor a la hora de construir las historias.

Pensando en ello, Semana y la Fundación Ideas para la Paz concibieron en 2007 la creación de un portal web que sirviera de apoyo a los periodistas del país como base de datos para abordar uno de los procesos más interesantes y desafiantes en la historia del conflicto en Colombia: la entrada en vigencia de la Ley 795 de 2005, más conocida como Ley de Justicia y Paz, que creó un marco jurídico para la desmovilización y reincorporación a la vida civil de los grupos paramilitares –la cual también podía ser aplicada para otros miembros de organizaciones armadas al margen de la ley–. Lo que empezaba a desarrollarse en ese momento era un complejo proceso de justicia transicional que les exigía a los reporteros tener mucha información de contexto y entender muy bien los antecedentes del paramilitarismo para cotejar la veracidad de los testimonios de sus integrantes sobre lo ocurrido, ante los tribunales especiales creados para ello.

Así nació VerdadAbierta.com, una website de acceso abierto cuyo contenido puede ser usado total o parcialmente, con la única condición de otorgarle el crédito. Inicialmente, la información publicada fue producto del trabajo pagado a periodistas independientes que, estando en distintas regiones, conocían verdaderamente la realidad allí vivida y nutrían el portal con sus informes. Pero al poco tiempo fue tal la cantidad de datos que empezaron a revelar los recién desmovilizados que resultó imperioso ofrecer el contexto suficiente para poder atar cabos, hacer análisis y configurar el panorama del fenómeno paramilitar y sus alcances.


Hazte Fan en Facebook

Siguenos en Twitter


Además de incorporar a un editor propio, en 2009 se conformó un equipo de planta con corresponsales en algunas ciudades, dedicados al cubrimiento sistemático del proceso de Justicia y Paz. Y ese crecimiento hizo que Verdad Abierta, financiada con recursos de entidades de cooperación internacional y administrada por la Fundación Ideas para la Paz, se consolidara como un medio de comunicación que terminó reconstruyendo y, en ocasiones, develando la historia de la guerra que ha azolado a este país desde hace más de seis décadas.

El 95 por ciento del contenido del portal –que incluyevideos, fotos, grabaciones, documentos académicos, sentencias judiciales y testimonios de víctimas– ha sido conseguido, investigado y desarrollado por su equipo, actualmente integrado por ocho personas. En algunos casos se han hecho publicaciones en conjunto con organizaciones y medios internacionales.

Este trabajo acucioso y riguroso, en aras de un periodismo más explicativo, de contexto y alejado de la cobertura inmediatista, ha sido tan sólido que Verdad Abierta se ha convertido en una fuente de consulta para centros de enseñanza, investigadores sociales, estudiantes de pregrado y postgrado, organizaciones de víctimas, ciudadanos del común e, incluso, funcionarios judiciales, quienes han acudido a ella para contextualizar sus sentencias. Su labor ha sido galardonada en varias ocasiones, y entre las distinciones adquiridas están varios premios Simón Bolívar y el Premio Latinoamericano de Periodismo de Investigación otorgado por el Instituto Prensa y Sociedad (Ipys).

Desde el 2015, el grupo de Verdad Abierta se ha concentrado en seguirle los pasos al diálogo entre el Gobierno Nacional y las FARC. Y tras la firma definitiva, en noviembre pasado, del acuerdo de paz entablado entre ambas partes, tiene un nuevo reto: desentrañar lo concerniente a la guerra protagonizada por la que hasta hace poco fue la guerrilla más numerosa y antigua de América Latina, en medio de sus revelaciones y sometimiento a la Jurisdicción Especial para la Paz. Su proyección es convertirse en una fuente primaria de información para la Comisión de la Verdad.



Facebook

Twitter

Google



INICIO